Jueves, 05 de Diciembre de 2019

NE0716_0020

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 5 de diciembre de 2019

Autos y Coalición
En pos de la estabilidad del país
"Cualquier situación que le traiga inestabilidad al gobierno y por ende, también a los consumidores en la isla, afecta a la industria automotriz, como a cualquiera otra en Puerto Rico

Autos y Coalición
En pos de la estabilidad del país
"Cualquier situación que le traiga inestabilidad al gobierno y por ende, también a los consumidores en la isla, afecta a la industria automotriz, como a cualquiera otra en Puerto Rico. Mientras haya incertidumbre sobre el futuro político del país, los negocios no van a prosperar como lo han planificado", comentó el gerente general de Chrysler Group en Puerto Rico, Ricardo García, quien también dirige las operaciones de Chrysler, Dodge, Jeep, Ram y Fiat en Islas Vírgenes de Estados Unidos y el Caribe Occidental.
El también presidente del Grupo Unido de Importadores de Autos (GUIA), que agrupa los intereses de, al menos 22 marcas de automóviles en la isla, resaltó que "mientras quede ese vacío en el gobierno, nuestra economía va a sufrir", en referencia a los puestos que quedan vacantes en el gabinete del primer ejecutivo.
Aunque no tomó posturas a favor o en contra de la renuncia del gobernador, García explicó que la estabilidad política es uno de los factores que toma en consideración su industria, que representa cerca del 6% del producto interno bruto de Puerto Rico y emplea a 30,000 de sus residentes, al momento de invertir o no su dinero en la isla.
"Queremos que se resuelva ya para poder seguir hacia adelante", añadió el empresario antes de informar que discutirá la polémica gubernamental con la junta de directores de GUIA, los primeros ejecutivos de las principales marcas automotrices que operan en el país.
Por su parte, Gerardo Pascual, presidente de Auto Grupo, una de las redes de concesionarios automotrices más grandes en la isla, lamentó los cambios repentinos en el gobierno de Puerto Rico, ya que la estabilidad política, hasta ahora, había sido uno de los factores que "ha beneficiado a Puerto Rico sobre otros países latinoamericanos". Aunque cree que aún es muy temprano para determinar su impacto en la industria, Pascual predijo que los posibles actos de corrupción y depravación moral en altos rangos del gobierno estatal podrían ser nocivos para el ambiente empresarial y laboral de la isla.
"Nuestra industria no recibe asignaciones de dinero federal directamente, pero si esto prosigue y el gobierno federal sigue perdiendo la confianza en el gobierno (estatal), entonces tendremos que preocuparnos como país. Seguimos pendientes a los desarrollos", dijo el líder de industria quien maneja marcas estadounidenses como Ford y General Motors.
Mientras, la Coalición del Sector Privado de Puerto Rico (CSP), expresó su repudio sobre los arrestos de exfuncionarios y colaboradores de la actual administración del gobierno de Ricardo Rosselló y solicitó un plan de acción correctivo inmediato.
Francisco Montalvo, coordinador de la CSP, dijo que es imperante que se implante un plan holístico que logre erradicar el mal de la corrupción de nuestra sociedad.
"Todos estos sistemas de controles contra la corrupción no están funcionando por lo que urge que se revisen y modifiquen. Dar paso a la investigación, descubrir dónde se está fallando, pues es el desarrollo económico y la calidad de vida del pueblo la que se ve afectada directamente", dijo Montalvo.