Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Problemas del coral para reproducirse se suman a sus muchas amenazas

ChileEl Mercurio, Chile 22 de septiembre de 2019

El alza de la temperatura de los mares y la contaminación estarían impidiendo la perfecta sincronía que necesita la fertilización de los arrecifes.

Una vez al año, una danza con una sincronización perfecta ocurre en los mares. Como si escucharan una única señal, los corales liberan al unísono sus óvulos y espermios para que estos se encuentren y se produzca la fertilización en medio del océano. Pero esta perfección de reloj suizo estaría actualmente en riesgo. El alza de la temperatura de los mares y la contaminación serían los principales responsables, asegura un trabajo publicado en la última edición de la revista Science.
Desde 2015, un grupo de científicos de la Universidad de Tel-Aviv, en Israel, comenzó a monitorear el desove de los corales en el golfo de Eilat, también conocido como golfo de Aqaba, en el mar Rojo. Por cuatro años, durante la temporada reproductiva anual que va de junio a septiembre, el grupo registró cuántos corales había en etapa de reproducción. Una vez que estos liberan sus gametos, tienen solo unas pocas horas para encontrarse, por lo que el registro del resultado de la sincronización es fundamental para entender el proceso.
"Descubrimos que en algunas de las especies de coral más abundantes, la sincronía de desove se había vuelto errática", dice Tom Shlesinger, investigador de la Escuela de Zoología de la Universidad de Tel-Aviv. El hallazgo contradecía el paradigma ampliamente aceptado de desove sincrónico de los corales, pero también iba en contra de los resultados de estudios realizados, hace décadas, en esos mismos arrecifes, agrega.
Para tratar de entender lo que pasaba, los científicos mapearon los arrecifes, y cada año censaron los corales para conocer cuántos individuos juveniles nuevos existían y cuántos habían muerto. Muchas especies parecían tener un buen ciclo de renovación de su población, pero las que estaban presentando problemas con la sincronización de su proceso reproductivo mostraban tasas de natalidad a la baja.
En la región estudiada, las temperaturas están aumentando rápidamente, a una tasa de 0,31 °C por década, por lo que el colapso en la sincronía de desove podría ser un efecto de ello, concluyen los científicos. La contaminación por descargas de hormonas al medio ambiente, eventualmente, sería otra responsable del traslape.
"Si bien la temperatura y la contaminación podrían ser potenciales amenazas, aún no hay datos suficientes, en el tiempo, para confirmarlo", dice Javier Sellanes, académico de la Facultad de Ciencias del Mar de la Universidad Católica del Norte. Tampoco se sabe si la falta de sincronización observada es para ciclos naturales, ya que aún no se conoce bien cómo funciona el proceso ni tampoco qué lo gatilla, agrega. La pregunta sigue abierta.