Sábado, 19 de Septiembre de 2020

Subsidio al empleo será por decreto y empresas que postulen deberán acreditar caídas de ingresos

ChileEl Mercurio, Chile 18 de septiembre de 2020

Gobierno planea anunciar la medida después del feriado de Fiestas Patrias. Sence estará a cargo del portal de postulaciones que realizarán los empleadores.

El plan era lanzar la política de subsidios a la contratación la semana pasada; sin embargo, retrasos en la plataforma tecnológica que administrará las postulaciones al beneficio han postergado el anuncio.
Así lo confirman fuentes que han estado al tanto del diseño de la propuesta clave del Ejecutivo para ayudar al proceso de reactivación de la economía en medio de la pandemia. Las mismas fuentes señalan que ahora trabajan con la idea de empezar a implementar la medida de regreso del feriado de Fiestas Patrias.
Ya estaría zanjado que la aplicación del plan de subsidios se hará vía decreto de los ministerios de Hacienda y del Trabajo, el que facultará al Servicio Nacional de Capacitación (Sence) la gestión del programa de bonificación a la contratación de mano de obra en empresas que operan en zonas afectadas por la emergencia sanitaria. El mismo Sence operaría el portal donde las empresas postularán, las que deberán acreditar una baja de ingresos.
En específico, se incrementará temporalmente la cobertura de los subsidios a la contratación vigentes para jóvenes y mujeres, desde el 40% al 60% más vulnerable. En paralelo, se creará un subsidio mensual, entre uno y seis meses de duración, para todo trabajador desempleado o suspendido. El subsidio debe ser equivalente a un porcentaje del sueldo mínimo, con un tope de remuneración bruta mensual de 20 UTM.
Uno de los escenarios que se ha trabajado es que el subsidio a la contratación sea de un 50% del sueldo mínimo. En la actualidad, este alcanza los $320.500, por lo que el aporte estatal para la contratación podría ascender hasta los $160 mil por trabajador.
Una vez extinguido el subsidio, se establecerá un crédito tributario a la contratación equivalente al 23% del valor de la remuneración de cada nuevo trabajador dependiente. El esquema debe contar con un piso mínimo de meses de contratación y un tope máximo del monto del crédito por contratación, así como con resguardos para evitar malos usos.
Asimismo, para impedir que las empresas despidan y contraten a sus trabajadores existentes para acceder al subsidio, antes de la entrada en vigencia del instrumento, las compañías deberían inscribir en un registro la nómina de trabajadores con contrato vigente. Para ello, se evalúa fijar la planilla de empleados en una fecha determinada, utilizando datos administrativos de la Administradora de Fondos de Cesantía (AFC), para lo cual se debe, además, establecer un mecanismo que prohíba a las empresas despedir para recontratar con el subsidio. Si el subsidio aplica en su variante de retención de trabajadores, se estudia fijar restricciones o prohibiciones al despido por un período de 3 o 6 meses a partir del mes siguiente del último mes en que se recibe el aporte.
Alejandra Mustakis, presidenta de Asociación de Emprendedores (Asech), cree que es clave "darle un sentido de urgencia a los subsidios".
Mustakis plantea que "las pymes debiesen tener algún tipo de preferencia en la postulación. Por ejemplo, las micro, pequeñas y medianas podrían postular primero que las grandes; o que un porcentaje del monto vaya destinado especialmente para las mipymes". Añade que esperan que el monto del subsidio "fuese por sobre el 50% del salario mínimo, tomando en cuenta lo vulnerables que están hoy".
US$ 1.507 millones
Ese es el monto que ya provisionó el Ministerio de Hacienda para los subsidios.