Sábado, 19 de Septiembre de 2020

Colombia, rezagado en estímulo fiscal frente al resto de la región

ColombiaEl Tiempo, Colombia 19 de septiembre de 2020

Desde el inicio de la pandemia, todas las naciones han lanzado sus planes de estímulo fiscal para apoyar sus economías, empresas y a las personas más necesitadas

Desde el inicio de la pandemia, todas las naciones han lanzado sus planes de estímulo fiscal para apoyar sus economías, empresas y a las personas más necesitadas. No obstante, aunque han hecho importantes esfuerzos que impulsarán sus endeudamientos y déficits, el tamaño de estos paquetes difiere en gran medida según el país, lo que muestra que Colombia está rezagado frente a la región. Según la recopilación que hizo este diario de los cálculos llevados a cabo por organismos como el FMI, la Ocde, el Instituto de Finanzas Internacionales o el portal Statista, Colombia ha ejecutado hasta el momento planes de estímulo fiscal que están cifrados alrededor del 2,8% PIB nacional. Este monto, que no deja de ser una suma considerable, se encuentra por debajo del que manejan las economías comparables de América Latina y presenta una situación alejada de la que viven los países más desarrollados del mundo. Y también se demuestra que el valor no está relacionados con el tamaño de la economía, pues en Latinoamérica es Perú, con ayudas estimadas entre el 9% y el 12% de su PIB, el que tiene el mayor plan. Chile, otra de las comparables, pero ambas más pequeñas, ha presentado estímulos fiscales por alrededor del 6,64% de su producción, tal como indica el FMI. Brasil, que es el tercer país del mundo con más casos, ha movilizado el 9,5% de su PIB, mientras que Argentina, a pesar de llevar en recesión desde 2018, suma paquetes de 3,5%, que el Gobierno decidió incrementar hasta 5,56% de su PIB. México, con apenas el equivalente a apenas el 1% de su economía, y Ecuador, que ha destinado 0,5% de su PIB en la contingencia, son algunos de los países que se encontrarían por debajo de Colombia. Pero más allá de Latinoamérica las diferencias son mayores. Estados Unidos aprobó un plan de US$2,3 billones (11% de su PIB), el cual fue complementado con otros US$484.000 millones de ayudas a pymes y la salud. En total alrededor de 13% de su PIB. Alemania es uno de los países que ha ido incluso más allá, y su estímulo fiscal se acerca al 28% de su economía, una cifra similar al 26,4% que ha desbloqueado el Gobierno de Italia. El 21% de Japón, el 18% de Reino Unido o el 11% de Australia son otros de los ejemplos. La UE como bloque ha movido el 4,3% de su PIB para sus miembros. Frente a esto, el viceministro de Hacienda, Juan Pablo Zárate, asegura que "el apalancamiento no es una cifra exacta. Por eso una aproximación podría ser del 8,5%, es decir, el 2,8% del PIB corresponde a los programas ejecutados, y el restante en las garantías". Cabe mencionar que en los cálculos no se incluyen las inyecciones de liquidez y de los bancos centrales. De acuerdo con Daniel Velandia, director de investigaciones económicas de Credicorp Capital, "vemos un 2,7% del PIB en programas, y 4,5% en créditos garantizados. No obstante, eso no cuenta como gasto fiscal a no ser que las empresas no paguen, lo que se vería en los próximos dos años, y todos los países tienen medidas similares, lo que también aumenta las cifras comparables del resto. Colombia tiene uno de los datos más bajos de la región, y creemos que debe hacer más. El Gobierno no descarta más déficit y en las próximas semanas se pueden esperar nuevas medidas, como la de los subsidios a la nómina, que aún no se ha contabilizado". En esta línea, Martha Elena Delgado, directora de análisis macroeconómico y sectorial de Fedesarrollo, señala que "el monto es pequeño si se mira frente a sus pares regionales, pero hay que tener en cuenta las restricciones fiscales del país. Por ejemplo, el de Perú es el mayor, pero su nivel de endeudamiento el permite asumir esos gastos contracíclicos, mientras que Colombia no tiene ese espacio. No obstante vemos que estos datos se van a ampliar y se destinarán más recursos de acuerdo vayan avanzando las cuarentenas. También es importante tener en cuenta que a diferencia de las economías más grandes, aquí aún no hemos llegado al pico de contagios, por lo que no se puede quemar toda la batería fiscal antes de que veamos que se empina la curva y necesitemos más herramientas, así que esa ha sido otra de las restricciones".