Sábado, 19 de Octubre de 2019

Un método para crear sangre de donante universal

PerúEl Comercio, Perú 19 de octubre de 2019

Conversión ? Un equipo de científicos ha identificado enzimas capaces de transformar sangre tipo A en tipo O, que puede ser transferida a toda clase de pacientes.

Cada año se extraen 117,4 millones de unidades de sangre en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero esa cantidad no es suficiente para las cirugías de emergencia, operaciones programadas y transfusiones de rutina que se llevan a cabo cada día en los centros médicos del planeta. Tan grave es el problema que en el 2017 la Cruz Roja Americana hizo un llamado de emergencia por una escasez crítica de sangre. Lamentablemente, la incompatibilidad entre los diferentes tipos de sangre (los principales son los grupos A, B, AB y O) complica más la situación. No obstante, un equipo de científicos ha descubierto que ciertas bacterias intestinales producen enzimas capaces de convertir la sangre tipo A en tipo O, considerada universal porque puede ser transferida a cualquier clase de paciente.





?Grupos diferenciados?





Antes que nada, hay que entender que cada uno de los principales cuatro grupos de sangre están definidos por moléculas de azúcar inusuales y específicas en la superficie de sus glóbulos rojos (células sanguíneas).





Si una persona con sangre tipo A recibe del tipo B, su organismo no va a reconocer las nuevas moléculas de azúcar y destruirá los glóbulos rojos recién llegados. Pero las células sanguíneas de las personas del grupo O carecen de dichas moléculas inusuales de azúcar, entonces, son recibidas sin problema.





?El avance?





Los especialistas han estudiado por años formas de resolver este problema. Una posible solución es el uso de enzimas para remover aquellas moléculas inusuales; sin embargo, las enzimas conocidas hasta la fecha no han mostrado ser lo suficientemente efectivas.





Es aquí donde llega Stephen Withers, biólogo químico de la Universidad de British Columbia (Canadá), y su equipo. Ellos analizaron los genes de millones de microorganismos para determinar cuál podría ser útil. Centraron sus estudios en nuestra flora intestinal, ya que ciertas bacterias que residen ahí tienen la capacidad de cortar azúcares para alimentarse.





Su trabajo los llevó a identificar dos enzimas producidas por la bacteria intestinal ?Flavonifractor plautii? que son hasta 30 veces más efectivas al separar las moléculas de azúcar de los glóbulos rojos tipo A, en comparación con el resto de enzimas estudiadas, dando como resultado: flamantes células de la sangre tipo O.





?Soy optimista de que tenemos un candidato muy interesante para ajustar la sangre donada a un tipo común?, dice Withers.





El especialista actualmente trabaja con sus colegas en el Centro para la Investigación de la Sangre de la Universidad de British Columbia para validar los efectos de estas enzimas y probarlas en una escala más grande para posibles ensayos clínicos. Los trabajos se enfocan por el momento solo en la conversión de glóbulos rojos tipo A, ya que son más comunes que el tipo B.





Para Withers, el tener la capacidad de transformar el tipo A en el tipo O ?ampliaría nuestro suministro de sangre y aliviaría esta escasez?.





Para tener en cuenta





Urgencia





A inicios de año, la Cruz Roja Americana anunció que tiene una necesidad crítica de donantes de sangre tipo O.





Porcentajes





Aproximadamente el 45% de los caucásicos, el 51% de los afroamericanos y el 57% de los hispanos son de tipo O, según datos de la Cruz Roja Americana.





Lo positivo





De acuerdo con la OMS, entre el 2008 y el 2015 se registró un aumento de 11,6 millones en las unidades de sangre donadas por voluntarios no remunerados.