Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Tecnología al servicio de los paradeportistas

PerúEl Comercio, Perú 22 de septiembre de 2019

Innovación ? Competiciones como los Parapanamericanos Lima 2019 son una vitrina para avanzados dispositivos de ayuda ?Uno de estos son las versátiles prótesis.

Los padres del estadounidense Jeremy Campbell tomaron una difícil decisión cuando él tenía solo 1 año: amputarle la pierna derecha. Había nacido con hemimelia fibular, una deficiencia congénita caracterizada por la ausencia parcial o completa del hueso peroné. Sin embargo, ahora, con unos 32 años, es tres veces medallista de oro paralímpico, con dos récords mundiales. Su éxito se debe sin duda a su determinación, capacidad y entrenamiento, pero la tecnología también ha jugado un rol clave. Y es que él posee una avanzada prótesis deportiva que le permite hacer movimientos de una forma casi natural.





?Todo terreno?





No todas las prótesis para los atletas son iguales, cada una se adapta a diversas exigencias. Por ejemplo, el pie protésico que ha usado Campbell, un Ottobock 1C60 Triton, es capaz de soportar los giros y fuertes pisadas que implican los lanzamientos de disco, disciplina en la cual participa. El antepié y el talón de la prótesis están hechos de un compuesto ligero y flexible de fibra de carbono, y están conectados por un resorte elaborado con un polímero de alto rendimiento, para así formar un sistema cohesivo. De esta manera, su pie protésico puede cambiar rápidamente de dirección y almacenar y liberar energía en cada lanzamiento.





Por otro lado, tenemos a los corredores, como Andy Lewis, campeón británico paralímpico durante los Juegos de Río de Janeiro (Brasil). En estos casos, las prótesis suelen tener la forma de un gancho alargado o navaja debido a que cuentan con un sistema de resorte para impulsar al atleta. En otras palabras, estas almacenan energía mientras soportan el peso del corredor, y la liberan al separarse del suelo, de la misma forma en que lo hacen los músculos y tendones del cuerpo. Asimismo, una ventaja potencial para el atleta es que estas extremidades protésicas son menos pesadas que la parte inferior de las piernas y los pies, lo que puede permitir un movimiento de mayor rapidez. Pero también tienen desventajas, pues no pivotan ni generan su propia energía, como lo haría un pie, indica el portal Scientific American.





Cabe resaltar que debido al sistema de resorte y su absorción y liberación de energía, estas prótesis, de tipo cuchillas, también son empleadas en disciplinas como el salto largo.





No hay que olvidar que existen también los Juegos Paralímpicos de Invierno. Las prótesis se lucen sin duda ahí, y es que se han diseñado miembros artificiales para esquiar. Básicamente, este tipo de piernas protésicas está equipado con fuertes amortiguadores para controlar los movimientos de flexión y de extensión, dependiendo del tipo de amputación del usuario. La tecnología se acomoda a cada problema y presenta una solución.





Pero al observar todo este amplio panorama, uno se pregunta: ¿pueden los miembros artificiales otorgar una ventaja que superaría a los corredores con cuerpos completos?





Los investigadores Peter Weyand y Matt Bundle determinaron que las prótesis usadas por Oscar Pistorius ?de tipo navaja? hacían que su balanceo de piernas durante su pico de velocidad fuese 17,4% más rápido que el primer y segundo lugar de la final de 100 metros planos del Campeonato Mundial de Atletismo de 1987. Otras pruebas, llevadas a cabo en el Laboratorio de Locomoción de la Universidad de Rice (EE.UU.), parecían mostrar que el costo metabólico al correr de este atleta era 17% menor que el resto.





Todavía se necesita una mayor investigación al respecto. No obstante, no se puede negar que esta tecnología le da a los paradeportistas la libertad y comodidad que necesitan.





Para tener en cuenta





Las prótesis hechas con fibra de carbono reducen significativamente su peso y tienen propiedades elásticas.





Existen prótesis que han sido diseñadas para resistir los ambientes húmedos y mojados.



30





prótesis podría necesitar un niño de 10 años a lo largo de su vida, estima la OMS.