Domingo, 05 de Abril de 2020

Lesiones, hurtos y faltas concentran delitos cometidos por jóvenes infractores de ley

ChileEl Mercurio, Chile 4 de abril de 2020

Expertos coinciden en que a esa edad se cometen delitos de baja gravedad.

Cometen menos delitos, disminuyó la aplicación de medidas cautelares gravosas y la tasa de condena del sistema penal juvenil supera a la del sistema adulto, aunque esta se calcula considerando imputados conocidos.
Esas son algunos de los resultados que revela la comparación de las cifras contenidas en los boletines estadísticos del Ministerio Público entre 2018 y 2019 sobre jóvenes infractores de ley.
Desde que en 2007 entró en vigencia la Ley de Responsabilidad Penal Adolescente, los menores de edad que cometen delitos han ido a la baja. Si en 2007 el número de infractores de ley alcanzó los 70.761, en 2019 se registraron 34.378 ingresados.
"Jornada escolar completa, pilotos y programas, además de penas especiales podrían explicar esta baja tan significativa en el ingreso de jóvenes al sistema penal", señala Pablo Aranda, jefe de la Unidad de Defensa Especializada de la Defensoría.
Para Mauricio Duce, profesor de Derecho de la Universidad Diego Portales, "lo que tenemos aquí es un fenómeno de mucha focalización de un grupo de jóvenes que parecen ser más peligrosos. Por lo tanto, la situación de los jóvenes que tienen episódicamente contacto con el sistema es la que habría disminuido".
Pese a que tienen una baja participación en robos con o sin violencia, cobran protagonismo en delitos de lesiones, hurtos y faltas.
Los expertos manifiestan que es común que los menores cometan este tipo de delitos de manera episódica y que el porcentaje de jóvenes que se involucra en delitos graves está focalizado en un grupo menor del total de los imputados en ese rango de edad.
"Se genera la sensación de una 'juventud violenta', pero lo normal es que sean delitos de baja gravedad los que se cometen a esa edad", señala Gonzalo Berríos, académico de la Universidad de Chile.
La directora de Justicia y Reinserción de Paz Ciudadana, Ana María Morales, manifiesta que "tanto los datos nacionales como internacionales muestran una fuerte concentración de la delincuencia juvenil en lesiones, hurtos y faltas, lo que muestra efectivamente que los jóvenes se involucran en delitos que no afectan bienes jurídicos de mayor entidad, como la vida".
34.378
son los menores infractores registrados en 2019.
6.047
casos se relacionan al delito de lesiones en el mismo período.