Lunes, 10 de Agosto de 2020

La trastienda de las negociaciones por el veto sobre servicios básicos

ChileEl Mercurio, Chile 10 de agosto de 2020

Un llamado minutos antes del cambio de gabinete del martes habría recibido la presidenta del Senado, Adriana Muñoz, del ahora exministro Claudio Alvarado, donde se le comunicó que habría un cambio ministerial y que los senadores Víctor Pérez y Andrés Allamand llegarían al gabinete

Un llamado minutos antes del cambio de gabinete del martes habría recibido la presidenta del Senado, Adriana Muñoz, del ahora exministro Claudio Alvarado, donde se le comunicó que habría un cambio ministerial y que los senadores Víctor Pérez y Andrés Allamand llegarían al gabinete.
Fue en ese momento que el exministro de la Segpres -que asumirá como parlamentario en el cupo de Pérez- habría realizado una de sus últimas gestiones antes de dejar La Moneda al pedir que se aplazara por "fair play" la votación del veto del proyecto de no corte de los servicios básicos, en el que el Gobierno buscaba, manteniendo la medida, corregir aspectos que podían resultar inconstitucionales.
Sin embargo, el veto se votó de todos modos y fue rechazado en el Senado por 28 votos, pero pese a ese revés, no estuvieron los votos para la reposición de los artículos, lo que terminó por provocar que se eliminaran del proyecto aquellos en que el Ejecutivo advertía vicios de inconstitucionalidad.
Y es que en medio de la derrota política del Gobierno -y la crisis en Chile Vamos- producto del retiro del 10% y el cambio de gabinete, la noticia cayó bien en Palacio, donde varios destacaron la importancia de que no existiera un nuevo fracaso.
De hecho, para evitar ese escenario, el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet; el subsecretario de la Segpres, Juan José Ossa, y sus respectivos equipos, se enfocaron en persuadir a los parlamentarios de Chile Vamos que podrían nuevamente desalinearse de los votos oficialistas.
Según comentan cercanos a las autoridades, se comunicaron con todos los senadores de sus filas para explicarles los motivos que tenía el Ejecutivo para vetar. Fueron claves también dos reuniones por "Zoom": una con diputados RN y la última con senadores del mismo partido.
Por otro lado, reconocen desde las carteras involucradas que el foco de las tratativas fue principalmente en que se no prosperara la insistencia más que ganar el veto, porque para los senadores era más clara esa estrategia y así no aparecerían "vetando" el no corte de suministros.
Por otra parte, previo a la discusión del veto en el Senado, también existió un debate interno sobre qué hacer con el proyecto aprobado por el Parlamento, de hecho el veto se presentó casi un mes después de su despacho. Según fuentes de Gobierno, Jobet, Ossa y Cristián Larroulet fueron defensores de la presentación del veto, mientras que otras figuras de La Moneda estaban por dejar pasar la iniciativa para no generar una crítica de la ciudadanía. Según las mismas fuentes, el Presidente Piñera siempre manifestó su intención de corregir el proyecto, y en al menos tres ocasiones se reunió con el titular de Energía y el subsecretario de Segpres.
Fue ese el motivo por el cual se presentaron distintas minutas y se recogió la opinión de una serie de constitucionalistas para buscar la mejor fórmula, que no cuestionara la prohibición del corte de suministros, pero sí protegiera al Estado de eventuales presentaciones de privados ante el Tribunal Constitucional.