Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Confianza se recupera ligeramente

PerúEl Comercio, Perú 22 de septiembre de 2019

Avance ? Perspectiva de los hogares limeños mejoró en agosto frente al resultado de julio ? Los Panamericanos contribuyeron al resultado.

Por Katherine Maza Mercado



Por quinto mes consecutivo, el Índice de Confianza del Consumidor (Indicca) de Lima Metropolitana ?elaborado por Apoyo Consultoría e Ipsos? se ubicó dentro del terreno pesimista con una ligera recuperación frente al mes anterior. Alcanzó 49 puntos en agosto, dos puntos por encima del mes patrio.





De acuerdo con Santiago Arámbulo, analista senior de Apoyo Consultoría, tres factores brindaron soporte a la confianza de las familias limeñas en agosto, pese a que el crecimiento económico se mantiene débil.





El primer factor fue el gasto público que creció en julio y agosto, tras contraerse en el primer semestre del año. Los Juegos Panamericanos, cuyo gasto ascendió a más de S/200 millones, impulsaron principalmente este rubro.





En línea con ello, el empleo dependiente dejó de caer y el porcentaje de hogares de niveles socioeconómicos (NSE) CDE que presentaron una mejora en su situación económica aumentó.





El crédito de consumo fue el segundo factor. Este siguió creciendo a tasas de doble dígito, permitiendo a los hogares sostener su nivel de gastos, incluso ante una reducción de sus ingresos. Los hogares del NSE AB fueron los más beneficiados y, con ello, el porcentaje que percibía una situación económica favorable se mantuvo en niveles altos.





El tercer factor fueron las expectativas de las familias limeñas que mejoraron ligeramente. En el pasado, el porcentaje de hogares que espera una mejora en su situación económica tendió a aumentar con la aprobación presidencial. Tras la propuesta de adelanto de elecciones, la aprobación de Vizcarra subió en cuatro puntos porcentuales. Adicional a ello, cuatro de cada cinco limeños están a favor de la medida.





?Situación para los próximos meses?





No obstante, el resultado de agosto no necesariamente marca el inicio de una mejora sostenida. De acuerdo con Arámbulo, si bien la morosidad de los créditos de consumo se ha mantenido baja, alineada con el mayor ritmo de crecimiento de los ingresos laborales formales, lo más probable es que dichos ingresos se desaceleren en los siguientes meses, a raíz de los menores planes de contratación de las grandes empresas.





?En el primer trimestre, el índice de confianza para contratar ascendía a 18 puntos; en contraste, en el tercer trimestre se ubicó en -10 puntos?, agregó Arámbulo.





Señaló que es probable que las entidades del sistema financiero moderen un poco el ritmo de crecimiento de sus colocaciones de créditos de consumo para no elevar excesivamente el riesgo de impago de su cartera. Ello, sumado al continuo debilitamiento de la economía global y los menores planes de inversión de las grandes empresas, representa un riesgo sobre la capacidad de gastos de los hogares y el crecimiento del empleo formal.





El índice





Muestra la percepción de los hogares limeños sobre su situación económica actual, sus expectativas sobre la evolución de la economía en los próximos 12 meses, la percepción sobre los precios y el empleo.





Cuando se ubica debajo de los 50 puntos, la confianza de los consumidores se considera pesimista; cuando se ubica por encima de dicho nivel, optimista.