Miércoles, 12 de Agosto de 2020

Abriría la puerta al fraude electoral

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 12 de agosto de 2020

El nuevo Código Electoral abre la puerta para que personas que no residen en Puerto Rico voten en las próximas elecciones, advirtieron conocedores del tema preocupados con la posibilidad de que ocurra un fraude electoral

El nuevo Código Electoral abre la puerta para que personas que no residen en Puerto Rico voten en las próximas elecciones, advirtieron conocedores del tema preocupados con la posibilidad de que ocurra un fraude electoral.
En ese estatuto, se redefine el concepto de domicilio para ampliar las circunstancias en que un elector puede solicitar el voto ausente o el voto adelantado en los comicios generales del 3 de noviembre y en eventos electorales futuros.
"El diseño que tiene esta ley electoral abre, de forma real, la posibilidad de que se emitan votos por personas que no tienen derecho a votar en Puerto Rico porque no están domiciliados aquí", sostuvo el exsecretario de Justicia Héctor Reichard.
El voto ausente, de acuerdo con el nuevo Código, se permite a "todo elector domiciliado en Puerto Rico y activo en el registro general que lo solicite" y que presente una declaración jurada a la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) afirmando que, el día del evento electoral, estará fuera de la isla.
En las pasadas elecciones de 2016, 2,410 electores utilizaron ese mecanismo del voto ausente. El profesor de Derecho Electoral Héctor Luis Acevedo sostuvo que, con el nuevo Código Electoral, el universo de electores que pueden acceder al voto ausente se multiplicará.
"Son votos muy difíciles de fiscalizar y, cuando haya una elección cerrada, los resultados van a depender del correo y van a tardar semanas", señaló.
Previo al cambio en la ley, el voto ausente estaba reservado para 12 categorías de electores, como militares, estudiantes y confinados fuera de Puerto Rico.
El voto adelantado, por su parte, estaba reservado para policías, confinados en la isla, periodistas y fotoperiodistas, empleados de la CEE y personas hospitalizadas, entre otros.
Ahora, con el nuevo Código Electoral, el voto adelantado está disponible para toda persona que trabaje el día de la elección; cuidadores de menores de hasta 14 años, personas con impedimentos o postradas en cama; personas hospitalizadas, los candidatos, todo aquel que no solicitó voto ausente y estará fuera de la isla el día de la elección, personas no videntes o con problemas de movilidad y mayores de 80 años.
"Mi preocupación es la administración de las listas para esos votos (adelantado y ausente). Si una persona vota ausente o adelantado legalmente, pero no se registra como tal, esa persona podría volver a votar porque no se registró bien. Mi preocupación es que, en la CEE, no sepan llevar tracto de ese voto porque los funcionarios no estén lo suficientemente preparados en tan corto tiempo", explicó el excomisionado electoral del Partido Popular Democrático (PPD) Eudaldo Báez Galib.
"Abre la puerta para la elección doble. Es decir, poder votar dos veces, lo que es ilegal", agregó.
El también excomisionado electoral del PPD Gerardo "Toñito" Cruz dijo que confía en que los votos ausentes y adelantados sean administrados correctamente por la Junta Administrativa de Voto Ausente, que tiene la responsabilidad de validar esas solicitudes y procesarlas.
Destacó que, en el caso del voto ausente, es que se podría producir mayormente un fraude electoral si el elector reside en Estados Unidos, se registra para votar allá y también es un elector registrado para votar en Puerto Rico.
"No es posible tener dos domicilios electorales. Eso no puede ser ni tan siquiera una posibilidad. Es ilegal", recalcó.
Entretanto, el presidente del Senado y presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), Thomas Rivera Schatz dijo que "ninguna disposición del nuevo Código Electoral contraviene los derechos del elector o decisiones de las cortes estatales o federales sobre los procesos electorales".
Además, cuestionó por qué los populares favorecieron la ampliación del voto adelantado para las primarias locales del 9 de agosto y ahora lo rechazan para eventos electorales venideros.
"Si lo aceptaron para las primarias, cuál es el problema para la elección", cuestionó.
Resaltó, además, que el PPD usó el nuevo Código Electoral para exigir, en los tribunales, que 5,551 electores fueran sacados del registro electoral porque están registrados en Puerto Rico y Estados Unidos. El asunto es atendido, ahora mismo, por la CEE que debe depurar el registro.
"La última transacción electoral es la que se toma en cuenta para la intención del elector de dónde quiere votar", afirmó Rivera Schatz, autor del nuevo Código Electoral.
Cruz ripostó que, precisamente, "ese es el problema" porque, pese a que una persona no viva en Puerto Rico, puede estar debidamente registrada en la isla y votar aunque su domicilio sea en Estados Unidos.
Reichard añadió que el nuevo Código Electoral dispone sobre el voto ausente "que no se puede cuestionar y se suma a la dificultad de constatar que ese elector realmente está domiciliado en Puerto Rico".
Voto incuestionado
El nuevo Código Electoral establece también que , "al momento de presentar su solicitud de voto ausente, a ningún elector se le podrá cuestionar, interrogar y tampoco requerir documentos o certificaciones de ningún tipo".
"Es al elector a quien corresponde el derecho y la facultad de determinar dónde ubica su domicilio electoral", dice el Código. Aclara, además, que el elector no puede estar registrado más de una vez dentro de la jurisdicción de Puerto Rico o simultáneamente en otra jurisdicción de Estados Unidos.
Pero Reichard dijo que, pese a esa aclaración, "en la nueva ley, el domicilio queda al arbitrio del solicitante para votar y ello es concluyente".
"Aumenta la posibilidad de que una persona que no está domiciliada aquí pida el voto ausente mostrando su licencia de conducir de Puerto Rico o un pasaporte expedido mientras vivía aquí", continuó para explicar cómo se podría producir el fraude electoral.
Previo a las elecciones de 2016, líderes del PNP, como el alcalde de Orocovis, Jesús Colón Berlingeri, y el exalcalde de Fajardo Aníbal Meléndez reconocieron que incentivaban que el puertorriqueño que emigró a Estados Unidos regresara a la isla para participar de los comicios.
Acevedo dijo que, con el nuevo Código Electoral, está práctica seguirá, pero "ahora no tienen que pagar el pasaje. Esto facilita el que la gente que no vive aquí decida las elecciones del que vive aquí", sentenció.
Sin embargo, el excomisionado electoral del PNP Edwin Mundo Ríos dijo que el antídoto que tienen los partidos para evitar que la diáspora vote en las elecciones son las recusaciones.
"Esa gente que no vive en Puerto Rico, tienes que recusarlos. Punto. (Pero) no lo quieren hacer, hay vagancia", apuntó.
En ese contexto, indicó que cuatrienio tras cuatrienio han mermado las recusaciones de los partidos. En las elecciones de 2012, hubo 2,378 recusaciones; en 2016, 1,986.
Igualmente, reconoció como válida la queja de que no debieron cambiarse las reglas electorales en pleno año electoral.
Los opositores al nuevo Código Electoral indicaron que las nuevas reglas para la recusación también harán del proceso uno más cuesta arriba.
El proceso de recusación de un elector quedó inalterado en el nuevo Código Electoral, pero ahora, como parte de los "derechos y prerrogativas del elector", se prohíbe "todo acecho u hostigamiento de otro para formular una recusación que pretenda excluirlo del registro general de electores y, por ende, privarlo de su derecho al voto".
"No dice que no se puede recusar. Dice que no puedes incurrir en el delito de acecho. Nada más. Entonces, cuál es el problema con eso", cuestionó Rivera Schatz.