Lunes, 15 de Julio de 2019

Mochilazo en el tiempo

MéxicoEl Universal, México 15 de julio de 2019

(Material transmitido por el Servicio Sindicado el pasado 5 de julio) Cuando arrestaban a los besucones Nayeli Reyes EL UNIVERSAL Hace unos días Juan besaba a su acompañante en un parque de Tecámac

(Material transmitido por el Servicio Sindicado el pasado 5 de julio)



Cuando arrestaban a los besucones



Nayeli Reyes

EL UNIVERSAL



Hace unos días Juan besaba a su acompañante en un parque de Tecámac. De pronto llegó el "mal tercio", un policía del Estado de México con un discurso atorado en su lengua.

"¡Qué pasó chavos!, ¿cómo están haciendo eso? Si aquí hay una cámara y según el bando municipal no pueden atentar contra la moral y las buenas costumbres, los voy a tener que remitir?".

"¿Contra la moral de quién?", se preguntó Juan. Esta no es una escena del siglo pasado, cuando sólo los desafiantes tronaban "piquitos" en las calles. Así lo hicieron doña Graciela Deledda de Orihuela y su marido en 1927, pero más tardaron en soltarse los labios que en ser arrestados por un "técnico".

El periodista Jacobo Dalevuelta relató en las páginas de este diario esa visita de los enamorados a los "sombríos umbrales de una comisaría", donde recibieron una sanción y el consejo de un policía: le sugirió a la señora besar a su pareja "en donde no la vieran".

En esos tiempos estas detenciones eran comunes. Dalevuelta acudió hasta la oficina de Juan Correa Nieto, procurador de Justicia del Distrito Federal, con la indignada pregunta de Graciela: "¿Puede usted decirme señor procurador, si en México existe en los Códigos una prohibición de besar las mujeres a sus maridos?".

"No hay ningún precepto en el Código que prohíba besarse. Y lo que la ley no prohíbe explícitamente está permitido? Yo soy el más ardiente defensor de la legitimidad del beso", puntualizó el después apodado "Procurador del beso".

¿Entonces cuál era la razón? Según María Elena Orta, docente de la Facultad de Derecho (UNAM), pudo existir algún bando gubernamental donde lo especificara o quizá sólo sucedía por la moralidad de aquella época.

"Besarse en público era una afrenta? había un estricto régimen moralista, estaba socialmente muy sancionada la relación personal entre sujetos de distinto sexo", dice la doctora sobre la capital semirural de esos años.

El 1 de junio de 1928 la pesadilla de los besucones casi se volvió realidad. La Academia Nacional de Medicina aprobó una campaña para impedir definitivamente el beso y el apretón de manos.

Los médicos pensaban que estos hábitos eran aprovechados por microbios para la "destrucción de la humanidad". El Departamento de Salubridad no los apoyó.

Fueron tantas las quejas de los amantes que el 3 de octubre de 1928 el inspector general de policía difundió una circular escrita con tinta rosa: ordenaba a los comisarios de la Ciudad de México abstenerse de detener personas por besarse en calles, automóviles y lugares públicos, excepto si observaban "ultrajes a la moral pública y a las buenas costumbres".

"No tiene importancia la circular liberadora del beso. Yo seguiré prefiriendo mi rinconcito del cine", comentó en esa fecha una muchacha después de que un reportero le pidió su opinión.

Según la doctora Orta, se supone que la moral no influye en los procesos judiciales; sin embargo, en los hechos sí hay contenido de este tipo en la norma jurídica, pero no es fundamento para juzgar algo en materia jurisdiccional.

Por ejemplo: no se puede arrestar a nadie por besarse en público bajo el argumento de atentar contra la moral si el motivo no está explícitamente en una disposición.

La experta en derecho expone que los conceptos "ultrajes a la moral" y "buenas costumbres" ya desaparecieron de la Ciudad de México, la Ley de Cultura Cívica no los contempla, pero en otras localidades aún son comunes.

En 1935 un reportero de este diario temió el regreso de la persecución de las libertades en México: "Ya se sabe que el beso en el cine es una de las conquistas sagradas e inalienables de las nuevas generaciones. Aquellos besos anticuados de tranquita, de soplido, de reja y de contrabando, pertenecen a la época de las películas mudas".