Domingo, 31 de Mayo de 2020

Richard Morales: "No tengo que esconderme, no le debo nada a nadie"

UruguayEl Pais, Uruguay 31 de mayo de 2020


A lo largo de la entrevista, que duró tres cuartos de hora, Richard Morales recibió un montón de saludos


A lo largo de la entrevista, que duró tres cuartos de hora, Richard Morales recibió un montón de saludos. Algunos más tímidos se limitaban apenas a levantar su brazo, otros lo hacían en voz alta y los menos esperaban a que el encuentro finalizara para sacarse una foto o darle un beso. Es que el "Chengue" estaba en uno de los bancos de la plaza de Las Piedras y su presencia no pasaba desapercibida. El exjugador es oriundo de esa ciudad y uno de los personajes reconocidos.
Además, mucho tiempo lo pasa en Las Piedras porque gestiona unos apartamentos que son de su propiedad. También pasa algunos de sus días  en Ciudad de la Costa, donde puso un residencial que lo tiene muy contento.
Es que el "Chengue" decidió, al menos por el momento, estar lejos del fútbol. "El fútbol te da ciertas cosas que te quita de la vida. El que está metido en el fútbol depende mucho del resultado, cuando ganás sos una cosa y cuando perdés sos otra, por el estado de ánimo, por lo que te lleva familiarmente. Decidí priorizar la familia , tengo a mi mamá que está grande, tengo hermanos con quienes compartir y ayudar, hijos que criar. Opté por dedicarme a eso", cuenta a la vez que recuerda que su última experiencia fue ser el ayudante técnico de Paolo Montero , a quien considera un hermano de la vida que el fútbol le dio.
El único vinculo que mantiene con el fútbol es ser el vicepresidente de la Asociación Inclusiva de Futbolistas Amateurs (AIFA) , aunque le gusta que mucha gente no lo sepa, porque prefiere ayudar desde el anonimato.
" Yo jugué en la C y sé las necesidades que hay, me gusta dar una mano un poco en el anonimato, porque soy así, trato de estar lo más posible y más hoy en día. Me involucré con ellos cuando pasaban un momento difícil porque no los dejaban participar de los votos en la AUF con el tema del presidente. Me molestó eso, porque también son jugadores de fútbol. Hay que tratar de profesionalizar la Divisional C, que puedan tener un contrato como los de la B, y que sigan con la ilusión de poder triunfar en el fútbol", comenta.
Pese a que Morales tiene el curso de técnico terminado, hoy no quiere ejercer. Le gustaría más trabajar como representante: "Siento que puedo ayudar a los jóvenes. Ellos tienen mucho para aprender, y necesitan que le puedan dar una mano. En eso estoy, uno necesita apoyo, no es fácil, sin dudas que uno se tiene que rodear de buena gente para trabajar de esto y que los jugadores, los padres y familiares le tengan confianza a uno. Yo creo que eso lo tengo, saben que jamás me quedaría con un peso que no es mío, y eso para este mundo de la representación se valora ".
Paco Casal fue siempre su representante en su época como jugador. "Paco una vez me lo ofreció hace muchos años, cuando estábamos en Málaga... Pero yo sé que lo tengo, no necesito ni hablarlo; sé que si mañana hay una posibilidad con algún futbolista y tengo que hablarlo con él, tengo las puertas abiertas de par en par. Es una persona que me ha ayudado mucho".
El "Chengue" no tiene reparos en explayarse para hablar de Paco Casal, un tema que siempre ha generado polémica en Uruguay: " Yo creo que si no hubiese existido Paco Casal en mi carrera yo no hubiese llegado a Europa como llegué con la edad que tenía ".
Y agrega convencido que "es una persona que le ha dado muchísimo al fútbol y han sido más las críticas que los elogios, por su forma de ser, por desaparecer, por no hablar. Hoy en día creo que es la persona que más canastas ha donado y nadie sabe o nadie lo dice. Para mí es un gran tipo, que le ha dado mucho al fútbol y que le seguirá dando, porque hay muy poca gente en Uruguay que haya puesto la plata que él puso en el fútbol, y obvio que ganó dinero, sí, pero en su momento cuando nadie la ponía, él puso el dinero".
NACIONAL. En marzo de 2019, cuando Nacional no daba pie con bola en el Uruguayo y había decidido sustituir al DT Eduardo Domínguez , los tricolores pensaron en el "Chengue" para ser un nexo entre el plantel y la directiva.
¿Que pasó? " A mí me jugaron una mala pasada. Nacional venía en un momento complicado, donde no se daban los resultados, y la realidad es que yo no pedí ir a Nacional, no pedí ir a trabajar, a mí me fueron a buscar. Después, por haberme involucrado con los jugadores de la C, mismo dentro de la AUF me mandan un mensaje diciéndome que lo que me habían ofrecido se había caído porque yo estaba afín con otro presidente y no con el que está ahora ... Son los malos manejos del fútbol uruguayo, si llamás a una persona que te puede aportar algo dentro del club, después porque tenga otro pensamiento con otra persona no me podés tirar así. Eso me dio mucha tristeza porque yo soy hincha del club y Nacional está por encima de todo. Esas personas lo tomaron así, no vale la pena nombrarlos. A mí no me gustó, me enojó, me sentí usado, pero ya pasó", dice.
"Me gustaba y me sentía preparado. Muchos pensaban que iba a Nacional con los guantes de boxeo... Yo no soy boxeador, soy una persona como todo el mundo y como podrás ver tengo mi forma de pensar, que no la voy a cambiar, pero sí que sé dialogar, que sé hablar y sé hacer acuerdos", añade.
FIEL A SUS CONVICCIONES. Para el "Chengue" el ser frontal, el hablar las cosas mirando a los ojos y la transparencia tienen un valor fundamental. No le importa el qué dirán. Por eso no tiene tapujos para hablar de Paco Casal o de su relación con Diego Lugano .
"Mi forma de ser me ha jugado malas pasadas... Muchas veces por meterme mochilas que no me correspondían; uno se hace cargo, sé cómo actúo. Verás cómo ando en la calle, la gente me reconoce, me saluda, me quiere y eso para mí es impagable. No tengo que esconderme, no le debo nada a nadie".
Morales argumenta por qué es "muy mala" su relación con los actuales directivos de la Mutual. "Primero porque se hicieron llamar Más Unidos Que Nunca (MUQN) y dejaron a 40 familias de El Tanque tiradas y arrancaron el fútbol sin importarles. Nadie dijo absolutamente nada, ni MUQN, ni Lugano, porque MUQN es Lugano, y me da bronca e impotencia que personas como él, que se jactan de ser buenos tipos, que hoy esas familias sigan sin cobrar, y que hoy, y ojalá que no pase, que arrancaría a jugar solo Primera División, y los jugadores de la B, que son los que están más complicados, no arrancarían. Para mi MUQN no existe, no están identificados, buscaron cargos, son jugadores que saben que están en el ocaso de su carrera y quieren prenderse de algún lugar. No voy a dar nombres porque si doy nombres arrancan con los juicios, viste que hoy en día es todo juicio. A Lugano si lo nombro porque ya lo he nombrado 20 veces y sé que no le importa, porque sabe que le digo la verdad y sabe la clase de persona que soy, sabe cómo me manejé con él en los momentos más difíciles de su carrera. Me vine caminando desde Juanicó hasta Las Piedras (18 km) porque me quedé sin nafta por llevarlo a él, porque yo no era de dejarlo en la parada y tomate el ómnibus. Lo llevaba hasta la casa aunque no tuviera nafta. Esas cosas me duelen", afirma.
"¿Cómo puede ser que estando en Brasil con un cargo importante y ganando muy buen dinero pueda manejar a jugadores que están acá y que no tienen para comer? Me da rabia. Sé lo de la pandemia, pero los jugadores tienen que salir y decir ¡necesitamos jugar! Tienen que empezar a entrenar ya. No conozco a un dirigente de fútbol que trabaje en la construcción, ellos tienen la heladera llena. Es obvio que no se preocupen mucho por los jugadores, los jugadores se tienen que mover por sí mismo y empezar a entrenar, porque se van a morir de hambre y no de coronavirus. Yo no estoy contra Lugano ¿eh? Yo estoy contra las actitudes que él ha tomado como persona", concluye.
Y se va como llegó. Sacándose fotos con varias personas que se lo pidieron.