Martes, 06 de Diciembre de 2022

Gobierno prepara un proyecto de ley con incentivos tributarios para quienes administren bienes patrimoniales

ChileEl Mercurio, Chile 25 de diciembre de 2018

El Ejecutivo busca que la sociedad civil se involucre en la restauración de inmuebles, descentralizar el Consejo de Monumentos Nacionales y modificar sus categorías protegidas.

El Palacio Pereira, en Santiago, representa un símbolo de la restauración patrimonial, aseguran en el Gobierno. "El edificio concentraba todos los males de una legislación imperfecta", explica el subsecretario del Patrimonio, Emilio de la Cerda.
Con una inversión de US$ 22 millones, el inmueble terminado en 1872 está siendo restaurado y ya tiene casi un 80% de avance. Poco a poco está recuperando los colores originales que adornaron su fachada en calle Huérfanos a fines del siglo XIX.
Los trabajos se pudieron concretar en 2011, luego de que el Estado comprara el inmueble, un hecho que la cartera define como excepcional. "En estricto rigor, el Estado no se puede hacer cargo de comprar todos los edificios patrimoniales. Tenemos que ser capaces de mejorar los mecanismos tributarios para que sea la sociedad civil, el sector privado, quien ayude a mantener ese patrimonio", detalla De la Cerda.
Ese es uno de los puntos que buscará mejorar un proyecto de ley que prepara el Ministerio de las Culturas, y que debería ingresar al Congreso en marzo. Basado en parte en una iniciativa concebida en el primer gobierno de Sebastián Piñera, que no avanzó en el Parlamento, ahora la idea es crear incentivos para los dueños de bienes patrimoniales, para que estos los gestionen y los administren en lugar de solo protegerlos legalmente. Así se evitará que los inmuebles se deterioren gravemente, como sucedió en el Palacio Pereira.
De la Cerda insiste en que "tenemos un paradigma de protección de patrimonio muy legalista. Nos quedamos relativamente conformes cuando tenemos un decreto de declaratoria, pero en realidad ese no es el fin de un camino. Ese tiene que ser el comienzo de un proceso que tiene como único objetivo la protección del bien y la defensa de los valores simbólicos que ese bien representa".
Normativa obsoleta
La Ley de Monumentos Nacionales data de 1970 (la antecedió un decreto de 1925), por lo que para las autoridades es un marco normativo obsoleto.
Coincide el presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, Sergio Baeriswyl, para quien "el patrimonio figura como un elemento central para el mejoramiento de la calidad de vida en las ciudades. En ese sentido, nosotros como consejo apoyamos plenamente la iniciativa, porque viene a actualizar una normativa que es muy arcaica, en el sentido de que tiene su origen hace varias décadas, por lo que no responde adecuadamente a las necesidades de protección patrimonial de ahora".
En esa línea, otro de los ejes que abordará el proyecto es actualizar la composición del futuro Consejo de Patrimonio según estándares de hoy.
Se establecerán estructuras regionales de patrimonio resolutivas en todo el país. Según De la Cerda, eso permitirá acelerar los procesos de revisión, porque "hoy Santiago es cuello de botella de todo lo que pasa en Chile".
Explica que "el consejo no tiene estructuras regionales. Sesiona completamente desde Santiago, es un órgano técnico que tiene 22 miembros pero que opera solo desde la capital, por lo tanto toda la diversidad regional, toda la posibilidad de que existan tomas de decisiones locales, está completamente pautada por este órgano centralizado".
Otro ámbito que buscará mejorar la ley es actualizar las categorías de protección del Consejo de Monumentos Nacionales. La idea es incorporar el patrimonio inmaterial "como la protección de tradiciones de algunos inmuebles patrimoniales. Por ejemplo, eventos culturales que hagan los miembros de iglesias que son patrimonio en Chiloé", detalla De la Cerda.
Además, se intentará incorporar una sexta categoría de protección, llamada "Paisaje", para velar por que ese aspecto también se considere a nivel urbano.
Para Baeriswyl, una de las grandes virtudes de Chile son sus paisajes, lo que no está siendo aprovechado en las ciudades, por lo que es urgente crear valor urbano con la producción de patrimonio. "Chile ha demostrado estar en los rankings internacionales de los países más atractivos por su paisaje. Entonces tiene que tener una política de protección del paisaje muy fuerte", detalla el premio nacional de Urbanismo 2014.
Protección
La iniciativa también abordará el tráfico ilícito de bienes patrimoniales, como en el caso Schüler.