Jueves, 02 de Julio de 2020

Emprendimiento social: solución

ColombiaEl Tiempo, Colombia 2 de julio de 2020


Luis Eduardo Arango Varón
El emprendedor social se suele relacionar con altruismo puro y con organizaciones sin ánimo de lucro, pero nada más parcial, pues esta especie de empresario busca la rentabilidad, como cualquier empresa, pero se diferencia en la búsqueda, como su principal objetivo, de soluciones innovadoras a problemas que afectan a la sociedad


Luis Eduardo Arango Varón
El emprendedor social se suele relacionar con altruismo puro y con organizaciones sin ánimo de lucro, pero nada más parcial, pues esta especie de empresario busca la rentabilidad, como cualquier empresa, pero se diferencia en la búsqueda, como su principal objetivo, de soluciones innovadoras a problemas que afectan a la sociedad. Estos emprendedores entienden que las soluciones a los problemas sociales deben estar basadas en modelos de negocio que generen no solo rentabilidad social sino también económica, pues es esta última la que les permitirá permanecer, crecer y así cumplir con su objetivo de generar un alivio a la problemática social. Nuestra arraigada cultura de buscar riqueza como único objetivo ha hecho que este espécimen capitalista sea visto con recelo, lo cual ha dificultado su desarrollo con los respectivos efectos sociales, o falta de ellos. En estos momentos de crisis, cuando el sistema económico tambalea y la población vulnerable es arrasada, necesitamos lo que estos empresarios nos han pedido a gritos: desarrollar modelos de negocio que generen riqueza, y reparen el aparato económico, pero que traigan soluciones a esa población vulnerable que ha visto un retroceso de su exiguo avance social de décadas en apenas unos pocos meses. El gobierno haría bien enfocando parte de su política empresarial o emprendedora en este tipo de empresarios, sabiendo que unos pocos recursos invertidos en una política de emprendimiento de este tipo tendrían una rentabilidad social infinitamente más grande que cualquier programa de subsidios. Como sociedad no debemos esperar a que el gobierno solucione todo, para lo cual el sector privado, a través de las Cámaras de Comercio, empresarios u ONGs, puede articular las redes empresariales que ya existen a nivel regional, permitiendo una transferencia de buenas prácticas y tecnología entre sus actores. En lo regional está la clave, pues es pretencioso, y muy peligroso, esperar que todas las soluciones a los complejos problemas sociales se encuentren desde Bogotá. Los actores regionales conocen sus fortalezas y debilidades, su idiosincrasia y, por esto, las soluciones a sus problemas. Las ideas innovadoras que necesitamos en estos momentos de crisis están ahí, esperando una mano amiga en la forma de buenas prácticas, acceso a mercados, articulación, y, muy clave, financiación. La financiación no puede ser la tradicional y menos en estos momentos en que la aversión al riesgo está en sus máximos. Se debe focalizar cooperación internacional e inversión pública y privada a la financiación de emprendimientos madurados a través de las redes regionales y convertir estos recursos a "fondo perdido" o gasto estatal en programas de fondeo, a través de esquemas como el Project Finance, de tal manera que los recursos que paga un emprendedor sirvan para financiar a otro. Hay emprendedores sociales exitosos, pese a que se financian a tasa de usura y no tienen acceso a tecnologías o conocimientos que en economías desarrolladas son un commodity. No hay que regalarles nada, solo darles posibilidades, mostrarles alternativas y contrarrestar los abusos del mercado sobre sus debilidades. Hay que acelerarlos y sobre todo acompañarlos.
Exdirector de Crédito Público