Lunes, 16 de Julio de 2018

Astori y el "efecto rebote" en la economía para 2019

UruguayEl Pais, Uruguay 15 de julio de 2018

Para el año 2019 esperamos que haya un efecto que en economía llamamos rebote, sobre un volumen muy bajo de producción, extraordinariamente bajo en 2018 (por productos como la soja que fueron afectados por el clima)", indicó el ministro de Economía, Danilo Astori, el martes al acudir al Parlamento para explicar el proyecto de Rendición de Cuentas

Para el año 2019 esperamos que haya un efecto que en economía llamamos rebote, sobre un volumen muy bajo de producción, extraordinariamente bajo en 2018 (por productos como la soja que fueron afectados por el clima)", indicó el ministro de Economía, Danilo Astori, el martes al acudir al Parlamento para explicar el proyecto de Rendición de Cuentas.
Esa situación da "una oportunidad de que la cifra (del PIB) de 2019, solamente por el rebote sobre un punto de referencia bajo, tenga algunas décimas más de las que estimamos previamente", sostuvo el jerarca. Es que la previsión oficial de expansión de la actividad para el año próximo pasó de 3% al 3,3% que se incluyó en la Rendición de Cuentas.
Mientras que al referirse a las proyecciones para 2018, Astori indicó que se había comenzado el año "con una expectativa de crecimiento de 3%, sugerida por el 2,7% que terminó el año 2017, pero luego de transcurridos los primeros meses del año resolvimos volver a la meta inicial de 2,5% (porque) nos dimos cuenta de que no podíamos estar por arriba".
Previamente en su comparecencia, el ministro repasó algunos factores externos e internos que llevaron a la reducción del pronóstico de expansión de la economía. Por un lado enumeró los efectos que traen la suba de las tasas de interés en Estados Unidos, el aumento del precio del barril de petróleo (64% en el último año) y la evolución no favorable de los valores de colocación de productos exportables como el arroz y la soja en contrapartida destacó que mejoraron los precios de la leche en polvo y la carne.
Respecto al plano interno, mencionó que "el mercado laboral no ha reaccionado al crecimiento de la economía" ya que "los sectores que impulsaron la actividad no son, precisamente, generadores de empleo"; así como también que hay "una evolución preocupante de la inversión que ha tenido una evolución muy poco dinámica en los últimos años".
Pero Astori subrayó que en el último tiempo han aparecido "señales incipientes de recuperación" de este último factor: "por primera vez en unos cuantos años se ha detenido la evolución negativa del índice de volumen físico de la construcción"; "los proyectos presentados ante la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones tuvieron un crecimiento en el período enero-mayo de 2018 que supera a todos los anteriores"; y "después de varios años de comportamiento muy mediocre, desde septiembre de 2017 y hasta marzo de 2018 es la última medición que tenemos muestra un proceso de recuperación la inversión en maquinarias y equipos".
"Las cuentas fiscales siguen con mucha tensión en el país y marcan restricciones muy importantes a los efectos de definir medidas de política económica", reconoció Astori. Es que la última medición (12 meses cerrados a mayo) ubicó al déficit en 4% del PIB, el mayor nivel desde fines de 2016.
Igualmente, apuntó que "en 2017 el resultado fiscal estructural del sector público consolidado (que corrige factores estacionales o circunstanciales, no el que suele informarse cada mes) evidenció una mejora de casi un punto del PIB". Manifestó que eso es "una evolución auspiciosa porque, después de muchos años de crecimiento imparable del déficit fiscal porque siempre se mantuvo en trayectoria ascendente, por primera vez ha disminuido, y es una base para que el déficit observado también siga una evolución descendente".
"Reducir el déficit fiscal es necesario para estabilizar la relación entre deuda y producto. Como sabemos, el déficit fiscal se financia con deuda y, por lo tanto, son dos maneras de ver un mismo fenómeno", concluyó el ministro de Economía.