Miércoles, 12 de Agosto de 2020

El "mejor" trabajo

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 12 de agosto de 2020

Luego de aceptar el puesto del directivo residente en Puerto Rico en la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que la ley federal Promesa "impuso" a la isla, nada de lo que imaginó José B

Luego de aceptar el puesto del directivo residente en Puerto Rico en la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que la ley federal Promesa "impuso" a la isla, nada de lo que imaginó José B. Carrión sucedió.
Ni siquiera conocer de política local y federal, haber militado en el Partido Nuevo Progresista (PNP) -que fue el partido que ganó las elecciones para el cuatrienio 2017-2020- o haber seguido el tema de la insolvencia de Puerto Rico o aquel de la ciudad de Detroit le sirvió.
Mucho menos esperó que desconocidos le increparan mientras hacía la compra en el supermercado o cuando viajaba junto a su familia, o que un grupo de opositores a la JSF "invadiría" su oficina en Hato Rey, forzándole a aceptar el servicio de seguridad que antes declinó cuando el entonces gobernador Alejandro García Padilla le ofreció tal recurso.
Ser miembro de la JSF supuso una contradicción para Carrión: una figura privada con libertad para hacer lo que quisiera, que se convierte en pública y que al hacerlo, quedó atrapado en un mar de críticas y señalamientos.
En los pasados cuatro años, no hubo frase o acción que Carrión tomara que no fuera objeto de críticas, mofas, memes. Para evitar cualquier apariencia de conflicto y mantener "la reputación" de la empresa que fundó hace unas dos décadas, el empresario se distanció de Carrión, Laffitte & Casellas (ahora HUB International San Juan) al punto de terminar su relación con la firma a finales del 2019.
Todo ello podría ser parte de una película de intrigas y poder. Para Carrión ser parte de la JSF ha sido la mejor y más difícil experiencia en su vida profesional. Sin cobrar un centavo.
¿Cómo los incidentes y críticas que recibió le afectaron a usted, su esposa y su familia?
"Ha sido difícil, pero también ha habido personas que dicen siga pa’lante."
¿A raíz de todos esos eventos consideró dejar la junta o su esposa le dijo que esto no vale la pena?
"No muchacha. Nunca. Primero, tú no puedes estar en esto sin el respaldo de una persona. Ella es todo, con ella todo, sin ella nada. Ella fue fundamental… a pesar de que soy el único (miembro de la JSF) que vive aquí, siempre sentí el respaldo de los integrantes, de los colegas de la junta que reconocían que yo estaba expuesto. No soy el único, hay puertorriqueños en la junta que tienen familia aquí y uno que otro pasó un mal rato también."
El fin de la primera vuelta
El pasado 1 de julio, horas después de certificar el tercer presupuesto del gobierno impuesto por la JSF a Puerto Rico, Carrión anunció que dejaba su cargo en el organismo.
El mandato de Carrión y el de sus homólogos concluyó el 31 de agosto de 2019. Aunque el presidente Donald Trump no ha designado ningún sustituto y que los líderes en el Congreso y el Senado federal tampoco habrían hecho recomendaciones, Promesa provee para que estos continúen en sus cargos.
Carrión contemplaba dejar el cargo una vez se trabajara el plan de ajuste (POA), pero luego de la pandemia y del retraso que esta representó al proceso de renegociación de la deuda, entendió prudente dejar la JSF.
Además, anunció su salida luego de la privatización de la red de transmisión y distribución de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), una de las prioridades de la JSF.
De otra parte, la siguiente junta no operará bajo incertidumbre, ahora que la Corte Suprema determinó la validez de sus nombramientos. Con esa decisión, explicó Carrión, no hay espacio para invalidar lo hecho desde 2016, incluyendo la reestructuración de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina) y la modificación de deuda del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) bajo los Título III y VI de Promesa, respectivamente.
Al cabo de una transición de unos tres meses, está previsto que el empresario de seguros finalice su mandato en la JSF el próximo 5 de octubre.
Aunque la pandemia le impedirá viajar, Carrión pondera tomarse un año de descanso antes de comenzar algún otro negocio, probablemente, en el mundo de los seguros. Lo que sabe es que prefiere comenzar esa nueva etapa empresarial en Puerto Rico.
A modo de broma, dijo que ataviarse con una mascarilla por el COVID-19 y una gorra, le ha servido para regresar de incógnito al supermercado.
Cuatro años y "un chispito más"
En la conversación con Negocios, Carrión dejó a la luz que es parte del primer grupo de directivos de la JSF.
"Faltan todavía mínimo cuatro años", dijo Carrión al recordar que para salir de Promesa, un presupuesto "estructuralmente balanceado" significa incluir en este el pago a bonistas.
"Desafortunadamente, por el costo, va a haber junta por al menos cuatro años más y con toda probabilidad, un chispito más", dijo Carrión.
Según Carrión, Promesa le ha servido "bien" a Puerto Rico.
A su juicio, lo mejor del estatuto fue la oportunidad de suspender cualquier acción de cobro y los pagos a acreedores hasta que el gobierno renegocie sus obligaciones. Gracias a Promesa y hasta marzo del año pasado, Puerto Rico no ha pagado en principal e intereses unos $8,214 millones, según el estado financiero más reciente.
Carrión lamentó que en Puerto Rico todavía no se entienda el alcance de Promesa, en especial, el hecho de que el Congreso no dio autoridad a la JSF para tomar decisiones en materia de desarrollo económico. Además, a pesar de que la complejidad financiera del gobierno se ha discutido a la saciedad, todavía hay quien piensa "que quitando las escoltas y los ayudantes, ahí cuadramos el presupuesto", dijo Carrión.
La segunda vuelta
Aunque no soltó una inicial o apellido, Carrión vio la lista de posibles nominados por el lado republicano, pero dijo que no tenía idea de cómo los demócratas en el Congreso "van a jugar" con la reconfiguración de la JSF, a raíz de la difícil situación política a nivel continental.
Carrión alberga la esperanza de que quienes sean nombrados a la JSF puedan aprender de Puerto Rico, entender sus particularidades y tomarle "cariño" a la isla como ha sido el caso ahora. Aseguró que está dispuesto a ayudar para que así suceda.
Sobre todo, Carrión espera que una vez reconfigurada la JSF, Puerto Rico tenga la suerte de contar con un organismo tan bien engranado como sucedió con la selección hecha por el presidente Barack Obama.
El empresario de seguros relató que luego de su nombramiento, uno de los primeros recordatorios que recibió fue la composición política del organismo.
En contraste y para su sorpresa, Carrión aseguró que nunca hubo necesidad de invocar lo político y que a la hora de decidir, no primó ser conservador o liberal. Más bien, relató que la mayoría de las decisiones de la JSF se tomaron por consenso gracias a una postura de apertura de todos los integrantes.
¿Debe enmendarse Promesa?
"Si la van a mejorar (la ley federal) no tendría problema. Hay ciertas cosas… pero son controversiales, lo que yo haría no está contemplado en lo que quiere el chairman (Raúl) Grijalva."
"Cuidado con la definición precisa porque nadie te va a cuestionar que la UPR (Universidad de Puerto Rico) es un servicio esencial, de hecho es la joya (de Puerto Rico). Lo que sí te pueden cuestionar es si los 11 recintos son esenciales y por ahí pa’bajo, hay tema como no tienes idea."
"A mí no me estaría malo que el gobierno federal venga y diga que pagará todos los años $800 millones para la UPR, pero estoy seguro que los ciudadanos en Kansas pueden pensar lo contrario."
Los desatinos
Sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas.
Carrión admitió que cometió muchos errores y que por su falta de experiencia como figura pública, varias de sus declaraciones -como aquella en la que expresó su oposición al recorte en las pensiones- le causaron problemas.
A manera de ejemplo, para Carrión, si los gobiernos han instrumentado "bail-outs" (rescates financieros) para diferentes grupos y sectores por qué no hacer lo mismo con los pensionados.
Aseguró que "fue un golpe grande", el revés que la JSF recibió una vez intentó tomar el control de la AEE luego del huracán María. Ese litigio evidenció el carácter limitado que tiene el organismo.
"Yo cometí un error y fue mi error", prosiguió Carrión. "Fue no haber tirado un puente hacia la Legislatura y tener un diálogo y una relación con los presidentes de los cuerpos... como la ley está estructurada, es el Ejecutivo el que lleva la voz cantante, pues, yo pedí permiso (a Ricardo Rosselló) y me dijeron, ‘no, no, nosotros nos encargamos’... ahora sabemos que eso fue un error".
Las decepciones
Carrión lamentó que Puerto Rico no aprovechara los primeros cuatro años para acortar la vida de Promesa. Sostuvo que a pesar de que la JSF pudo ser "la excusa" para impulsar las reformas que de todos son sabidas, todavía prevalece lo político en los procesos decisionales del gobierno central.
"Yo no entiendo por qué estar en el poder si no vas a hacer algo fundamental con él. Si no vas a tratar de adelantar algo en lo cual tú crees", soltó Carrión.
Carrión sostuvo que Puerto Rico necesita líderes como Luis Muñoz Marín o Luis A. Ferré, cuyas acciones contribuyeron a la transformación de la isla.
A Carrión también se le hace difícil procesar cuánto dinero público hay que gastar en abogados por causa de la bancarrota.
Según el informe del oficial examinador Brady C. Williamson, hasta el pasado 25 de febrero, los profesionales que interactúan en la bancarrota de Puerto Rico han facturado $615 millones en honorarios y gastos.
"Cuando veo esas facturas me da un ‘yeyo’, en realidad, me ha dado vergüenza", dijo Carrión al agregar que la multiciplicidad de abogados en la JSF y el gobierno han creado "un ciclo vicioso", donde quien "va a guisar siempre" son los abogados.
Carrión agregó a la lista de frustraciones el cambio continuo de funcionarios en Washington, lo que requiere educar una y otra vez a la oficialidad federal sobre Puerto Rico.
No obstante, las decepciones con la política aquí y en Washington, no suponen dejar el activismo político.
Carrión, quien ha endosado las campañas presidenciales republicanas desde la nominación de John McCain, aseguró que continuará siendo parte de "Latinos con Trump".
El Nuevo Día reseñó antes que entre los años 2017 y 2019, Carrión donó $38,950 a comités políticos republicanos o candidatos republicanos al Congreso, según la Comisión Federal de Elecciones.
¿Luego de que se creó la junta, cuánto apoyo recibió el organismo de quienes abogaban por la JSF en Puerto Rico? Me refiero concretamente el sector privado.
"Qué magnífica pregunta me has hecho. Déjame contestarte de la siguiente manera. Yo estoy profundamente agradecido por el respaldo privado..."
¿Siente que ese respaldo debió haber sido público y ello habría contribuido a que se adoptaran las reformas por las que ustedes abogaban?
"No voy a abundar más de la contestación que te dí. Yo creo que habla por sí sola."