Miércoles, 28 de Febrero de 2024

Comienzan primeras liberaciones de fauna nativa afectada por los incendios forestales

ChileEl Mercurio, Chile 18 de marzo de 2023

Dos pudúes y cuatro aves rapaces volvieron a su hábitat tras un mes en un centro de rehabilitación. En las próximas semanas se seguirá con otros ejemplares.

Primero un pudú se asomó fuera de su jaula y a los segundos lo siguió otro ejemplar, un poco más tímido. Rodeados de voluntarios del Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre de la U. de Concepción (CRFS-UdeC), los dos animales continuaron explorando el terreno y dando cuidados pasos. Luego, uno de ellos empezó a comer frutos de un arbusto.
Así fue el primer regreso a la libertad de fauna nativa rehabilitada en la Región de Ñuble, después de los incendios de febrero. Además de los pudúes, el 8 de marzo también fueron liberadas cuatro aves rapaces: un tucúquere y tres tiuques.
Paula Aravena, médica veterinaria y directora del CRFS-UdeC, lideró esta exitosa experiencia. "Los ejemplares fueron liberados en la precordillera de Ñuble. En un sitio muy protegido", dice.
Con un microchip
"Los pudúes liberados llegaron en estado de shock , tenían una merma a nivel sistémico, y además tenían síntomas de intoxicación por humo", explica la directora del CRFS-UdeC. Por eso, su proceso de rehabilitación constó de varios pasos.
Una vez que los animales estuvieron clínicamente sanos, fueron llevados hasta otra locación donde había jaulas y eran alimentados. "Al principio les dábamos comida a la misma hora para que se adecuen, pero a medida que pasaba el tiempo cambiamos los lugares y aumentamos la dificultad. Ellos tenían que buscar en distintos horarios", explica Aravena. También les dejaban ramas o paja para que las usaran en sus refugios.
La veterinaria precisa que los pacientes pueden ser liberados una vez que están tanto clínicamente sanos como ecológicamente competentes, es decir, que saben buscar alimento, agua o refugio. En el caso de los pudúes, esto ocurrió un mes después de que llegaran al centro.
Para facilitar su monitoreo luego de dejarlos libres, a los mamíferos se les pone un microchip y además se instalan cámaras trampa en varios de los sitios donde se hacen las liberaciones.
"La primera liberación funcionó muy bien. Para lograr esto se requiere de un trabajo titánico entre profesionales de la U. de Concepción, los voluntarios del centro y el Colegio Médico Veterinario (Colmevet)", comenta Andrea Burgos, coordinadora regional de la comisión nacional de respuesta a desastres del Colmevet Ñuble.
Monitos del monte
Para asegurar el éxito de futuras liberaciones, el CRFS-UdeC empezó a colaborar recientemente con el Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) para determinar cuáles son los mejores lugares para liberar a la fauna rehabilitada.
Darío Moreira, profesor del Departamento de Gestión Agraria de la U. de Santiago e investigador asociado del IEB, explica que en el caso de los pudúes los sitios recomendables para volver a estar en la naturaleza son bosques nativos alejados de comunidades humanas y que contengan especies de las que este animal se alimente. Además, deben contar con una superficie y conectividad que permitan su movilidad.
"La colaboración tiene que ver con identificar aquellas áreas donde puedan encontrar condiciones de hábitat idóneas o más cercanas a sus requerimientos ecológicos, con el fin de que puedan sobrevivir y desplazarse a otros sitios", puntualiza el investigador asociado del IEB.
Paula Aravena explica que en el corto plazo en Ñuble van a liberar pudúes, tiuques, tórtolas y una pareja de quiques. "Y en la Región del Biobío tenemos cuatro pudúes, monitos del monte y otras aves", agrega.
Daño permanenteHay algunos animales que producto de las lesiones probablemente nunca podrán ser reintroducidos en su hábitat. Paula Aravena comenta que dos pudúes del centro de rehabilitación de la U. de Concepción tendrán que usar prótesis, ya que perdieron sus pezuñas. Además, hay otros animales que estarán por lo menos seis meses más en el centro. Por esto, resalta la necesidad de continuar con las donaciones. "Es muy caro atender a pacientes quemados", dice. Burgos, del Colmevet, concuerda y agrega: "Esto no ha terminado. La necesidad de los animales no acaba acá. Requerimos de ayuda al menos para tres meses más".
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela