Sábado, 24 de Febrero de 2024

El país avanza hacia la transición energética

ColombiaEl Tiempo, Colombia 12 de febrero de 2024

La implementación de estaciones de carga eléctrica en las carreteras de Colombia ha avanzado de manera significativa en los últimos años, impulsada por la creciente popularidad de los vehículos eléctricos y la necesidad de reducir las emisiones de carbono

La implementación de estaciones de carga eléctrica en las carreteras de Colombia ha avanzado de manera significativa en los últimos años, impulsada por la creciente popularidad de los vehículos eléctricos y la necesidad de reducir las emisiones de carbono. El Gobierno colombiano ha establecido un marco regulatorio favorable para la instalación y operación de estaciones de carga eléctrica, lo que ha atraído inversiones privadas y ha permitido la expansión de la infraestructura de carga en todo el país. En ese sentido, buscando bajar las emisiones de gases efecto invernadero, tener una mejor calidad del aire y mitigar los efectos del cambio climático, en 2014 Colombia lanzó la estrategia nacional de movilidad sostenible. Esta iniciativa tiene como objetivo promover el uso de vehículos eléctricos e implementar estaciones de recarga. Tanto así, que la meta del Gobierno Nacional es que a 2030 el país tenga 600.000 carros eléctricos matriculados y en 2035 el 100 % de los buses de transporte masivo sean cero emisiones. Panorama actual Actualmente, existen varias empresas privadas que operan redes de estaciones de carga eléctrica en Colombia, incluyendo Enel-Codensa, Celsia, Terpel y ChargePoint. Estas compañías han instalado estaciones de carga en ciudades principales, carreteras y centros comerciales, lo que facilita la recarga de vehículos eléctricos durante viajes largos. Además, el Gobierno colombiano ha implementado incentivos fiscales y programas de apoyo para promover la adopción de vehículos eléctricos y la instalación de estaciones de carga. Estos incentivos incluyen exenciones de impuestos, descuentos en la compra de vehículos eléctricos y subvenciones para la instalación de estaciones de carga. Como resultado de estos esfuerzos, el número de estaciones de carga eléctrica en Colombia ha aumentado significativamente en los últimos años. Según Electromaps, Colombia cuenta con 202 estaciones de carga entre públicas y privadas y 475 conectores. Esto significó, en comparación con octubre de 2021, un aumento de 30,3 % para las estaciones de carga y de 36,5 % para los conectores. En total, hay 1.042 celdas de parqueo y recarga de bicicletas y patinetas eléctricas, distribuidas principalmente en Bogotá y Medellín. Por ejemplo, a la fecha, Terpel Voltex, ha instalado 20 de los 28 puntos que se tienen proyectados, lo que equivale a cerca de un 70 % de avance del plan inicial de expansión. "Además de seguir creciendo en todo el país y acercar a los usuarios este energético, ofrecemos en estas el buen servicio característico con infraestructura, equipos y productos de calidad que responden a las necesidades de todos nuestros usuarios", explicó Juan Daniel Rueda, gerente de Nuevos Negocios en Energía y Electromovilidad de Terpel. Además, la compañía estima abrir cerca de ocho puntos de carga rápida y siete ‘hubs’ para vehículos industriales. "Adicional de brindar la carga eléctrica, los usuarios cuentan en estas estaciones con soluciones pensadas para acompañarlos en sus recorridos como puntos de conveniencia, kioscos, puntos de lavado y más", comentó Rueda. Los retos de Colombia El gerente de Nuevos Negocios en Energía y Electromovilidad de Terpel, aseguró que la construcción de electrolíneras presenta varios retos que deben ser superados para su correcta implementación. Uno de los desafíos más importantes es la infraestructura eléctrica necesaria para abastecer de energía a estas estaciones de carga de vehículos eléctricos. Es fundamental contar con una red eléctrica estable y capaz de soportar la demanda de potencia que las instalaciones requieren. Además, los trámites de aumento de potencia pueden resultar complejos y dilatados en el tiempo. Obtener las autorizaciones y permisos necesarios para aumentar la capacidad energética de una electrolínera puede implicar una serie de trámites burocráticos que retrasan su puesta en funcionamiento. Es necesario simplificar y agilizar estos procesos para fomentar el desarrollo de esta infraestructura. Por otro lado, la definición de los espacios físicos destinados a las electrolíneras es otro desafío a tener en cuenta. Se requiere de un diseño adecuado de las áreas de carga y estacionamiento de vehículos eléctricos, así como la instalación de los equipos necesarios para realizar la recarga de manera eficiente. Es importante planificar y organizar estos espacios de manera óptima para garantizar la comodidad y accesibilidad de los usuarios. El valor del servicio El precio del costo de la carga eléctrica puede variar con base en el acuerdo existente con el comercializador de energía de cada ciudad. Actualmente el precio promedio en el país se encuentra entre $1.450 y $1.650 kilovatio/hora. Además, el precio total de la carga eléctrica tendrá en cuenta el tamaño de la batería del carro, lo que sería equivalente a la capacidad de galones de un vehículo a base de combustible, pues en la medida en que sea más grande, necesitará una mayor recarga.
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela