Jueves, 22 de Agosto de 2019

Tributo desde el jazz al Sonero Mayor

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 22 de agosto de 2019

Para el saxofonista Miguel Zenón, Ismael Rivera es mucho más que un gran cantante de salsa

Para el saxofonista Miguel Zenón, Ismael Rivera es mucho más que un gran cantante de salsa. Es todo un referente cultural, comparable a Charlie Parker, Mozart, Einstein o Muhammad Ali, uno de esos seres especiales que dejan huellas inigualables en su campo de acción. Por ese motivo, durante años fue fraguando en su mente la idea de dedicarle un disco completo, no con el deseo de emular su música, sino de rendirle homenaje.
Así, y con la poderosa imaginación que lo caracteriza, Zenón produjo "Sonero", el décimosegundo álbum de su aclamada carrera musical, que se estrena a fines de este mes. Como es usual, lo acompaña su cuarteto integrado por Luis Perdomo en el piano, Hans Glawishnig en el bajo y Henry Cole en la batería, quienes crean, una vez más, el sonido único que ha convertido a este grupo en uno de los mejores de la actualidad jazzística.
Zenón, quien recientemente fue elegido como el mejor saxo alto del mundo en la encuesta anual de críticos de la revista DownBeat, conversó recientemente con El Nuevo Día sobre todo lo que significa para él este proyecto de tributo al Sonero Mayor.
¿Qué representa para ti grabar la música de Ismael Rivera?
Yo crecí admirando su música, desde un punto de vista no tan musical sino sociológico. Luego, cuando empecé a grabar mi propia música, cobró un significado todavía mayor; ahí vi su genio musical. Yo siempre tenía la idea de hacer un proyecto como este y había hecho algunas cosas, como el tema "Incomprendido", en el álbum "Alma adentro", en el que me enfoqué en los compositores puertorriqueños. Esta vez se presentó la oportunidad, llegó el momento indicado.
En el pasado has enfocado tus producciones en géneros como la plena o el aguinaldo, pero nunca habías dedicado una grabación completa a la música de un solo artista. ¿Cómo llegaste a esa decisión?
Varios artistas que vienen de otros géneros, como Silvio Rodríguez, me han inspirado mucho musicalmente y he hecho algunas cosas sueltas de ellos, pero nunca me había zumbado a hacer un homenaje. Lo más cercano fue "Alma adentro". A Maelo lo veo casi como una figura que trasciende lo musical, en términos de su significado cultural. Me interesa lo que significa no solo para el género de la salsa, sino para la música puertorriqueña en general. Yo me crié en Lloréns Torres y mis padres conocían a Maelo, así que desde chiquito yo oía los cuentos, que si viene Maelo, que si estuvo aquí... Me sentía casi como si me estuvieran contando "La Iliada", como si estuvieran hablando de una figura casi mitológica. Desde chiquito te metían en la cabeza que era una figura más grande que la vida, "larger than life". También hay que tener en cuenta que la comunidad de Cangrejos estaba bien conectada, incluyendo Lloréns Torres y la calle Loíza.
Todas tus grabaciones se refieren a diferentes aspectos de la puertorriqueñidad. ¿Quién o qué consideras que fue Ismael Rivera en el universo musical puertorriqueño?
Tengo mi propia definición personal y conexión con Maelo, pero haciendo investigación sobre él y su música, descubrí lo revolucionario que fueron él y Rafael Cortijo a fines de los años 50, de muchas maneras, desde el punto de vista de la música folklórica, al presentar la bomba y la plena como música popular, algo que hasta ese momento no se había hecho. Ellos llevaron la bomba y la plena a la tarima, al baile, que hasta ese momento eran dominados por el mambo y lo afrocubano. En lo racial también rompieron barreras, recuerda que el 90% de los músicos de la banda eran negros. Fue algo demasiado significativo. No se me ocurre otro intérprete puertorriqueño que haya tenido tanto significado como él, incluyendo su trascendencia fuera de Puerto Rico. Fue increíble.
¿Consideras que este es uno de tus discos más rítmicos?
No sabría decirte. Pero la capacidad rítmica era una de las cosas más geniales que él tenía. Recuerda que él empezó como percusionista. Al ir estructurando los arreglos y los temas del disco, me nutrí de lo que hizo Maelo rítmicamente.
Esto no es salsa jazzeada ni "jazz salsero", sino tu propia versión de la música de Ismael Rivera. ¿Cómo se produjo esa transformación o "traducción" de salsa a jazz?
La idea no era necesariamente hacer un disco de música bailable. Mi proceso fue bastante similar al de otros proyectos, pues siempre me nutro de la información que resalta. En este caso, hubo ciertas cosas de esos temas que me llamaron la atención, como las líneas de los vientos o del bajo, y esos elementos los utilicé para hacer mi propia versión. A veces es una reconstrucción total, a veces se parece, pues estoy tratando de asimilar lo que se hizo en el arreglo original. Básicamente lo que hago es nutrirme de lo que estaba ahí y me gusta. Estos son temas que conozco al dedillo.
En esa misma línea de pensamiento, ¿se puede decir que en este disco tú eres una especie de "sonero del saxofón"?
(Se ríe) Definitivamente, desde el punto de vista de lo que representan Maelo y el saxofón como voz cantante. En ciertos puntos sí represento la voz del cantante, pero no en todos los arreglos. Escucho su voz, trato de emular sus inflexiones y su ritmo. Cuando estoy tocando los temas estoy escuchándolo a él.
Algunos temas, como "La gata montesa", tienen un nivel de virtuosismo y complejidad que recuerda a Lennie Tristano, uno de los genios del jazz. ¿No temes que por lo menos una parte del público salsero pueda rechazar esa complejidad?
Obviamente, siempre habrá gente a las que les guste más que a otros, esa es la realidad de la expresión del artista. Lo que puedo decirte es que lo hago desde un punto de vista bien honesto. Hago la música que a mí me gustaría escuchar. Si conecto con la gente, bien chévere; si no, cada cual tiene derecho a su opinión. Espero que la gente lo vea más como un homenaje que como un intento de emular lo que estuvo ahí. Nos inspiramos en él para hacer nuestra propia versión.
Para mí es bien importante que la gente en Puerto Rico conozca el proyecto. Estamos trabajando para ver cuándo podemos presentarlo. También queremos llevarlo a la mayor parte de los países de América Latina, donde Maelo es conocido.