Sábado, 11 de Julio de 2020

Una propuesta para el músico

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 11 de julio de 2020

Si existen las cervezas artesanales, el café artesanal, la joyería artesanal, ¿por qué no podría haber también música artesanal? Una música creada bajo los mismos criterios de que la calidad de los ingredientes, el proceso de elaboración y la atención al detalle son superiores

Si existen las cervezas artesanales, el café artesanal, la joyería artesanal, ¿por qué no podría haber también música artesanal? Una música creada bajo los mismos criterios de que la calidad de los ingredientes, el proceso de elaboración y la atención al detalle son superiores. Una música hecha con un deseo especial de aportar algo personal y genuino al país, fuera de esquemas industriales de producción.
Esos fueron los pensamientos que animaron a Henry Cole, uno de los bateristas puertorriqueños con mayor proyección mundial, a crear su nuevo sencillo, "Si va’llover" y la plataforma web desde la cual lo lanzó, lamusicaartesanal.com.
La pandemia del coronavirus y la consiguiente cuarentena han golpeado duramente a los músicos y cantantes, al eliminar todos los "guisos" o presentaciones -su principal vía de ingresos- que tenían pautados para los próximos meses. Pero, en el caso de Cole, volvió a revalidarse una vez más aquel viejo refrán de que "la necesidad es la madre de la invención". De hecho, el músico cree que la crisis de la pandemia puede ser el estímulo necesario para la creación de una nueva industria puertorriqueña.
"Si no hay conciertos o giras confirmados para el resto del año, te preguntas, en tres meses, ¿de qué voy a vivir? ¿Cómo voy a pagar mis cosas, cómo voy a comer?", cuenta el baterista. Su respuesta a estas preguntas no solo tuvo un tono positivo, sino reivindicativo del trabajo que realizan los artistas.
"El artista tiene que dar valor a su propio trabajo", sostiene Cole. "Estoy diciendo (a mis colegas), ‘gente, vamos a empezar a cobrar por nuestro arte’. Quiero crear conciencia, pero también un mercado de música artesanal".
"Spotify le paga al artista menos de un centavo por cada ‘play’. El artista le regala la música a Spotify. El ‘streaming’ es música de gratis. En Youtube, tienen que ver tu video un millón de veces para que te ganes $2,000. Es una trampa que mató al artista independiente", asegura el artista.
Ante el reto, afirma, "yo decidí crear mi propia plataforma, vender mi música. Este es mi arte y lo voy a proteger. Esto es lo que vale, porque esto es lo que cuesta. Los arreglos, el sonido, la producción son de calidad superior", abunda el músico. "Tú no vas a donde un artesano en la Calle San Sebastián y le dices, ‘mira, regálame tu obra para ponerla en la sala de mi casa y que la gente la vea’. Eso no lo dices".
A Cole no le preocupa ir de frente contra el modelo establecido del "streaming".
"Me da una razón para levantarme todos los días. Me quita un peso de encima. Es más doloroso vivir tratando de entrar en el juego de otros. Pero ya puedo comprobar que yo gané" con las numerosas descargas digitales de la canción y del arte que la acompaña -creación de Martín García Rivera- que ha vendido desde el lanzamiento mismo de la plataforma.
De hecho, el baterista aspira a que la música artesanal se convierta en un movimiento que agrupe no solo a otros músicos, sino a artesanos de todo tipo. "Que sea un catálogo, una especie de sello, de productos de alta calidad", manifiesta. "A las páginas de la historia de Puerto Rico, las que escribieron Morell Campos y otros, les quiero aportar un párrafo".
Agresividad, virtuosismo y raíces
Fiel al concepto de creatividad artesanal, "Si va’llover" es una propuesta de lo que Cole considera que debe ser la música puertorriqueña hoy día, con virtuosismo y agresividad. Es, por así llamarla, una "plena del siglo 21" con elementos de trap. Su arreglo agresivo está apuntalado por el bajo de Ricky Rodríguez y Alex López, amigo de la infancia de Cole, está a cargo de la sabrosa parte vocal.
Del mismo modo, la grabación del sencillo tenía que realizarse de manera artesanal. Para ello, Cole "volvió a prender las máquinas" del legendario estudio AQ30, en Bayamón, donde se grabó una buena cantidad de los éxitos merengueros de los años 90.
"Siempre he sido fanático del equipo análogo, tiene vida, tiene electricidad", relata. "Eso hace diferencia en la música. Tiene más armonía y electricidad. La música no es tan ‘plana’". Cole agradece la ayuda que le dieron el fundador e ingeniero del estudio, Ricardo Marty, así como el trompetista Luis Aquino, quien participó en muchas de las mencionadas grabaciones.
Agradece también el arte de Martín García Rivera, quien se inspiró en el "Portafolio de plenas" que crearon los recordados Lorenzo Homar y Rafael Tufiño en los años 50, para crear el arte visual del sencillo. Abdiel Flores, por su parte, fue el cofundador de lamusicaartesanal.com y lo ayudó a montar el "website".
Cole se manifiesta completamente seguro de que está tomando el camino correcto al crear este nuevo concepto. "Siento mucha felicidad y armonía espiritual, porque siempre he sentido que mi punto de vista puede funcionar. He hecho cosas genuinas que no existían antes, como la nueva versión de ‘El diablo’ con Tito Allen. Sé que lo que estoy presentando es poderoso. Tengo que crear mi propio cambio. Decidí tomarlo como responsabilidad. Soy más feliz y tengo más energía".