Viernes, 21 de Junio de 2024

Los infartos al corazón están afectando cada vez más a los menores de 45 años en el país

ChileEl Mercurio, Chile 29 de mayo de 2024

El estrés agudo, el colesterol elevado y el uso de ciertas drogas, así como el avance de la obesidad y la hipertensión son algunos de los factores de riesgo que estarían detrás del fenómeno, señalan los médicos.

Los ataques al corazón, también llamados infartos al miocardio, han estado tradicionalmente asociados con una edad avanzada.
Pero en los últimos años ha empezado a verse una tendencia que llama la atención: estos infartos están afectando cada vez más a los adultos jóvenes.
El fenómeno ya se había observado en otros países, como EE.UU., y ahora también se deja ver en Chile, de acuerdo con varios médicos especialistas.
Se trata de un tema que además se puso a flote en el país hace pocos días, tras la muerte del reconocido periodista Claudio Iturra, de 43 años, debido a un infarto al miocardio.
Según datos de Clínica Alemana, en este centro se ha observado un alza de entre 11% y 13% en los infartos en menores de 45 años durante los últimos cinco años. Así lo asegura Martín Larico, cardiólogo de la clínica. "En todo el mundo ha habido, lamentablemente, un aumento lento y progresivo en la frecuencia de infarto al miocardio en personas jóvenes", dice.
Y agrega: "En Estados Unidos, por ejemplo, hubo un estudio largo, hecho en varios estados y hasta 2020, en el cual se vio cómo esto se había incrementado. En un estado incluso se detectó que hasta el 20% del total de los infartos sucedía en menores de 45 años". Otro trabajo demostró algo parecido en India y Pakistán, señala.
En esa línea, una investigación de más de dos mil adultos ingresados por infarto al miocardio entre 2000 y 2016 en dos hospitales de EE.UU. descubrió que uno de cada cinco tenía 40 años o menos, y que la proporción de este grupo se había incrementado un 2% cada año durante la última década.
Otros expertos locales relatan un escenario similar en Chile. "Acá estimamos entre un 10% y 20% de aumento en estos casos entre los últimos diez años", asegura Pablo Pedreros, cardiólogo de Clínica Santa María.
"Al mismo tiempo se ha visto un aumento en las consultas en esta población por cuadros coronarios. Se notan también casos más graves que hace 20 o 30 años, en los que los pacientes jóvenes tienen afectación de más de una arteria y requieren intervenciones mayores", asegura el especialista.
Aumento evidente
Rodrigo Águila, cardiólogo de Clínica Indisa y del Hospital San José, revela que este mismo incremento ha sido notorio en ambos establecimientos.
"En el centro cardiovascular de la clínica hacemos unos 1.500 procedimientos cardiológicos al año; y en los últimos diez claramente hemos visto más personas jóvenes con infartos, incluso de 30 años", asegura Águila.
En el hospital, agrega, "la cantidad de menores de 45 años que se infarta también nos ha impresionado". El médico estima que el aumento "sería al menos del 10% en los últimos cinco años".
Las razones detrás del fenómeno son múltiples. La mayoría de los entrevistados coincide en que el estrés agudo, el colesterol elevado, el tabaquismo y el uso de ciertas drogas, como cocaína o heroína, son los principales elementos que podrían explicar el problema.
"En los jóvenes, el principal factor de riesgo es el estrés agudo, el cual favorece que se produzca el infarto. Lo que se ha visto en algunos estudios es que si bien ser diabético o sedentario tiene un fuerte rol en personas mayores, lo que tiene más peso en los jóvenes es un evento de estrés agudo o la acción de un vasoconstrictor fuerte, como pueden ser varias drogas ilícitas", dice Sonia Kunstmann, jefa del Servicio de Cardiología de Clínica Universidad de los Andes.
Sobre el estrés, Pedreros dice: "Los cuadros agudos de estrés pueden producir ruptura de la placa (depósitos de grasa) que se acumula en las arterias y producir un infarto en quienes ya tienen enfermedad coronaria, es decir, es la gota que rebasa el vaso".
Los médicos señalan que el avance de la obesidad y de la hipertensión entre la población joven también es un punto a considerar. "Nosotros estamos viendo más jóvenes con un exceso de peso y, raíz de ello, también con hipertensión y colesterol elevado. Personas de 30 años que, si no son tratadas, en diez años van a tener ateroesclerosis y riesgo de infarto", puntualiza Águila.
Para prevenir"Para quienes tienen antecedentes de familiares directos con enfermedades al corazón es muy importante hacerse un chequeo de factores de riesgo desde los 20 años, porque tienen antecedentes genéticos", aconseja Kunstmann. En ese sentido, los entrevistados apuntan a estar atentos principalmente a los niveles de colesterol y triglicéridos.
Por otro lado, ante posibles síntomas de un infarto (como fuerte dolor en el pecho de tipo opresivo, falta de aire o sudoración abundante y repentina), Kunstmann es enfática en la importancia de toser vigorosamente durante el trayecto a un centro de salud. "Esta acción causa remezones al corazón que hacen que la arritmia que se está produciendo pase, y puede salvar la vida mientras se recibe atención", asegura.
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela