Sábado, 05 de Diciembre de 2020

Negocios se recuperarían hasta en 2021

El SalvadorLa Prensa Gráfica , El Salvador 5 de diciembre de 2020

La mayoría de empresas estima que podrá recuperar sus ventas en los nueve meses posteriores a la fecha en la que termine la emergencia, que podría ser el 6 de junio. Sin embargo, de prolongarse por el confinamiento y las restricciones económicas, muchas tendrán que tomar acciones drásticas que implican reducción de personal.

Javier Orellana
La mayoría de empresas estima que podrá recuperar sus ventas en los nueve meses posteriores a la fecha en la que termine la emergencia, que podría ser el 6 de junio. Sin embargo, de prolongarse por el confinamiento y las restricciones económicas, muchas tendrán que tomar acciones drásticas que implican reducción de personal.
La Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CAMARASAL) ha estado realizando encuestas periódicamente entre sus socios para conocer la situación; ayer presentaron el diagnóstico más reciente que parte de una muestra que incluye a la micro, pequeña, mediana y gran empresa de los sectores industrial, comercio y servicios.
Al finalizar la emergencia, un 45 % de los encuestados dice que podría recuperar su facturación en un período de hasta seis meses, mientras que el 55 % se tardaría entre siete meses y un año.
La gremial considera que algunos están siendo optimistas. En algunas áreas, como turismo, la recuperación podría ser más compleja, así como en el caso de los restaurantes, que tendrán que hacer inversiones para acoplarse a la nueva normalidad. La caída de las remesas también podría ser un factor que golpearía más al sector comercial, según el presidente de CAMARASAL, Jorge Hasbún.
A las empresas también se les consultó por las medidas que tomarían en caso que se extienda la emergencia por cuatro semanas más: solo 7 % dijo que seguiría operando normalmente, un 20 % tendría que suspender personal, otro 20 % procedería a recortarlo y un 11 % tendría que cerrar definitivamente. Otros dicen que cerrarían sucursales, suspenderían su operación o la reducirían.
De hecho, en lo inmediato algunas tendrían que dejar de pagar alquiler, proveedores, salarios o impuestos.
El Ministerio de Trabajo ha insistido en muchas ocasiones en que los empleos de los salvadoreños están protegidos y que prácticas como la suspensión de contratos no pueden ser aplicadas automáticamente, sin embargo, un abogado consultado por este medio explicó que por cómo se han redactado decretos de emergencia y el Código de Trabajo, sí se puede si la operación se ha visto afectada.
Pagar salarios cuando el Gobierno ha restringido las operaciones y no hay ingresos es un desafío para las empresas. De hecho, el mismo Gobierno dice tener problemas de liquidez para pagar sueldos.
Hasbún señaló que la Ley de Protección al Empleo, que incluye el subdsidio de hasta 50 % del salario de los trabajadores para las mipymes y un fondo para préstamos productivos, ya fue aprobada por la Asamblea Legislativa, pero no está siendo implementada.
"Hay 350,000 familias que se pueden quedar sin ingresos, esto lo venimos diciendo desde hace dos meses".
"Las empresas de todo tamaño están sufriendo una rápida descapitalización en el corto plazo de un mes".