Lunes, 26 de Octubre de 2020

Paso a desnivel inicia la cuenta regresiva

PerúEl Comercio, Perú 26 de octubre de 2020

Primer eslabón ? Emape admite que se debe ejecutar trabajos complementarios para que esta obra en el óvalo Monitor no termine trasladando el tráfico.

Por JUAN PABLO LEÓN ALMENARA



Los planes para construir un paso a desnivel en el óvalo Monitor nacieron en el 2013 con una promesa imposible: ir de La Molina al Callao en treinta minutos. Esto lo dijo el entonces alcalde del distrito del este limeño Juan Carlos Zurek, sin considerar que, para lograrlo, los conductores tendrían que manejar sin detenerse, sin semáforos y sin tráfico a una velocidad constante de 54 km/h por los 27 kilómetros que separan ambas jurisdicciones. Algo improbable en una ciudad como Lima.





Aun así, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) aceptó el proyecto en el 2015. Un año después, fue suspendido antes del estudio de factibilidad. En el 2017, un grupo de especialistas en materia vial indicó que la obra por sí misma solo trasladaría el tráfico hacia un nuevo cuello de botella más adelante y se propuso evaluar una mejora en la semaforización. En julio del 2019, se volvió a anunciar su construcción, pero sin fecha de inicio. Ahora, el comienzo de la ejecución ha sido confirmado por la Empresa Municipal Administradora de Peaje (Emape) a El Comercio: diciembre de este año.





?En detalle?





Hacer un paso a desnivel significa adaptar una intersección vial con infraestructuras a diferentes alturas, con el fin de disipar la carga de vehículos y agilizar el flujo. En el óvalo Monitor, la rampa de inicio del paso a desnivel comenzará en Javier Prado (altura del cruce con Manuel Olguín), luego se elevará por encima del óvalo y continuará hasta una rampa descendente que desembocará en Circunvalación Golf Los Incas [ver infografía].





Tendrá una extensión aproximada de 1,5 km en total (la sección aérea será de unos 870 metros de longitud). Habrá dos carriles por sentido. El tiempo de construcción será de aproximadamente un año con un costo de S/57,7 millones, según informó José Buleje Guillén, gerente general de Emape.





?La velocidad de los autos podría incrementarse de 35 km/h a 70 km/h. La obra plantea reducir la carga vehicular en un 30%?, dice el funcionario.





Buleje reconoce que la obra, por sí sola, no cumpliría el 100% de su objetivo si no se ejecuta todo un paquete de proyectos complementarios. ?Se deberá colocar intersecciones semaforizadas en la zona de La Fontana, para que haya más fluidez, y un anillo vial a la altura de la avenida La Molina para resolver los giros a la izquierda. Estas obras van a evitar los cuellos de botella?, sostiene.





Esto es imprescindible considerando que hay expertos en materia vial que aún creen que esta obra por sí misma solo llevaría el tráfico hacia más adelante.





?Desde el trébol hasta el óvalo Monitor, Javier Prado tiene cinco carriles. El óvalo Monitor también tiene cinco carriles. Desde el óvalo Monitor en dirección a La Molina, Javier Prado se reduce a tres carriles. Lo único que se va a lograr es trasladar el embotellamiento?, dice el ingeniero vial David Fairlie, especializado en estudios de impacto de tráfico de la Universidad de Connecticut y del Instituto Nacional de Carreteras (Estados Unidos). El experto explica que existen otros diseños alternativos menos costosos. Uno de ellos es la intersección de flujo continuo, un diseño vial que permite prever los giros a la izquierda con cambios de carril anticipados, para evitar el conflicto vial antes de que se forme el cuello de botella.Mariana Alegre, directora del observatorio Lima Cómo Vamos, cree que la obra planteada tiene un objetivo que se contradice con la política en favor del peatón de la Municipalidad de Lima. ?Los peatones han sido ignorados en esta ?solución?. El resumen ejecutivo de la obra incluye como indicador de éxito el incremento de la velocidad de los autos sin considerar la seguridad del peatón?, dice Alegre.





Emape sostiene que coordina con el área de Transporte No Motorizado Lima para promover la instalación de ciclovías y de más espacio para el peatón a nivel del suelo en Javier Prado, que tras la construcción del paso a desnivel presentaría menos carga vehicular.





LO QUE DEBE SABER





Polémica por su utilidad en el tiempo