Martes, 06 de Diciembre de 2022

FMI alerta de que aumenta riesgo de recesión mundial

ColombiaEl Tiempo, Colombia 7 de octubre de 2022

La directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, llamó ayer a los Estados e instituciones a actuar frente al creciente riesgo de recesión en el mundo

La directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, llamó ayer a los Estados e instituciones a actuar frente al creciente riesgo de recesión en el mundo. Georgieva llamó a "mantener el rumbo" en su lucha contra la inflación, para prevenir "una peligrosa nueva normalidad" de economías frágiles. Es fundamental "estabilizar la economía mundial abordando los desafíos más inmediatos", incluida la lucha contra la inflación, la protección de las poblaciones más vulnerables y las dificultades de la deuda, dijo en un discurso en Washington. Sin embargo, comentó, el proceso podría ser doloroso, y si los bancos centrales actúan de manera demasiado agresiva podrían "hundir a muchas economías en una recesión prolongada", advirtió días antes de que el FMI publique sus pronósticos para el próximo año, los cuales, dijo, serán a la baja. La inflación, afirmó, sigue "todavía obstinada, todavía persistente" porque "el riesgo de no hacer lo suficiente es mayor que el riesgo de hacer demasiado". "Todo dependerá -agregó- de las decisiones que tomemos ahora. Estas medidas determinarán si "este período de fragilidad se convierte en una peligrosa nueva normalidad". El FMI, en efecto, rebajará la próxima semana las perspectivas de crecimiento globales ante la incertidumbre que se vive a nivel internacional, según adelantó este jueves Georgieva. El Fondo publicará el martes sus previsiones para 2022 y 2023, que según la directora gerente pronosticarán una caída del crecimiento. Será la consecuencia de múltiples factores: varias crisis agudizadas por el impacto de la guerra en Ucrania tras ser invadida por Rusia y los desastres ecológicos que desestabilizaron un poco más una economía mundial erosionada por la pandemia. Según el Fondo, además de que el riesgo de recesión está aumentando, incluso cuando el crecimiento sea positivo, la sensación será de recesión a causa de la caída de los ingresos reales y el aumento de precios. Podría ser incluso peor: "La incertidumbre es altísima, en un contexto de guerra y pandemia. Puede haber otros choques económicos". El objetivo principal -insistió- debe ser reducir la inflación, para impedir que se arraigue y evitar "tasas (de interés) aún más altas y persistentes". En un discurso en la Universidad de Georgetown (EE. UU.), la máxima responsable del ente financiero internacional aseguró que la economía global está viviendo un cambio de paradigma: de uno en que abundaban la predictibilidad, la cooperación, la baja inflación y los bajos tipos de interés a otro más frágil y de gran incertidumbre. El discurso de Georgieva se hizo para lanzar las reuniones anuales del FMI, que se llevarán a cabo la próxima semana en Washington. Los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales de más de 180 países se reunirán la próxima semana en la capital estadounidense para la primera cita totalmente presencial del FMI y el Banco Mundial desde 2019, antes de la pandemia de covid-19. De acuerdo con Georgieva, la nueva economía global deberá hacerles frente a una mayor volatilidad, enfrentamientos geopolíticos y desastres climáticos más frecuentes y devastadores. Por todo ello, el Fondo rebajará las perspectivas de crecimiento global en su actualización de la próxima semana -aunque Georgieva no matizó en qué porcentaje-. Caída por dos trimestres El organismo estima que un tercio de la economía mundial experimentará por lo menos dos trimestres consecutivos de contracción en este año o en el próximo. La última proyección publicada por el FMI en la primavera de este año era que en 2023 la economía mundial creciese un 2,9 por ciento. La economista búlgara también se refirió al aumento de los riesgos de estabilidad financiera causados por la rápida variabilidad en los precios, los altos niveles de deuda soberana y la preocupación por la falta de liquidez en segmentos claves del mercado financiero. Para tratar de estabilizar la economía, el FMI propuso a los políticos y autoridades de todo el mundo mantener la lucha contra la inflación, llevar a cabo una política fiscal "responsable" que proteja a los vulnerables y aunar esfuerzos para ayudar a los mercados emergentes y a las economías en desarrollo.