Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Confusión entre Estado y política

UruguayEl Pais, Uruguay 22 de septiembre de 2019


Para que una democracia sea fuerte y estable, hay más de un elemento clave en su sostén


Para que una democracia sea fuerte y estable, hay más de un elemento clave en su sostén. En primer lugar la independencia de los tres poderes; del Ejecutivo, del Legislativo y del Judicial. Nadie en su sano juicio se atrevería a discutirlo y ningún demócrata convencido lo pondría en duda. > > Aunque haya mandatarios que alcanzan la presidencia a través de las urnas, pero atraviesan luego un proceso que desemboca fatalmente en una dictadura. Fueron electos por el pueblo y bajo ese disfraz obtienen el apoyo inconcebible de algún gobierno amigo, como el del uruguayo bajo el Frente Amplio e incluso el del actual Papa, un jesuita, argentino de nacimiento y peronista por opción, en el caso de Venezuela. Primero con Chávez, quien no se eternizó en el Palacio de Miraflores, solo porque la muerte le hizo una emboscada antes de lo previsto. Y luego Maduro, su sucesor, un déspota que ha llevado a su rico país a una ruina económica y humana inimaginable. Con miles de presos políticos, de muertos y un éxodo de varios millones de personas que no cesa, obligados por la falta de libertad, de oportunidades y las constantes violaciones a los derechos humanos.> > Pero hay otros aspectos que también son importantes para que un régimen republicano y democrático goce de buena salud. Entre ellos, la libertad de expresión y de prensa son fundamentales, así como es conveniente que haya alternancia en el poder. Se trata de un elemento crucial para que la saludable atmósfera de equilibrio y de respeto ciudadano no se contamine ni se desvirtúe. Para que gobernantes y gobernados, gobierno y oposición, no se confundan y queden claros los límites que no se deben traspasar.> > No es la primera vez que la permanencia exagerada de un partido en el poder se da en Uruguay, puesto que fue lo sucedido con el Partido Colorado. Y si una colectividad política conoce bien de estas situaciones, es la del Partido Nacional que increíblemente, ni desapareció ni se debilitó y continúa vigoroso y con chances de ganar en los próximos comicios, a pesar de haber estado noventa y tres largos años en el llano.> > Mucha agua ha corrido bajo el puente desde entonces, pero hoy se observan síntomas preocupantes respecto del presente gobierno, que ya lleva 15 años en ese ejercicio. Son notorios los signos de una indeseable confusión que se potencia en tiempo elecciones. Es aquello de entender que gobierno, estado y política, es lo mismo. Que todo vale si de hacer campaña para los propios, se trata. > > Así es que el Ministro de Economía, Danilo Astori, molesto con el llamado a sala y los cuestionamientos del candidato nacionalista, Luis Lacalle Pou, al manejo económico del gobierno que él integra y sobre las directivas tomadas por su cartera, no titubea en contestarle a través de la web de la Presidencia. > > Por su parte, el presidente Vázquez no dudó en hacer uso de sus prerrogativas de primer mandatario, para conseguir información privada de un colono que le hizo unos planteos en un acto que le molestaron, con el fin de ensuciarlo.> > Abuso de la utilización de los dineros públicos han sido las múltiples cadenas de radio y televisión cargadas con mensajes, supuestamente dirigidos al bienestar de la población, pero con un tinte innegable de campaña política progobierno, en este año electoral. > > Otra demostración de que quienes están en el poder se apoderan de él para ponerlo a su servicio, es todo lo que rodea a la instalación de UPM II, decidida por los empresarios, curiosamente en pleno período electoral. Más allá de que siendo uruguayos y liberales, estemos a favor de la apertura económica y del mejor clima de negocios para atraer a los capitalistas de manera de que inviertan en nuestro país, ha quedado en evidencia que con tal de que la inversión se confirmara antes de las elecciones, se ha transado demasiado con los finlandeses. Además de las negociaciones y los acuerdos poco transparentes, cunde una sensación de injusticia frente a los sufridos productores locales.> > Tampoco deja de llamar la atención que el Estado, por medio de un Ministerio, en este caso el de Trabajo, haga las veces de agencia de colocaciones para la firma extranjera. Alborozado, el ministro Murro acaba de anunciar la implementación por parte de su cartera, Inefop mediante, (el organismo que le dio el último préstamo a la cooperativa "amiga", Envidrio) de una plataforma en la cual miles de personas podrán buscar y encontrar trabajo. Ese objetivo tan deseado por tanta gente, cuando ha crecido el desempleo arriba del 9%. Posiblemente el principal dolor de cabeza hoy, de la Administración frentista.