Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Parot: "En Argentina aprendí a creerme el cuento, a tener seguridad en mí"

ChileEl Mercurio, Chile 22 de septiembre de 2019

El "Poncho" volvió a la precordillera después de dos años en Rosario Central. "No creo que llegar a la UC sea un retroceso, perfectamente puedo volver al extranjero", comenta el defensor, quien será titular mañana frente a Universidad de Chile en el Estadio Nacional. "Los que estamos identificamos con el club sabemos la relevancia que tiene el clásico", anticipa.

Alfonso Parot camina con confianza de sobra por San Carlos de Apoquindo. Conoce a todos. Funcionarios y referentes como Mario Lepe, Ignacio Prieto y Milovan Mirosevic bromean y lo interrumpen mientras repasa su carrera. El defensa estuvo dos años en Rosario Central, pero no necesitó adaptarse en su regreso a la precordillera: tiene claro qué significa jugar en Universidad Católica.
"Poco a poco me voy acoplando. Me recibieron muy bien y me he sentido muy cómodo. El club está parecido, pero se ve más sólido", dice el lateral izquierdo, quien mañana será titular ante la U. "Va a ser un lindo partido. Los que estamos identificamos con el club sabemos la relevancia que tiene el clásico", advierte.
-¿Qué aprendió en Argentina?
"Fue muy lindo, dos años de mucho aprendizaje en lo futbolístico y en lo personal. Estando afuera el único apoyo cercano es la familia, nos hicimos más unidos".
-¿Llega distinto?
"Aprendí a creerme el cuento, a tener seguridad en mí, porque los argentinos son impresionantes en eso, todos son los mejores del mundo y no se lo van a sacar de la cabeza. En el fútbol aprendí a ser más táctico, a no ser tan desordenado".
-Se fue de la UC como figura, le fue bien en Argentina, pero volvió en dos años. ¿Cree que pudo ser distinta su carrera sin los errores del pasado?
"No, no. Sé que cometí errores cuando joven, pero me hicieron ser la persona que soy. Tenía el bicho de querer ir a jugar afuera, lo conseguí, mantuve un gran nivel y volver no significa un retroceso en mi carrera. Sé que si hago las cosas bien puedo volver a salir al extranjero y conseguir algo más importante. Tengo recién 29 años (cumple 30 en octubre) y me siento bien física y mentalmente. Volví a la UC porque se dio la posibilidad y a la Católica nunca le voy a decir que no, además Central necesitaba vender".
-¿Cuáles fueron esos errores de joven?
"No tanto en la cancha, son extrafutbolísticos. No le tomaba el peso a ser un jugador profesional, a cuidarme, a descansar. Pensaba que el fútbol era infinito y empieza a pasar el tiempo y no te das cuenta. Cuando ya empecé a notar que no me estaba yendo bien, que mis objetivos estaban lejos, miré para atrás y vi que no había conseguido nada pese a que jugaba en la UC. El cambio vino cuando jugué en Huachipato en 2016. De ahí me fue bien".
-¿Algún entrenador lo marcó en ese proceso?
"Antes de 'despertar' me marcó mucho Martín Lasarte, porque me hizo jugar. En el proceso posterior estoy muy agradecido de Miguel Ponce, porque me abrió las puertas en Huachipato. Con Mario Salas también estoy muy agradecido porque me mandó a préstamo y después tuvo la valentía de agachar la cabeza y decir que subí el nivel y que quería que me quedara el segundo semestre. Mario sacó la mejor versión de mí".
-En la UC hay jóvenes que brillaron, pero que se han ido estancando, como Jeisson Vargas y Jaime Carreño. ¿Los aconseja?
"Pasa que mis errores eran de afuera, yo no jugaba porque no estaba concentrado. A ellos yo no los veo llegar tarde, no aparecen saliendo en discoteques, entonces son porcesos distintos. Ellos tienen que tener paciencia, son tremendos jugadores y cuando les toque tienen que meterle".
-¿Qué pensaba cuando salía en las noches?
"No sé, me gustaba salir, no le tomaba el peso a ser profesional y estaba desenfocado. Decía: 'Tengo 20 años, puedo salir hasta tarde y me despierto bien, porque la máquina sigue funcionando'. Hasta que la máquina se funde. Hoy, si me acuesto a la una, ya me cuesta un montón levantarme. Son procesos, yo no estoy en desacuerdo con que los jugadores salgan, pero sí creo que hay tiempo para cada cosa y me costó darme cuenta de eso".
'' Antes me gustaba salir. No le tomaba el peso a ser profesional, a cuidarme, a descansar. (Hasta que) miré para atrás y vi que no había conseguido nada, pese a que jugaba en la UC. El cambio vino en 2016".
"Nos sacamos una mochila de muchos fracasos"-Si vencen a la U, podría quedar en zona de descenso. ¿Cómo lo toma?
"No genera nada. Estamos enfocados en ganar y no nos importan los coletazos que pueda traer para el rival. Nosotros velamos por el éxito grupal, tratar de seguir sumando para seguir cumpliendo los objetivos".
-¿Lo marcó mucho la final que perdieron en 2011?
"Sí obvio, ese clásico marcó al club, por lo que significó. Pero ya nos sacamos esa mochila, hoy somos un club totalmente distinto, más liviano en ese sentido".
-¿La UC ha crecido mucho desde ahí?
"Sí, desde que salimos campeones en 2016. Teníamos una mochila de muchos fracasos en campeonatos en que teníamos mucha ventaja y después la dejábamos ir. Hoy Católica es un equipo muy fuerte en todos lados".