Sábado, 11 de Julio de 2020

Producto nacional y campo

ColombiaEl Tiempo, Colombia 11 de julio de 2020

Ricardo Santamaría
La campaña y los mensajes impulsados por la empresa Arturo Calle pidiéndole a los colombianos que compren producto nacional, ha despertado la solidaridad del país

Ricardo Santamaría
La campaña y los mensajes impulsados por la empresa Arturo Calle pidiéndole a los colombianos que compren producto nacional, ha despertado la solidaridad del país. Y no solo por lo razonable y oportuna, sino por el hecho de quien la promueve se ha comportado ejemplarmente en esto duros momentos de pandemia, manteniendo el trabajo a 6 mil empleados,pese a que cerró todos sus almacenes, y reinventándose comercialmente en el entre tanto a través del e-commerce y la confección de prendas para la salud. El liderazgo empresarial consciente y coherente que ha mostrado la familia Calle en estos tiempos de cuarentena, será recordado como un hito de esperanza y comportamiento visionario. Son muchas las empresas que como Arturo Calle han sacado lo mejor de si en estos meses, y en distintos campos han mostrado innovación, adaptabilidad y capacidad para salir adelante a pesar de las limitaciones. Verdaderas lecciones de compromiso social y fortaleza empresarial hemos visto. Imposible nombrarlas, pero son de todos los sectores: restaurantes, derivados lácteos, transmisión de energía, bebidas y alimentos y sector financiero. Es hora de que más voces se sumen a esta campaña de los empresarios que les piden a los consumidores que apoyen la industria nacional en todos los campos. El sector privado como un todo, liderados por la Andi y Fenalco entre otros gremios, tiene que unirse en este propósito de beneficio colectivo. El Gobierno puede contribuir de manera efectiva, mejorando las condiciones de infraestructura para la producción y comercialización, tanto en la parte de carreteras, puertos y aeropuertos, como en la conectividad que hoy se convirtió en un aspecto clave de los negocios. Igualmente, mejorando el estatuto tributario que está demasiado recargado en las empresas. El otro sector que tenemos que apoyar los colombianos con toda decisión, es el agropecuario. Es momento para que el campo tenga una segunda y verdadera oportunidad, mucho mas después de que se firmara la paz con las Farc. La producción y comercialización de alimentos es crítica en estos momentos. Hoy en día, a partir de las herramientas que ofrecen las modernas tecnologías de la información y las comunicaciones y las redes sociales, han prosperado varios e importantes emprendimientos que están agilizando y haciendo mas eficientes las cadenas de abastecimiento de alimentos, desde la finca campesina hasta los supermercados, las tiendas de barrio y los restaurantes. Hay una verdadera revolución en estos procesos. Recientemente conocí la startup colombiana Frubana, que conecta el productor del campo con los comercios y restaurantes de las ciudades, y es sin duda un gana-gana para campesinos y comercializadores. Empresas como estas marcan un camino exitoso que apenas comienza. Aquí hay mucho por hacer en políticas públicas y privadas: mejorar el acopio de productos del campo, bajar el costo de los insumos agropecuarios, mejorar las vías de acceso de esos productos a las ciudades, crear más líneas de financiación y asesoría a las empresas del campo, ampliar los proyectos de conservación y reforestación. En fin, unidos en el apoyo a la producción nacional y el campo.
Analista y escritor.