Martes, 06 de Diciembre de 2022

"Lucas y yo", el complejo proceso del crecimiento

ChileEl Mercurio, Chile 24 de noviembre de 2022

Álex es un niño de cinco años

Álex es un niño de cinco años. Hijo de una madre soltera y a cuyo padre no ha visto nunca. Por lo tanto, carece de una imagen paterna, pese a tener un padrastro con el que no se lleva muy bien. Está terminando la etapa del kínder y se prepara, no sin cierta preocupación, para ingresar a la enseñanza básica. Es introvertido e imaginativo, todo lo contrario de su amigo Lucas, al que admira por su seguridad y personalidad, y por ser quien le hace entender distintas cosas, ya que parece conocer más a los mayores.
"Lucas y yo", una coproducción del Teatro Municipal de Las Condes y The Cow Company, es una adaptación de la obra del autor argentino Hernán Casciari, estrenada en 2019 y que permaneció en la cartelera de Buenos Aires por cerca de dos años. A la escena local llega bajo la dirección de la actriz Elisa Zulueta y con Fernando Godoy y Nicolás Oyarzún interpretando a Álex y Lucas, respectivamente.
Se trata de una mirada al mundo infantil bajo una óptica adulta. Aquí se presentan todos los miedos y preguntas que surgen en esa precoz etapa de la vida. Desarrollada en seis escenas, aparecen los temas de las relaciones familiares, la diversidad, la violencia, la muerte, el amor, el chupete, la sexualidad, la tecnología, la educación y el mundo adulto. Sobre este último aspecto, Lucas en un momento dice la reveladora frase: "Los grandes no saben explicar, evaden". Y, sobre los cambios que vienen para su amigo, advierte en varias ocasiones: "La básica es lo peor que hay en el mundo".
Aunque Godoy y Oyarzún han desarrollado principalmente su carrera en televisión, en teleseries, aquí ejecutan un muy buen trabajo. Les entregan toda la emotividad y expresividad a sus personajes y hacen gala de toda su plasticidad y energía sobre el escenario. A todo ello ayuda la ingeniosa escenografía modular que se utiliza.
El único pero es que al tratar de abarcar demasiadas temáticas se extiende algo más de lo necesario. Sin embargo, se suple al ser un texto inteligente y emotivo, que además de incorporar elementos del realismo mágico, llama a la reflexión y a comprender que, la mayoría de las veces, los menores no son uniformes y entienden mucho más de lo que se pudiera creer.
"Lucas y yo", de una hora y 35 minutos de duración, aunque es una obra sobre la infancia, su público objetivo son los adultos, al tratar el complejo proceso del crecimiento. Es a los cinco años cuando se empiezan a germinar hábitos y valores. También logra en paralelo reflejar, a través de estos dos niños y sus historias, el mundo de los adultos con sus similares temores, como el miedo al cambio.
Teatro Municipal de Las Condes. Funciones jueves a sábado, a las 19:30 horas. Domingos, a las 18:00. Hasta el 27 de noviembre.