Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Encandilados por las pantallas

ArgentinaLa Nación, Argentina 23 de septiembre de 2019

Cada vez dispositivos más pequeños despliegan mayor número de funciones

Cada vez dispositivos más pequeños despliegan mayor número de funciones. La combinación entre lo que en la jerga se conoce como el "hard", el soporte físico, y el "soft", esto es las aplicaciones, abre las puertas a un enorme y casi ilimitado caudal de posibilidades. Estos nuevos instrumentos de empoderamiento deben encontrar su mejor cauce para estar a nuestro servicio y sernos de utilidad, y no a la inversa.
Lamentablemente, las muchas virtudes que encierra este mundo digital en el que nos encontramos inmersos se ven seriamente opacadas por la dependencia y la adicción que también despierta.
Santiago Bilinkis se define a sí mismo como emprendedor y tecnólogo. Exitoso creador de varias empresas ligadas con la tecnología, acaba de presentar su último libro: "Guía para sobrevivir al presente. Atrapados en la era digital". Con agudeza plantea cómo la avidez por no perdernos ninguna novedad se vuelve una trampa capaz de contrariar nuestros propios intereses e, incluso, perjudicar nuestra salud. Habla de nuestra "ingenuidad frente a los dispositivos" para llamar la atención sobre la habilidad de quienes diseñan plataformas y aplicaciones a la hora de monopolizar nuestra atención y rescata el valor de cultivar las relaciones humanas como auténtico motor de la felicidad.
Bilinkis se suma así a quienes proponen que la tecnología sea una herramienta superadora pero que no nos genere una dependencia perturbadora. Desde esta mirada plantea un paralelismo con la comida: sabemos que tenemos muchas opciones, no todas buenas, y no desconocemos que el exceso nos daña. Absortos ante las enormes ventanas que se abren para nosotros desde una pequeña pantalla, los seres humanos corremos el riesgo de volvernos indiferentes ante las realidades más evidentes y cercanas, distraídos al punto de poner en riesgo nuestra vida al cruzar una calle sin levantar la vista del dispositivo o conducir un vehículo interactuando con whatsapp.
Otro capítulo merecerían los resultados de estudios científicos que advierten sobre los efectos de los llamados "campos electromagnéticos" que invaden hoy preocupantemente nuestros entornos y a los que estamos cada vez más expuestos. Poca conciencia tenemos aún sobre estas cuestiones que, para muchos constituirán una temática que transitará carriles similares a los que en su momento planteó el consumo de cigarrillos: un largo debate con muchos actores interesados en desconocer su malignidad.
Se trata de sobrevivir al presente, como bien señala Bilinkis, desbordados, demandados, capturados por un mundo de pantallas capaces de hacernos creer que no hay otra realidad que la digital.
Debemos poner la tecnología a nuestro servicio, controlar su uso y preocuparnos si nuestra atención y nuestros sentidos no disfrutan de transitar experiencias vitales como un atardecer de ensueño, un abrazo contenedor o, simplemente, una charla mirándonos a los ojos.