Viernes, 07 de Octubre de 2022

Los desafíos que le aguardan a Sánchez en su aventura francesa

ChileEl Mercurio, Chile 11 de agosto de 2022

Alexis es pieza angular en un proyecto que vive una caótica metamorfosis de estilo. "Me gusta la presión, que las cosas sean difíciles para yo hacerlas fáciles", dijo el tocopillano. "La expectativa que él genera es un arma de doble filo", aseguran exjugadores del club galo.

"Lucien Agoumé, mi compañero en Inter", advirtió Alexis Sánchez en su presentación como nuevo futbolista del Olympique de Marsella, "me decía que este club es el número uno de Francia y todos los niños quieren jugar aquí. Me llamó la atención que era el único equipo francés que ha ganado la Champions. Empecé a analizar y dije que por qué no. Venir acá es un reto".
"Me sorprendieron", agregó el chileno en referencia al recibimiento que le brindó la afición en el aeropuerto Marignane. "Se nota una pasión", detalló el atacante, cuyo vínculo es por una temporada más otra opcional, para luego fotografiarse en la cancha del famoso Vélodrome ante un centenar de curiosos, portando una camiseta con su nuevo número: el 70.
"Cuando defiendes ese club uno se siente como en casa por la mentalidad del hincha, es toda una ciudad atrás, juegas con un promedio de 60 mil fanáticos, que se identifican mucho con el futbolista sudamericano, por el corazón que ponemos", contextualiza el exzaguero argentino Renato Civelli, que defendió la entidad de La Provenza.
"Marsella es quizás el más popular de Francia, un club muy pasional, con el estadio a nivel de clubes más grande del país, en las tribunas suelen tirar bengalas. Es impresionante jugar ahí y a los rivales ese ambiente les pesa, los achica", completa Florent Tourchut, redactor de la revista France Football.
"Alexis es un grande y llega a un equipo faro de Francia, muy, pero muy fervoroso para lo bueno y para lo malo, ahí se vive el fútbol con pasión latina. El Vélodrome empuja como ninguno. El chileno en el Inter no era titular, pero era un joker extraordinario, acá tendrá otro estatus, será titular y deberá rendir siempre al máximo. Ahí está mi única duda, porque a los jugadores de 30 y pico años el físico los conduce a jugar de otra manera, veremos cómo lo llevan, porque el calendario es muy duro. La Ligue 1 es un torneo que necesita de estos jugadores referenciales, le da otra publicidad", expone Pablo Correa, técnico uruguayo que dirigió a Nancy y Auxerre, y hoy radicado en Francia.
El "Niño Maravilla" se une al régimen de "Les Minots", cuyo proyecto descansa en el capital del magnate norteamericano Frank McCourt, también dueño del equipo de béisbol Los Angeles Dodgers. La parcela deportiva la gestiona el español Pablo Longoria, recién instalado en la presidencia. El ejecutivo aplicó cirugía mayor al organigrama, incluido nuevo entrenador: el croata Igor Tudor -ex Hellas Verona- reemplazó a Jorge Sampaoli, lo que supone una metamorfosis profunda al estilo de juego.
"Gracias, Alexis, por creer en el proyecto. Él puede subir de nivel al equipo. Para el Olympique tener a un jugador del nivel de Sánchez es muy importante no solo por su nivel, sino por la capacidad que tiene de atraer a otros jugadores, la credibilidad y mentalidad ganadora", valoró Longoria en la presentación del mundialista.
Derrocar al PSG
"Del sello de posesión de Sampaoli ahora se dio un giro con Tudor, que tiene experiencia en Italia, juego más defensivo, con transiciones rápidas, bloque cerrado, ya se sabe que muchos jugadores han tenido inconvenientes, no es fácil cambiar, ha habido discusiones, necesitará resultados rápidos", observa Correa. Las quejas de la plantilla al estilo de Tudor son públicas e incluso los roces llegaron al staff : Mauro Camoranesi llegó como asistente, pero duró una semana y dejó la aventura gala.
Sánchez es la 9ª alta del mercado del Marsella, sumándose al meta Rubén Blanco (Celta), los zagueros Isaak Touré (Le Havre), Chancel Mbemba (Porto) y Samuel Gigot (Spartak Moscú), los laterales Jonathan Clauss (Lens) y Nuno Tavares (Arsenal), el volante Jordan Veretout (Roma) y el atacante colombiano Luis Suárez (Granada). Todas las altas, más la ficha definitiva de jugadores que estaban en condición de préstamo, completan una inversión de 73 millones de euros, según Transfermarkt.
El objetivo es recuperar la hegemonía local desbancando al Paris-Saint Germain, porque esta temporada el Marsella cumplen 13 años sin ganar la Ligue 1. "Lille y Monaco lo lograron en su momento, pero es muy difícil ganarle el torneo a PSG, se juega prácticamente por el segundo lugar y el hincha marsellés lo sabe, ellos dicen que juegan contra Qatar, cargan que no es un club, que compiten contra un Estado que compra los jugadores que quiere (...) No sé el momento de Alexis en la actualidad, pero si llega al nivel que tuvo en River o Arsenal, el hincha lo va a querer. Por el cartel que tiene, la forma de jugar y temperamento, será bien recibido. Él llega con más nombre, pero debe responder, es un arma de doble filo por la expectativa que genera", amplía Civelli.
"El dominio de PSG, el Marsella lo vive mal, pero es difícil ponerse a esa altura por un tema presupuestario, esos dos partidos tendrá que lucharlos, pero el real torneo para el OM es con el Lyon y Monaco", reseña Correa.
El frente a frente con el PSG, que ganó ocho de las últimas diez ligas locales, es moribundo para "Les Phoceens", porque consiguieron vencer una vez al rival capitalino en los últimos 25 duelos (20 derrotas y cuatro empates). Fue en la campaña 2021/2022, bajo el mando de André Vilas-Boas, en su visita al Parque de los Príncipes en plena pandemia. Ante Lyon, el derrotero más fresco tampoco es benigno: un triunfo en los diez duelos recientes.
"En lo deportivo, encontrará marcajes más fuertes. Italia siempre tuvo esa fama de rigidez defensiva, mucha táctica, pero en la Serie A hace rato se juega de otra forma, la liga francesa es mucho más atlética, con defensores muy rápidos y muy físicos. Veremos qué rol le piden a Sánchez en el equipo; si le exigen recuperar mucho, eso consume energía y él necesita estar fresco, con lucidez en ataque", alerta Correa.
Civelli aporta: "Marsella es ciudad muy cosmopolita, al resto de los franceses no les gusta mucho, la encuentran un poco sucia, desordenada, pero es mucho más ordenada que Buenos Aires, por ejemplo. Una cosa está clara: desde el inicio a Alexis lo van a adorar".
El tocopillano lo empezó a comprobar apenas pisó Marsella.
'' El recibimiento fue lindo. En todas partes me han recibido bien. Como dice el dicho, uno nunca es ídolo en su país".
'' Jugar Champions es algo lindo. Competir en lo mío. En todos lados gané títulos. Vengo a ganar algo acá".
ALEXIS SÁNCHEZ