Sábado, 15 de Junio de 2019

¿Comprar un computador o armarlo usted mismo?

ColombiaEl Tiempo, Colombia 15 de junio de 2019

laura tamayo - Escuela de periodismo el tiempo - @Lftamayo_
Cuando se está en la búsqueda del computador ideal, no es lo mismo un equipo para editar video, diseñar renders o programar videojuegos

laura tamayo - Escuela de periodismo el tiempo - @Lftamayo_
Cuando se está en la búsqueda del computador ideal, no es lo mismo un equipo para editar video, diseñar renders o programar videojuegos. En torno a los equipos desktop (de escritorio) ha surgido toda una cultura acerca de lo que significa armar (conseguir, ensamblar y reemplazar los componentes para sus necesidades) una torre. Si bien siempre puede ir por una marca reconocida, quienes ensamblan sus propios equipos aseguran que esta resulta una mejor inversión a largo plazo. "Los clientes cuentan para qué van a usar el equipo y lo armamos", dice Henry Navarrete, comerciante de computadores en Unilago, popular centro comercial de tecnología en Bogotá. Hasta allí llegó Luis Guillermo Ramos, un realizador de video y gamer de 25 años que se acerca para cotizar una torre. El precio por las piezas y el ensamble es de 2’500.000 pesos. El joven afirma que es un buen negocio. Paso a paso Primero hay que pensar en el cerebro de la máquina: el procesador, que ejecuta las funciones y decide qué actividad va primero. Este puede ser fabricado por dos casas, Intel y AMD. En cuanto a los primeros, un Core i3 es suficiente para tareas básicas, pero labores como animación 3D, video-juegos, minería de datos o programación requieren un equipamiento Core i5 en adelante (en el caso de Intel) y Ryzen y Ryzen Pro (en el de AMD). Otro aspecto clave es la tarjeta gráfica o GPU (unidad de procesamiento gráfico), un mercado dominado por Nvidia. La GPU suele estar integrada al procesador, pero también se pueden añadir de forma independiente para que trabajen dedicadas a ejecutar programas exigentes en cuanto a los gráficos. Preste especial atención a la memoria RAM. Si busca un equipo robusto, asegúrese de que al menos tenga 8 GB de memoria. En cuanto a almacenamiento, en lugar de un disco duro puede optar por una unidad de estado sólido (SSD), algo más costosa pero que le permitirá a su equipo iniciarse más rápido. Todas estas piezas deben estar montadas sobre una board o tarjeta madre. Por último, asegúrese de escoger una carcasa con suficiente ventilación; en el mercado, usted podrá encontrar diferentes opciones de refrigerado y sistema de ventilación. Si no se asegura de que su equipo no se sobrecaliente, toda su inversión podría verse perdida. En cuanto a la pantalla, puede optar por el monitor que tenga a la mano. Es el caso de Camilo Villa, diseñador gráfico aficionado a los juegos, quien mandó a armar su computador por 2’200.000 pesos y optó por un Smart TV Samsung de 36 pulgadas que ya tenía en su casa. Tenga en cuenta que va a pasar mucho tiempo frente a ella y es clave que cuide sus ojos. "Es mucho más viable porque es una primera inversión costosa, pero a partir de ese momento es más fácil cambiar las cosas dependiendo de sus exigencias", explica Villa, quien mandó a ensamblar su equipo hace dos años y hasta el momento solo ha actualizado el disco duro. Hágalo usted mismo Julián Escobar, jugador profesional de League of Legends hace dos años, decidió armar su computador, proceso en el cual trabaja desde 2013. Fue así como compró las piezas y se guio con tutoriales de YouTube para montarlas. Sin embargo, dice haber encontrado dificultades en varios momentos porque las partes que tenía a la mano no eran iguales a las del video, aunque ha resuelto casos específicos con ingenieros especializados. Julián, quien afirma que en cinco años de uso solo ha tenido que renovar el procesador de su equipo, juega un promedio de 10 horas al día desde que es profesional en videojuegos. Y añade que otra ventaja, además de la personalización, es la comodidad de poder ajustar la distancia entre él y la pantalla y adecuar todo un lugar de trabajo. Esta característica también resulta llamativa para quienes trabajan desde casa. En resumen, nada está escrito en piedra, todo depende de qué va a utilizar el equipo y considerar las opciones disponibles en el mercado.