Viernes, 22 de Noviembre de 2019

‘Trump está muy comprometido con América Latina’

ColombiaEl Tiempo, Colombia 21 de noviembre de 2019

Desde que Donald Trump llegó al poder, muchas han sido las críticas afirmando que su administración ha dejado ‘desantendida’ a Latinoamérica

Desde que Donald Trump llegó al poder, muchas han sido las críticas afirmando que su administración ha dejado ‘desantendida’ a Latinoamérica. Sin embargo, desde el interior del Gobierno se apunta a todo lo contrario, afirmando que, de hecho, la inversión en la región desde 2016 ha presentado un gran incremento. Así lo afirma Dave Bohigian, CEO de Overseas Private Investment Corporation (Opic), la institución financiera de desarrollo de Estados Unidos, pues indica que los desembolsos en la región han pasado de poco más de US$100 millones a más de US$1.000 millones en este periodo. ¿Qué es Opic? Es el brazo financiero de desarrollo de Estados Unidos. Esto significa que invierte en proyectos, que van desde un puerto, aeropuerto, viviendas, energía o apoyo a pymes que generen prosperidad en los países. Tenemos un portafolio de proyectos de US$25.000 millones a nivel mundial. En unos meses nos convertiremos en corporación de desarrollo financiero. ¿Qué tan interesante es Latinoamérica para

sus inversiones? Estamos muy interesados en todo el hemisferio, en el cual nuestros proyectos llegan a unos US$6.000 millones. Precisamente, es la razón por la que hemos venido a Colombia, pues hemos redoblado nuestros esfuerzos, en esta ocasión por impulsar y ayudar a empoderar a las mujeres de la región, pues creemos que no hay mejor inversión para generar prosperidad que esta. Cabe decir que en Colombia hemos invertido más de US$700 millones, y desde nuestra fundación, se han destinado más de US$3.100 millones al país. ¿En qué áreas se enfocan sus inversiones? Tanto en Colombia como en el mundo, el foco de las inversiones ha sido bastante similar. Se puede decir que una porción bastante significativa de los préstamos se va a proporcionar a los individuos acceso a crear pymes que de otra forma no podrían, así como a potenciar el acceso a servicios financieros, a infraestructura, a la construcción de viviendas económicas para las personas y, también, en energía. Por poner algunos ejemplos de Latinoamérica, en Ecuador estuvimos involucrados en el aeropuerto de Quito, mientras que en El Salvador anunciamos inversiones por cientos de millones de dólares para expandir el acceso a la energía un 29% en el país. En Colombia hemos ayudado con la creación de cientos de viviendas baratas y también, como en el resto de la región, con el impulso de proyectos agrícolas, sobre todo en empresas de mujeres. ¿Tienes más proyectos en mente para Colombia? En estos momentos Opic tiene una cartera de proyectos futuros en Colombia de aproximadamente US$ 300 millones, y estoy seguro de que este camino seguirá para crear más oportunidades en carreteras, puertos y en la producción de energía. Queremos trabajar con el sector privado para analizar las opciones que puede haber para crear más prosperidad. ¿Cuál es el mayor

reto de Latinoamérica? Sin duda, la infraestructura es la mayor necesidad de toda la región, pues es un rubro en el que los países han invertido mucho menos de lo que se requiere. Además, es de los que más aportan al crecimiento del PIB. Ante las críticas a Trump por su política a la región, ¿EE. UU. sigue atendiendo a Latinoamérica? Totalmente, la administración Trump continúa el trabajo de invertir en toda Latinoamérica. De hecho, desde que su Gobierno llegó, la cartera de inversiones era de unos US$100 millones, y ahora pasó a más de US$1.000 millones, y siguen mejorando las asociaciones en todos los países. Este es el vecindario en el que vivimos, por eso el Gobierno está muy interesado en seguir fortaleciendo nuestros vínculos económicos. Y, por supuesto, el tema comercial sigue siendo otro tema de mucho dinamismo. ¿Cómo ven la mayor presencia de inversiones chinas en la región? Hay que decir que Estados Unidos inventó las finanzas para el desarrollo tras la Segunda Guerra Mundial, para reconstruir la devastación en Europa. Al hablar de economías en desarrollo, hay varias recomendaciones. La primera es que las deudas no deben ser un problema para esto, y hay muchas contribuciones que añaden ese riesgo, que a través de la ‘diplomacia de la deuda’, muchos acaban perdiendo hasta partes de su territorio nacional. Luego, otros aspectos son el de poder emplear a los trabajadores del país, respetar el medio ambiente, o tener proyectos sin corrupción y con transparencia. Y, por supuesto, las obras deben hacerse para durar. Cuando un país busque financiación, no solo debe fijarse en los dólares, sino en todo lo demás.