Martes, 21 de Mayo de 2019

Un asunto personal

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 20 de mayo de 2019

NUEVA YORK

NUEVA YORK.- De primera instancia Keanu Reeves aceptó el rol de "John Wick" como una movida estratégica para darle apoyo a Chad Stahelski y David Leitch, dos coordinadores de "stunts" con quienes forjó una relación profesional durante la filmación de "The Matrix" y sus dos secuelas.
La historia de un asesino que sale de su retiro temprano después de que le matan su perro era más una oportunidad para que ellos iniciaran su carreras como directores que crear otra franquicia de acción para Reeves.
Cinco años y dos secuelas más tarde, Keanu Reeves no puede esconder su deleite de continuar interpretando a John Wick "en filmes que buscan hacer algo original y rendirle tributo a los legados cinematográficos que a Chad (Stahelski, el director) y a mí nos encantan y nos emocionan".
En un a parte exclusivo con El Nuevo Día, el actor que inicio su carrera como héroe de acción en los noventa en "Point Break" y "Speed" nos cuenta por qué trabajar en las secuelas de John Wick se ha convertido para él en una experiencia personal.
¿Cómo han evolucionado los filmes de John Wick desde que han ido produciendo las secuelas?
KR- Pues a mí no deja de asombrarme las conversaciones que tenemos mientras estamos tratando de descifrar qué vamos a hacer con este personaje. Son horas y horas de hablar de lo que nos emociona en el cine y no solo en el género de acción. Estos filmes cargan con muchas influencias: film noir, películas de samurai, de artes marciales por su puesto y hasta de filmes de vaqueros. Pero de esas conversaciones también hablamos de mitología griega o hasta de arquitectura. Ese último tema se convirtió en algo importante porque en este hay que darle una identidad concreta al Continental Hotel. Fue fascinante poder atar todo eso en el diseño de producción para esa localización.
Ademas de poder explorar el Continental ¿qué es lo otro distintivo del tercer capitulo de esta saga?
KR- Antes de ir a construir los sets y darle una identidad visual al filme hubo que decidir qué iba a pasar con este personaje. Y la realidad es que la razón por la cual sigo diciendo que sí es porque yo quiero saber lo próximo que va a pasar con él. Para esta película decidimos que era importante no dar un brinco al futuro y empezar justo donde terminó la anterior. Eso fue divertido y emocionante Porque de ahí en adelante puede pasar cualquier cosa. Sabíamos que con esta película queríamos expandir el mundo de este personaje y que se sienta que todo sucede en un universo bien detallado. Por esos las horas y horas de conversación sobre la arquitectura del hotel ( Se ríe)
En otro tipo de filme, y quizás esto incluye la primera película, John Wick solo sería presentado como un arquetipo. En esta seguimos averiguando cosas de su pasado. ¿Cuan emocionante sigue siendo este personaje para ti?
KR- Bien emocionante. sobre todo porque hemos tenido el espacio para que el personaje siga evolucionando. Pero además porque en la filmación hay espacio para seguir inventando. Por ejemplo, en el guion el personaje estaba corriendo por Central Park, pero cuando nos toca preparar esa secuencia alguien dice ¿Por qué no se monta en un caballo? Y de momento eso nos empuja a hacer algo más creativo y genial. Y mientras más personajes nuevos vamos conociendo más nos permite seguir mostrando otras dimensiones del mundo que él habita.
Toda película de acción presenta retos físicos para su protagonista, pero tú tienes un entusiasmo y pasión inquebrantable para estos filmes. ¿Te has puesto a pensar por qué?
KR- Algunas películas son más personales que otras. Y en estas películas yo estoy mucho más involucrado que en otros de mis proyectos. Yo he sido parte de la construcción de estos proyectos desde el principio. Y eso es bien gratificante. Esta es una producción donde se valora lo que tengo que decir y siento que es una colaboración genuina con el director y el equipo de producción. Así que estas películas son bien personales para mi pero de una forma diferente.