Domingo, 22 de Septiembre de 2019

El renacer de la estadidad

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 22 de septiembre de 2019

La convocatoria a una manifestación ideológica este pasado domingo reflejaba, desde el primer momento, la falta de experiencia de sus organizadores

La convocatoria a una manifestación ideológica este pasado domingo reflejaba, desde el primer momento, la falta de experiencia de sus organizadores.
¿Interrumpir un fin de semana largo? ¡Fuerte! ¿Competir con los servicios religiosos convocando domingo, en vez de sábado o lunes de ese fin de semana largo? ¡Casi sacrilegio! ¿No coordinar primero con los organizadores experimentados y las organizaciones de base de un partido principal? ¡Casi una receta al fracaso!
A pesar de todos esos "defectos" organizacionales para una manifestación política, en vez de un seguro fracaso, la Marcha de la Estadidad este domingo fue un éxito inesperado.
Jóvenes, mayormente de "la isla", dedicaron semanas intensas a servir de portavoces, muchos por primera vez, para dar a conocer una manifestación a través de la cual pudieran canalizar la frustración que se ha estado generando entre estadistas.
Esa frustración en las filas estadistas se da por el virtual derrocamiento de un gobernador estadista, frustración por el traspaso de mando de ese gobernador renunciante, primero a una figura conocida que tomó posesión de la gobernación en una forma inusual, su rechazo por una bien rara mayoría unánime de los nueve jueces del Supremo y finalmente la toma de posesión por una Secretaria de Justicia como la segunda gobernadora y primera no electa a La Fortaleza.
Esos jóvenes, con la solidaridad, pero sin el esfuerzo organizativo intenso del PNP, su presidente Thomas Rivera Schatz, la comisionada residente Jenniffer González y algunos alcaldes y legisladores, lograron identificar esas frustraciones y provocar que varios miles, quizás 2,500 a 3,000 estadistas, pese a ser domingo de un fin de semana largo, pese a la falta de publicidad paga, se reunieran para marchar hasta el Edificio Federal en Hato Rey para reafirmar su adhesión a la admisión de Puerto Rico como estado.
El éxito de la marcha debe llevar a los líderes del PNP que no la hayan endosado a determinar cómo atender los reclamos ideológicos de los asistentes, de cara a las primarias y la elección general en estos nuevos tiempos.