Sábado, 15 de Agosto de 2020

Un paréntesis

ArgentinaLa Nación, Argentina 14 de agosto de 2020

Podría ser una de las enormes instalaciones liminares de Leandro Erlich, esa zona propensa a los juegos de espejos, a espacios donde lo onírico es materia reconocible, zona a recorrer, límite a respetar

Podría ser una de las enormes instalaciones liminares de Leandro Erlich, esa zona propensa a los juegos de espejos, a espacios donde lo onírico es materia reconocible, zona a recorrer, límite a respetar. No se trata de nada de eso, aunque encierre su buena dosis de territorio real teñido de imposible; la imagen que aquí se despliega -celeste sobre celeste, blanco de interrupciones regulares- es la de una pileta emplazada en la terraza de un hotel. Por estos tiempos, toda una acumulación de sueños esquivos: viajes, ocio al aire libre, ensueño del agua protegida y al mismo tiempo abierta a la inmensidad del firmamento. En Mallorca, en las alturas quizás no excesivas del hotel donde reside, una turista se aletarga en las brazadas largas del descanso. Su calma es casi un paréntesis, diminuto ante la oleada de nuevas restricciones que el virus, insistente, ha vuelto a arrojar sobre Europa.