Martes, 22 de Septiembre de 2020

El reto de la Ley de Regalías

ColombiaEl Tiempo, Colombia 22 de septiembre de 2020

Diego Dorado
Las regalías son el motor de la inversión pública territorial del país, lo que, aunado a la actual situación del país, es razón para usarlas de manera estratégica

Diego Dorado
Las regalías son el motor de la inversión pública territorial del país, lo que, aunado a la actual situación del país, es razón para usarlas de manera estratégica. Ya la Contraloría ha llamado la atención en la poca efectividad de estas. Su impacto, depende de varios factores, entre estos procedimientos, actores y esquemas de distribución regional. Tema que el nuevo proyecto de Ley de Regalías, hace grandes esfuerzos. Da mayor reconocimiento a las comunidades étnicas, elimina los OCAD municipales, permite que los privados estructuren proyectos, entre otras. Sin embargo, este proyecto, que ya esta en debate, desconoce temas claves del plan nacional de desarrollo y la esencia del Departamento Nacional de Planeación (DNP). La Comisión Rectora, máximo órgano del sistema de regalías, queda concentrado en departamentos y municipios productores, dejando la lectura que los no productores no tendrían participación y no es claro el nivel jerárquico de la secretaria de dicha comisión. En mi opinión, no es prudente que la secretaria quedé en manos de las Direcciones de regalías del DNP, pues genera conflicto de intereses, sino en la Subdirección o en la Dirección de Descentralización de Desarrollo Territorial. Otro aspecto, es el rol del DNP en los Ocad regionales. De ser miembro con voto, pasa a ser secretario técnico de estos. Dándole la vocería del gobierno -el voto- a entidades, que no tienen como misión el desarrollo regional. Grave omisión, a la entidad que ha liderado por mas de 60 años la visión del desarrollo del país, y que, por razones administrativas, termino asumiendo el manejo administrativo del sistema de regalías. Es decir, por hacer el bien cuando asumió el chicharrón del Fondo Nacional de Regalías, termino crucificado y negado. Por último, la regionalización de las regalías. Esta debería tener presente las dinámicas regionales, más que una distribución administrativa. El Plan Nacional de Desarrollo, es un ejemplo de esto. Las regiones consideradas fueron resultado del análisis y la concertación. Por ejemplo, San Andrés, no quedó en el Caribe, sino como una región independiente, "Seaflower Region", debido a que su dinámica, prioridades e interrelaciones varían frente a las de los departamentos continentales con costa en el Caribe. Sin duda el proyecto de ley trae cosas buenas, pero se beneficiaría de aclarar el nivel de la secretaria técnica de la Comisión rectora, repensar el rol del DNP en los Ocad regionales, y adoptar la misma regionalización del Plan Nacional de Desarrollo. Esto reconocería las dinámicas regionales y daría consistencia entre las regalías y el plan de desarrollo aprobado. Así mismo, permitirá canalizar un pequeño porcentaje de estos recursos para el desarrollo marítimo, activando la región de Océanos incluida en el plan, que es, de lejos, la que mayor potencial de desarrollo le puede ofrecer al país.
Exsubdirector del Departamento Nacional de Planeación (DNP).