Domingo, 05 de Julio de 2020

Hallan planta carnívora del hemisferio norte en parque nacional argentino

ChileEl Mercurio, Chile 5 de julio de 2020

Se trabaja en su erradicación gracias a su identificación temprana. Investigadores reconocen que si no se controla y se dispersa, podría afectar a la biodiversidad de las turberas patagónicas, incluso a las poco conocidas plantas carnívoras de Chile y Argentina.

El hallazgo de una planta carnívora del hemisferio norte de la especie Drosera rotundifolia en una turbera del Parque Nacional Nahuel Huapi, situado en el borde cordillerano argentino frente a la Región de Los Lagos, encendió las alertas por la presencia de una nueva especie invasora en la región.
Los investigadores trasandinos que la documentaron sostienen que debe haber llegado como semilla en la bota o zapato de un turista, porque se trata de un sendero muy apartado. "Esta planta vive en las latitudes más altas del hemisferio norte, por lo que no hay ninguna posibilidad de que sea nativa de acá", asegura Aníbal Pauchard, ecólogo forestal de la U. de Concepción y director del Laboratorio de Invasiones Biológicas, iniciativa conjunta de esa casa de estudios y el Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB).
"Lo que es interesante es que hayan captado esta especie tan pronto. Lograron encontrarla justo cuando estaba empezando a expandirse y afortunadamente están haciendo un control de erradicación temprana", destaca Pauchard.
"Lo que estamos haciendo es sacar cada plantita con los dedos, pues son muy pequeñas, y con cuidado para no dañar a las del entorno", cuenta la bióloga argentina Cecilia Núñez, quien trabaja en la administración regional de los parques nacionales trasandinos. "Como el lugar es muy frágil y se daña con el pisoteo, solo una o dos personas trabaja por vez y, para no ingresar más elementos extraños, las botas de goma que se usan son limpiadas y desinfectadas cada vez que se accede a la turbera".
En algunos lugares de Chile y Argentina también hay plantas carnívoras, por lo que los especialistas trasandinos debieron hacer un minucioso análisis genético y morfológico para descartar que se tratara de las especies locales.
Estas plantas en realidad son insectívoras, explica Pauchard. "En Chile, por ejemplo, hay en la cordillera de Nahuelbuta, pero no son muy comunes, Viven en humedales porque allí hay pocos nutrientes y los toman de los insectos, que contienen mucho fósforo y nitrógeno, lo que necesitan para crecer", dice.
Según la bióloga argentina, la carnívora exótica tiene grandes posibilidades de tornarse un problema para el ecosistema local si no se le pone control. "Se reproduce mucho y sus semillas son muy abundantes, flotan y se dispersan por el agua. Además crece rápido y el ambiente de la turbera ha demostrado serle muy favorable".
Observaron además que ocupa el mismo espacio de la especie nativa y se les ha encontrado juntas. "Atrapan presas del mismo tamaño (insectos muy pequeños), por lo que podría dejar a la nativa con menos posibilidades de alimentarse y también podría ser un problema para los pequeños insectos de la turbera, al enfrentar un nuevo depredador con el que no contaban".
Núñez reconoce que si la especie se expandiera, podría tener impactos negativos sobre la biodiversidad de las turberas del sur de Argentina y Chile.
Pauchard ratifica que la cordillera en la zona no constituye una barrera para del movimiento de personas o animales.
En el fondo, observa, este es un problema de bioseguridad. "Tenemos que tener más cuidado en cómo se transportan los turistas, los zapatos que llevan y si están limpios o no".