Sábado, 19 de Octubre de 2019

Un periodo de altas y bajas

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 19 de octubre de 2019

El descenso que experimentó en su desempeño Adriana Díaz durante sus giras por Europa y Asia en los últimos meses, no le resultó del todo ajeno al entrenador y padre de la atleta, Bladimir Díaz

El descenso que experimentó en su desempeño Adriana Díaz durante sus giras por Europa y Asia en los últimos meses, no le resultó del todo ajeno al entrenador y padre de la atleta, Bladimir Díaz.
Fue así porque Bladimir entendía que la joven tenismesista podía experimentar un declive en su ejecución a consecuencia de varios factores, entre ellos, el gasto energético que supuso su participación en la Copa Panamericana en febrero en Guaynabo.
El técnico, que regresó el lunes al país junto a sus hijas Adriana y Melanie luego de estar fuera desde mayo, analizó el desempeño de la atleta de 18 años en sus partidos de sencillos a nivel de adulto en los Abiertos de Eslovenia, Croacia, China, Hong Kong, Japón y Corea, donde fue derrotada por oponentes que no la superan en el ranking de la Federación Internacional de Tenis de Mesa.
En mayo, Adriana ocupó la posición 31; en junio 28 y ahora en julio la 29.
En Eslovenia en mayo, Adriana cayó ante la entonces número 81, la estadounidense Lily Zhang, en la ronda de octavos de final. En su próximo torneo también mayo en Croacia, fue eliminada por la japonesa Miyuu Kihara (80) en cuartos de final. Kihara volvió a sacarla de carrera en la tercera ronda preliminar del Abierto de China. En junio perdió ante la china Feng Yalan (324) en la tercera ronda del Abierto de Hong Kong y ante la coreana Yoon Hyobin (194) en la segunda ronda del Abierto de Japón. Por último, la japonesa Haruna Ojio (199) la eliminó en la segunda ronda de la competencia de Corea en julio.
"Según mi planificación, estos resultados pasados podían ocurrir de esa manera. Mas cuando yo sabía de antemano que nuestra preparación física no había sido la ideal por haber tenido la Copa Panamericana en los primeros días de febrero", expuso Bladimir a El Nuevo Día al referirse a la competencia en Guaynabo.
En ese evento, Adriana se coronó como campeona junto al brasileño Hugo Calderano. Fue un torneo de ensueño para la boricua en el que venció por 4-0 a la canadiense Alicia Cote en cuartos de final. Su segunda victoria, por 4-3, fue ante la estadounidense Yue Wu en semifinales. En la final derrotó a la primera sembrada del torneo, la entonces número 23 del mundo y pasada campeona de esa competencia, la canadiense Mo Zhang, por 4-1. "La Copa fue un gasto energético muy alto, tanto físico como psicológico para todo el equipo. No obstante, esas son cosas con las que yo tengo que trabajar, ya que esas fechas son impuestas por la Internacional y hay que ajustarse a eso", agregó.
Bladimir puntualizó que el descenso "no fue por razones ajenas al proceso". Asimismo, expuso que en la gira por Asia perdieron ante jugadoras asiáticas de muy buen nivel y proyección, "pero con poca participación en torneos mundiales", por lo que aparecen en posiciones bajas en el ranking.
De la misma forma, Bladimir observó que en la competencia de Eslovenia confrontaron problemas debido a que hicieron un cambio de raqueta buscando un mejor agarre en el golpe de topspin de derecha. "En las practicas lo asimiló bien, pero en la competencia se sentía insegura y no podía fluir. Inmediatamente en Croacia volvimos a la raqueta anterior, y alcanzamos bronce en Sub-21 y finalizamos en los últimos ocho en adultos", recordó.
Necesarias estas etapas
Bladimir fue enfático en señalar que es erróneo pensar que un atleta siempre va a mantener un rendimiento ascendente sin experimentar "etapas de descenso".
De hecho, insistió en que estas etapas son necesarias para poder subir de nivel. "Adriana, a los 18 años, ha logrado mantener una efectividad muy alta en términos de victorias y derrotas a través de su joven carrera, a lo cual nos tiene acostumbrados. Ha conseguido muchos títulos inesperados y se ha mantenido en la cima en el ranking latinoamericano, panamericano y mundial entre el top 50 en adultos y entre el top 10 en juvenil desde hace muchos años", argumentó.
"Pero para que su curva de rendimiento pueda ascender más, tienen que haber periodos o etapas de descenso. Ese descenso puede ser provocado por entrenamientos rigurosos, competencias fuertes, cambios fisiológicos, psicológicos y sociales, descanso, entre otros factores".
¿Hora de cambiar de entrenador?
Bladimir fue claro en que no está aferrado al puesto de entrenador de Adriana y Melanie. Al contrario, planteó que si aparece una persona que "entendamos pueda hacerse a cargo de ellas en su entrenamiento y lo haga mejor que yo, no dudaría en ceder mi posición. Uno no se puede aferrar a las cosas. La aceptación crea crecimiento. Por eso, me gustó tanto ‘Toy Story 4’", añadió al hacer referencia a la película animada de Walt Disney Studios, cuyo mensaje principal es aprender a soltar.
En cuanto al caso de Melanie, que logró colocarse entre las primeras 100, apuntó que esa era una de las metas de este año y aceptó que le sorprendió que lo alcanzara "tan rápido".
"Melanie es el ejemplo de perseverancia en nuestro equipo. Es el apoyo incondicional, la que resiste. Este año logró colocarse en las primeras 100. En enero lo establecimos como meta y lo logramos en verano. No esperábamos eso tan rápido", apuntó.
En tanto, Adriana y Melanie están en la isla con miras a los Juegos Panamericanos de Lima a finales de este mes. "La expectativas con Adriana para los Panamericanos es que podamos retener la medalla por equipo (femenino) que alcanzamos en Toronto, una medalla individual no importa el color y si se zafa una en dobles, bienvenida sea".