Sábado, 24 de Febrero de 2024

Estudio de Oxford: No existe un vínculo irrefutable entre internet y peor salud mental

ChileEl Mercurio, Chile 29 de noviembre de 2023

En los últimos veinte años, solo se han visto pequeños cambios en el bienestar de la población global, los cuales no sugieren que esta tecnología se vincule a resultados psicológicos negativos, concluyen científicos.

En las últimas dos décadas, la adopción generalizada de internet ha levantado la preocupación de que esta tecnología y las plataformas digitales hayan afectado negativamente la salud mental y el bienestar psicológico de distintas poblaciones del mundo.
Esto, explican investigadores de la Universidad de Oxford (Inglaterra), es lo que los llevó a investigar este tema, por medio de un estudio que calificaron de "histórico" y cuyos resultados acaban de ser publicados en la revista Clinical Psychological Science.
El trabajo concluye que "en los últimos veinte años solo se han visto cambios pequeños en el bienestar y la salud mental de la población mundial que no sugieren la idea de que internet esté vinculado a resultados psicológicos negativos".
Para llegar a esas conclusiones, los autores del estudio analizaron datos de dos millones de personas de entre 15 y 89 años de 168 países, en relación con el uso per capita de internet y estadísticas de adopción de banda ancha móvil.
También utilizaron información de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre las tasas de ansiedad, y depresión y autolesiones entre 2000 y 2019. Y contrastaron esto con la adopción de internet en los países. El equipo además evaluó el bienestar de las personas por medio de encuestas, tanto presenciales como telefónicas, en los distintos idiomas nativos de los encuestados.
Así, los datos arrojaron que las experiencias tanto negativas como positivas habían aumentado un poco, pero no se halló evidencia de peso de que esta tecnología estuviera asociada a daño psicológico generalizado, señalaron los investigadores.
Andrew Przybylski, investigador del Instituto del Internet de Oxford, psicólogo experto en cómo las redes sociales y los videojuegos influyen en la salud mental y coautor del estudio, dijo: "Buscamos con mucha atención una prueba irrefutable que vinculara la tecnología y el bienestar, y no la encontramos".
Pruebas extremas
El experto añadió: "Incluso pusimos nuestros hallazgos bajo pruebas más extremas para ver si había aspectos que habíamos pasado por alto y más bien descubrimos que una mayor adopción de banda ancha móvil predecía una mayor satisfacción con la vida. Sin embargo, esta asociación fue demasiado pequeña para tener importancia".
Jaime Silva, doctor en Psicobiología, investigador y director del Instituto de Bienestar Emocional UDD, opina que lo que se ve en el estudio "es que efectivamente no hay una variación importante en los niveles de satisfacción, en un período en el que el uso de móviles y de internet ha crecido exponencialmente. Y esto tiene mucho sentido para quienes estudiamos la psicología y en general el tema de las emociones".
Silva explica: "Se ha demostrado que las vivencias negativas que más afectan son aquellas que tienen un efecto directo en la salud mental y el bienestar, como agresiones o insultos, o que los despidan del trabajo, o tener una enfermedad grave. Esas son las situaciones que más impactan emocionalmente a las personas y, en ese sentido, la tecnología o internet pueden ser un medio, pero no causa".
El experto pone un ejemplo: "Si hablamos de ciberbullying , efectivamente la tecnología se utiliza como medio para generar agresiones verbales a través de las redes sociales, pero ahí el internet es un instrumento, no una causa del problema. En el fondo es como se está usando una herramienta para generar daño".
Si esto se ve desde el punto de vista opuesto, plantea Silva, "podríamos pensar que por la llegada de internet, donde hay tanta información sobre cómo tener una vida plena, habría un bienestar mayor y significativo, pero no es así".
Otros factores
Coincide Soledad Garcés, académica de la Universidad de los Andes y directora de la Fundación para la Convivencia Digital.
"Si bien este estudio está hecho a partir de los 15 años, cuando eres adolescente, es súper coincidente con lo que se ve en los colegios", asegura Garcés. Y añade: "Solemos pensar que porque los niños y adolescentes están muy conectados a internet y a las redes sociales, esa es la razón de su malestar, pero no es así. Hay otros factores que se ha visto que tienen mayor peso, como mala alimentación, trastornos del sueño, abandono parental o modelos de crianza muy castigadores".
Silva aclara que los resultados de Oxford "no invalidan" los hallazgos que otros estudios científicos han arrojado sobre poblaciones más vulnerables a una peor salud mental en relación con el mundo digital.
"Sí hay fenómenos que deben ser atendidos, como el impacto que pueden tener las redes sociales en personas con trastorno de la conducta alimentaria, por ejemplo, pero esto tiene que ver con poblaciones específicas y que son de antemano vulnerables a ello. Pero si analizamos lo que ha pasado con la población global, lo que el estudio muestra es que no hay correlación importante entre internet y un menor o un mayor bienestar", puntualiza el especialista.
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela