Jueves, 18 de Julio de 2024

Colliers calcula impacto preliminar por US$ 240 millones en pérdidas para cerezas por precipitaciones

ChileEl Mercurio, Chile 20 de noviembre de 2023

A pesar del impacto del clima, Rodrigo Gil, gerente del Área de Campos Agrícolas de la firma, asegura que la temporada debería ser positiva por menores costos de fletes marítimos.

La mayor preocupación para la temporada de exportaciones de cerezas chilenas no estará en los contratiempos de la logística esta temporada, sino que en los eventos climáticos que afectan a Chile. Hace unas semanas comenzaron los primeros embarques a China de la principal fruta de exportación nacional. Si bien las expectativas apuntan a continuar con volúmenes récord, las estimaciones de la industria se han recortado debido al impacto de las lluvias tanto en invierno como en primavera.
En este sentido, la consultora inmobiliaria Colliers analizó el posible impacto que registraría el sector cerecero para esta temporada 2023-2024. Rodrigo Gil, gerente del área de Campos Agrícolas de la firma, indicó que las proyecciones para los envíos de cereza han ido variando "básicamente por la inestabilidad climática producto del fenómeno de El Niño que se ha dejado sentir en Chile", lo que se traduciría en unos US$ 240 millones en pérdidas debido al daño que han sufrido algunas variedades de cosecha temprana.
Gil señaló que las proyecciones preliminares de daños producto de las lluvias estarían en un rango de entre un 15% y un 20%, versus la estimación de producción de inicios de temporada en torno a 95 millones de cajas con una expectativa de alcanzar ingresos por US$ 2.500 millones. En este sentido, afirmó que el efecto de las precipitaciones equivale a "un total aproximado de 19 millones de cajas menos de exportación, lo que se traduce en US$ 240 millones en pérdidas solo para productores, sin considerar las pérdidas para otros actores de la industria de la cereza como plantas de proceso, intermediarios o exportadoras".
"Se suma un otoño e invierno con temperaturas sobre lo normal, lo que dificultó la entrada en receso de los huertos de cerezo y generó una menor acumulación de horas frío, y una primavera más bien húmeda que resultó en una menor cuaja de frutos producto de abortos florales, explicando la dificultad en la estimación de producción de esta temporada y su tendencia a la baja", agregó.
Detalló que en las lluvias de la semana pasada, cayeron hasta 40 milímetros en un solo día en la zona centro sur, lo que provocó "daños por partidura o cracking tanto en cerezas de variedades tempranas como Royal Dawn o Brooks a punto de ser cosechadas, y que son las más afectadas, así como en otras variedades un poco más tardías como Lapins o Santina, que también se han visto afectadas por el mismo daño y que en definitiva no podrán ser exportadas".
Pese a que el "impacto es importante y se centra sobre las variedades tempranas de cereza", Gil aseguró que "a pesar de los daños y el alza de costos de producción y de proceso en packing , creemos que los números a final de temporada serán positivos teniendo en cuenta que el Año Nuevo chino esta temporada es más tarde y el costo de los fletes marítimos a China presenta una disminución respecto de la temporada pasada, lo que debería ayudar a tener positivos retornos a productores". Agregó que para esta temporada, los valores de las tarifas de envío se ubican en torno a los US$ 8.000 por contenedor, bajando de los US$ 14.000 que se registraron en la campaña pasada.
"Aquellos productores que han logrado minimizar los daños por efecto del clima, aunque esto traiga consigo un aumento de costos, ya sea aplicando productos para mejorar la cuaja o protectores contra la partidura por las lluvias o incluso con vuelo de helicópteros sobre los huertos para eliminar humedad producto de las lluvias, y aquellos productores que contaban con techo y que finalmente lograrán cosechar y exportar, tendrán la posibilidad de llegar a mejores precios de liquidación por su fruta", dijo.
No obstante, el gerente del área de Campos Agrícolas de Colliers recalcó que se debe tener en cuenta la eventualidad de nuevas precipitaciones que podrían aumentar la cantidad de cerezas dañadas y aumentar las pérdidas.
"El sector agrícola está siendo puesto a prueba hace años con la sequía que venimos arrastrando por casi 10 años, los incendios de las últimas temporadas, las inundaciones de este año y ahora los efectos del fenómeno de El Niño con lluvias fuera de temporada", sostuvo Gil. "A pesar de todo esto, nuestro país sigue siendo referencia a nivel mundial por la calidad de su fruta, lo que se traduce en una sólida demanda desde el extranjero y en esto es destacable el compromiso de los agricultores que han tenido que buscar nuevas zonas de producción e invertir en nuevas herramientas y productos que, si bien generan alza de costos, aseguran la entrega de fruta de primera calidad en mercados de destino", añadió.
Menor costoCostos de envío bajaron de US$ 14.000 a US$ 8.000 por contenedor, ayudando a compensar impactos climáticos.
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela