Martes, 06 de Diciembre de 2022

Sanamente

MéxicoEl Universal, México 7 de octubre de 2022

Dismorfia corporal Espejito, espejito Controla la necesidad de tener la apariencia perfecta y deja atrás la ansiedad por sentirse feo Víctor Jiménez* EL GRÁFICO La mayoría de las personas tienen algo que no les gusta acerca de su apariencia: la nariz aguileña, una sonrisa que muestra las encías, ojos rasgados o saltones

Dismorfia corporal



Espejito, espejito



Controla la necesidad de tener la apariencia perfecta y deja atrás la ansiedad por sentirse feo







Víctor Jiménez*



EL GRÁFICO







La mayoría de las personas tienen algo que no les gusta acerca de su apariencia: la nariz aguileña, una sonrisa que muestra las encías, ojos rasgados o saltones. Aun cuando nos inquietan estas características físicas, no llegamos al punto de obsesionarnos y afectar nuestras vidas.



Y a ti, ¿te preocupa en exceso la apariencia de alguna parte de tu cuerpo, probablemente tu cara? ¿Pasas mucho tiempo comparando tu aspecto con otras personas? ¿Con mucha frecuencia te ves al espejo o evitas por todos los medios mirarte al espejo? ¿Haces un gran esfuerzo para ocultar tus "imperfecciones": pasas mucho tiempo peinándote, maquillándote o eligiendo tu ropa? ¿Los pensamientos negativos acerca de tu apariencia te dominan? Si la preocupación por tu apariencia es abrumadora o te impide vivir normalmente, es probable que sufras de dismorfia corporal: sufrir de una gran ansiedad por la apariencia y sentirse feo.



Ana, una enfermera de 35 años, hacía todo lo que menciono en el párrafo anterior. Además, constantemente les preguntaba a otras personas si se veía bien, pero a la vez no creía cuando le decían que era atractiva. Gastaba mucho dinero, incluso el que no tenía, en tratamientos para la piel y el cabello y se sometía a severas dietas y ejercicio intensivo para mantenerse en forma.



¿Cuáles son las causas? La mamá de Ana tenía una personalidad obsesiva y era muy ansiosa. Es posible que Ana tuviera una predisposición genética a pensamientos recurrentes y obsesivos como los de su mamá. Estas ideas la llevaban a realizar acciones repetitivas, como mirarse al espejo constantemente.



A esto habrá que agregarle el hecho de que, siendo adolescente Ana fue víctima de "bullying" por parte de sus compañeros porque se desarrolló más rápido que los demás y se sentía avergonzada. Es común que la dismorfia corporal comience en la adolescencia, entre los 12 y los 13 años, y que afecte a hombres y mujeres por igual. La dismorfia corporal afecta con mayor frecuencia a quienes sufrieron maltrato infantil o traumas sexuales.



¿Cómo afecta? Algunas personas están tan insatisfechas que les cuesta participar en actividades sociales. Ana se volvió una persona aislada y su dificultad para socializar llegó a afectarla en la escuela; faltaba a clases porque no quería que los demás la vieran.



Posteriormente, tuvo que enfrentar problemas al relacionarse con sus parejas a causa de su autorrechazo.



Hay quien se obsesiona tanto con su apariencia que recurre a cirugías para reparar lo que ve como imperfecciones. El rechazo de sí mismo y las ideas obsesivas pueden llevar a la persona a caer en depresión.



Toma nota



Datos importantes acerca de la dismorfia corporal:



1. Debido a que la dismorfia corporal con frecuencia comienza en la adolescencia, es importante identificarla a tiempo para comenzar un tratamiento psicológico. Las opciones de tratamiento incluyen psicoterapia y medicamentos para la depresión y ansiedad.



2. Muchas personas con dismorfia corporal no buscan ayuda porque les preocupa que los demás las vayan a tachar de vanidosas.



3. Los amigos y la familia pueden recordarle a la persona con dismorfia lo bella que es, sin que esto tenga un efecto positivo sobre ella. Siente que no es lo suficientemente atractiva y no puede escapar de sus propias ideas.







LIBRO



Cómo amar y aceptar tu cuerpo



Autor: Alan Harris



Sinopsis: ¿Sueles ser muy duro contigo mismo? ¿Cuándo te miras al espejo solo te fijas en tus "defectos"? Con este libro aprendes a enamorarte de un cuerpo que nunca creíste fuera merecedor de amor.



*Psicoterapeuta Facebook.com/VictorJimenezMx