Sábado, 15 de Agosto de 2020

El show regresa íntimo

MéxicoEl Universal, México 14 de agosto de 2020

(Material enviado por el Servicio Sindicado el 26 de julio) Jesús Díaz y Nicole Trejo CIUDAD DE MÉXICO, agosto 1 (EL UNIVERSAL)

(Material enviado por el Servicio Sindicado el 26 de julio)



Jesús Díaz y Nicole Trejo

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 1 (EL UNIVERSAL).- "Los artistas somos como enfermeros, ellos ayudan con respiradores, con medicamentos; nosotros con historias. Tenemos que cuidar del alma de los otros. Esta es nuestra tarea y hay que cumplirla con la máxima serenidad, devoción y, de ser posible, con alegría".

Daniele Finzi Pasca, director de la compañía que lleva su apellido, se halla en su natal Suiza, reflexiona mientras se replantea el espectáculo que brindará a nuevos espectadores, los que ahora coexisten con el Covid-19. Su nuevo show deberá estar pensado en ellos, lejos de las grandes aglomeraciones y guardando distancia con butacas vacías, pero unidos a pesar de todo. Una historia íntima que cure el alma.

No es la primera vez que se le ocurre algo así. En 1991, este descendiente italiano saltó a la fama por el montaje Ícaro, en el que interpretó a un antihéroe que conectaba desde su imperfección. Luego vino crear su propia compañía, coordinar dos espectáculos para los Juegos Olímpicos de invierno, 35 producciones de las cuales cinco de ellas estuvieron de gira por el mundo.

Hoy, con la pandemia, Daniele piensa en su Ícaro: "Sufrimos mucho en Suiza, sobre todo en nuestra parte, la parte suiza-italiana, la situación fue muy complicada un par de meses atrás. Después pareció todo ir por lo bueno y ahora tenemos un miedo, miedo de que llegue una segunda ola", cuenta a EL UNIVERSAL.

"Tratamos de idear a una nueva forma de contar historias confrontando con los espacios que tendremos a nuestra disposición. Así empezamos, siendo muy intimistas con Ícaro, que fue escrito para un solo espectador, después hubo experiencias gigantescas. Ahora debemos regresar a la intimidad y es algo que nos provoca reflexiones: no parar, hay que seguir alimentando nuestros imaginarios".

Indirectamente, México fue el parteaguas de ese pensamiento. El 15 de marzo pasado, la compañía tuvo que cancelar sus shows de Donka: Una carta a Chéjov en el Teatro Esperanza Iris y hacer una "función extraordinaria" para quienes tenían boletos en fechas posteriores. La pandemia obligó a los artistas a bajar de un escenario del que no han vuelto a subir e incluso los dejó varados por el cierre de fronteras.

Ese mes fue demoledor para muchas compañías similares. Trockadero de Monte Carlo, show de ballet drag que acapara las miradas en Nueva York desde de los 70 y que se presentó en México en junio de 2019, tuvo que despedir a sus trabajadores a mediados de marzo de este año. Todos sobreviven con el seguro de desempleo, además de un subsidio especial por la pandemia, provistos por el gobierno de Estados Unidos.

"Este ha sido un gran apoyo para nuestros artistas y para otras personas desempleadas. Pero está previsto que este subsidio expire el 31 de julio. Trabajamos para encontrar otras formas de apoyar a nuestros artistas", explica Liz Harler, gerente general de la compañía.

Ballet Trockadero abrió un espacio de donaciones en su sitio web. Tiene previsto regresar en enero de 2021, aunque todavía el panorama es incierto.

"Estamos tratando de determinar cómo podemos ensayar, actuar y viajar de manera segura para llegar a nuestro público. Trabajando con lugares para encontrar formas creativas de llegar a la mayor cantidad de audiencia bajo el distanciamiento social. Esperamos volver de manera segura", detalla Harler.

La compañía irlandesa Lord of the dance, que todavía pudo presentarse en México en febrero pasado con su show Dangerous games, se encuentra hoy en una situación parecida. No hay fechas próximas, por lo que se mantienen activos con contenido en vivo que transmiten por las noches, además de lecciones interactivas de baile irlandés, música, entre otras actividades.

"Desafortunadamente los promotores de nuestra gira por Alemania se vieron obligados a cancelar en marzo. También nos vimos obligados a cancelar nuestras fechas de Beijing. En términos de la compañía, tenemos la suerte de estar en una buena posición para sortear esta crisis y emerger fuertes, sino más fuertes que antes", considera Judy Garvey, vocera de la Lord of dance.

El próximo año los irlandeses celebrarán su 25 aniversario, pero deberán replantearse su idea original de festejo.

"¡No iba a ser un año normal de todos modos! Lo que estamos haciendo es acelerar los planes que ya habíamos desarrollado y traducir el espectáculo en una experiencia que se pueda disfrutar en un teatro o en la sala pequeña", dice.

También La fiesta escénica, compañía española que trajo Luxuria en 2019, cumplirá 25 años. Abel Martín, director general, habla de festejos que inician con la presentación de un libro en diciembre, pero también lo hace desde la incertidumbre. "Estamos intentando llegar a la Navidad en recintos de mil 500 personas, con un aforo de 500, pero hoy por hoy hablar de navidades es como hablar de un futuro lejano, como de 20 años, todo puede ir cambiando".

Martín no vislumbra giras continentales, ni eventos para soñar masivamente.

"Es muy complicado remontar y pienso que llevará muchos años poder volver a como estábamos antes de esto".