Domingo, 05 de Julio de 2020

Diversidad como fortaleza

ColombiaEl Tiempo, Colombia 5 de julio de 2020


Rafael Herz
Estos son momentos en los que se bien hablando de la falta de derechos para las minorías en los EE


Rafael Herz
Estos son momentos en los que se bien hablando de la falta de derechos para las minorías en los EE. UU. En medio de esas noticias de exclusión, violencia y polarización, no se resaltó una importante e histórica decisión de la Corte Suprema, relacionada con la protección de los derechos de las minorías homosexuales y transexuales. En una decisión de seis votos contra tres la Corte expidió una sentencia que protege los derechos de esa población en el sitio de trabajo. Algo inesperado de una Corte que en los últimos años había aumentado los magistrados conservadores. El fallo, considerado como un hito en la historia judicial de la Unión americana, prohíbe discriminación de cualquier índole por aspectos de orientación sexual o identidad de género. Unos 8 millones de trabajadores que abiertamente se declaran en este grupo, estarán protegidos ahora de cualquier trato inequitativo en sus puestos de trabajo. El fallo señala que muchas veces las decisiones de empleadores incluyen consideraciones de orientación o identidad sexual, pero que eso precisamente lo prohíbe la Constitución. Lo trascendente de esta decisión es que nadie hubiera imaginado, hace unos años, que los altos magistrados de mayoría republicana, hubieran citado el llamado Capítulo VII de la Constitución para equiparar derechos a homosexuales y transexuales. Una victoria para el movimiento de Derechos Humanos y Civiles, en medio de la lucha contra la discriminación y exclusión. Obviamente esta decisión no ha sido recibida de manera unánime. Los grupos religiosos que fueron claves en la elección de Trump, señalaron que este fallo no se conjuga la filosofía de los jueces nombrados por ese Presidente y traiciona los valores de una sociedad que debe basarse en lo estipulado, según ellos, en la biblia. Y advierten que esta decisión podría reducir las opciones de éxito alrededor de temas como cerrar las puertas a la adopción por parejas del mismo género, o permitir a colegios excluir a estudiantes transexuales. Otra consideración que ha suscitado discusión es el alcance de las decisiones de la Alta Corte. Los críticos han señalado que se trata de un fallo político, que no le compete dado que son decisiones del Congreso. Se argumenta que las decisiones deben estar basadas en la ley y no en ideología. Pero precisamente el argumento central de los jueces mayoritarios, es que la decisión se basa en derechos constitucionales, no en apreciaciones personales. Pero pareciera que lo relevante es otro aspecto. Para una administración que ha basado su discurso sobre la base de recortar los derechos de minorías y la inmigración, y de cuestionar los valores de inclusión e igualdad sobre los que se ha construido ese país, esta decisión es un golpe. A su vez, es una señal de la fortaleza de la democracia de la mayor potencia occidental, de la independencia de la rama judicial, y sobretodo, del reconocimiento que un país fuerte se construye sobre la diversidad. La protección de los derechos de las minorías, son la base del crecimiento económico de un sistema democrático, e inclusivo. No todas las noticias que provienen de los EE. UU. son negativas.
Analista Internacional rsherz@hotmail.com