Sábado, 20 de Julio de 2024

‘La inseguridad, estúpido’

ColombiaEl Tiempo, Colombia 10 de julio de 2024


Miguel Gómez Martínez
En la campaña presidencial de 1992, pocos pensaban que Bill Clinton podía derrotar al presidente Georges Bush que había ganado la primera guerra del Golfo Pérsico y cuyo gobierno tenía resultados muy aceptables


Miguel Gómez Martínez
En la campaña presidencial de 1992, pocos pensaban que Bill Clinton podía derrotar al presidente Georges Bush que había ganado la primera guerra del Golfo Pérsico y cuyo gobierno tenía resultados muy aceptables. El asesor político de Clinton, James Carville, identificó que el ángulo débil de Bush era su manejo de la economía. Ordenó a Clinton repetir incansablemente que la economía iba mal y acuñó la frase que se hizo célebre, "is the economy, stupid" (es la economía, estúpido). La ventaja de Bush se fue reduciendo y, contra todas las expectativas, su contrincante triunfó. Cuando se mira el balance de la primera mitad del gobierno actual, son los muchos los temas de la agenda que están pendientes. La ejecución presupuestal es pobre, la economía está frágil, los escándalos abundan y la polarización enrarece el ambiente político. Pero lo que preocupa realmente a los ciudadanos, y que está moliendo al gobierno en las encuestas, es el manejo de la seguridad y el orden público. Lo cierto es que el gobierno recoge lo que ha cosechado. Las barridas en todas las fuerzas militares han descabezado oficiales con experiencia y conocimiento. El desmantelamiento de la inteligencia es casi total. Se privilegia el ascenso de oficiales grises que, en otra coyuntura, no llegarían a las altas jerarquías. Han reintegrado oficiales en retiro con el único argumento de ser leales en términos ideológicos. Pero sin duda lo más grave ha sido la selección del ministro de Defensa, un personaje enemigo histórico de las fuerzas y sin conocimiento en los temas de seguridad. Es evidente que la capacidad operativa de las fuerzas está muy debilitada. Su reacción es lenta y débil. La fuerza aérea tiene parte importante de sus equipos en tierra por problemas de mantenimiento y los militares están acobardados por las investigaciones promovidas por las ONGs con el beneplácito del gobierno. En el terreno, todo tipo de organizaciones armadas y criminales imponen su ley ante la mirada pasiva de alcaldes y gobernadores abandonados por el gobierno central. Mientras el sistema penal colapsa, la ciudadanía tiene una sensación de miedo e impotencia pues sabe que los malandros operan en total impunidad. Las cárceles están en manos de las mafias que imponen su ley dentro y fuera de los penales. Los transportadores, cansados de la inseguridad y los bloqueos en las carreteras, protestan pero el gobierno sólo tiene oídos para los bandidos que quiere amnistiar en su proyecto de paz total. Si este gobierno, que se dice del pueblo, no escucha el clamor de la ciudadanía por una mayor seguridad, seguirá perdiendo espacio de maniobra y respaldo, sobre todo en las regiones. Parodiando a Carville, alguien debería decirle al alto gobierno: "Lo que te hace impopular es la inseguridad, …". *** Coletilla: Por falta de carácter político, el FEPC se está tragando el reducido espacio fiscal del gobierno.
Consultor empresarial. migomahu@gmail.com
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela