Domingo, 20 de Septiembre de 2020

Bajo Reserva Exprés

MéxicoEl Universal, México 20 de septiembre de 2020

El agarrón AMLO-Calderón Nos hacen ver que las diferencias entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y el expresidente y contrincante en las elecciones de 2006, Felipe Calderón, no solo siguen, sino que al parecer se incrementarán y se están convirtiendo en un agarrón político que tiene como telón de fondo la elección del próximo año

El agarrón AMLO-Calderón



Nos hacen ver que las diferencias entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y el expresidente y contrincante en las elecciones de 2006, Felipe Calderón, no solo siguen, sino que al parecer se incrementarán y se están convirtiendo en un agarrón político que tiene como telón de fondo la elección del próximo año.

Nos señalan que luego de que esta mañana AMLO dijera que durante el sexenio de Felipe Calderón México fue un "narcoestado", por los presuntos nexos con el narcotráfico por parte de su secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, don Felipe no se quedó callado y acusó que López Obrador busca desviar la atención sobre los 52 mil muertos que el país ha contabilizado hasta ayer a consecuencia de la pandemia de Covid-19, y criticó que el mandatario quiera censurar a los medios que dan cuenta diaria de las cifras oficiales de víctimas.

"Aquí lo único lamentable es que México tenga un presidente que pretenda censurar a los medios por decir ¡la verdad! ¡Con las cifras del propio gobierno!", escribió Felipe Calderón en su cuenta de Twitter.

Minutos antes de los señalamientos de AMLO, Calderón aseguró en el programa de radio del periodista Ciro Gómez Leyva que el actual gobierno busca involucrarlo en los casos de corrupción, pero que "le van a hacer los mandados" pues él no cometió ningún ilícito.

"El gobierno de López Obrador me está tratando de asustar con filtraciones ilegales, pero me va a hacer los mandados; los señalamientos en mi contra no me preocupan, sólo me molestan", dijo Calderón.

"Nos van a hacer los mandados, porque estamos muchos mexicanos hasta el gorro de este gobierno, que no quiere que hablemos del desastre económico que están haciendo con el país, que no quiere que hablemos de un Presidente que no tiene la decencia de usar tapabocas por respeto a los mexicanos; y quiere que estemos hablando de especulaciones a la prensa, porque quieren debilitar a los enemigos políticos del gobierno", agregó.

Por su parte, el presidente López Obrador aseguró que se ha convencido de que en el sexenio de Calderón México se convirtió en un narcoestado.

"Se llegó a hablar de un narcoestado, y yo sinceramente, en ese entonces pensaba que no era correcto clasificar de esta manera al Estado mexicano, pero luego con todo esto saliendo a relucir, pues si se puede hablar de un narcoestado", sostuvo AMLO en su conferencia mañanera.

El caso es que la semana ha iniciado con un agarrón entre un presidente que busca el próximo año que su partido conserve la mayoría que posee en la Cámara de Diputados, y un expresidente que busca el registro de su partido "México Libre" para competir en los comicios del próximo año.

Nos dicen que no hay que perder de vista de la frase dicha por el presidente López Obrador antes de retirarse de su conferencia matutina: "Yo no odio, pero no olvido".