Sábado, 27 de Noviembre de 2021

Confianza del consumidor mejora, pero seguiría en rojo

ColombiaEl Tiempo, Colombia 9 de septiembre de 2020

Ante la expectativa del primer mes sin cuarentenas estrictas en el país y menos restricciones, en agosto hubo una mejora significativa de la confianza de los consumidores, según Fedesarrollo, pues pasó de -32,7% en julio a -25,4% en dicho mes

Ante la expectativa del primer mes sin cuarentenas estrictas en el país y menos restricciones, en agosto hubo una mejora significativa de la confianza de los consumidores, según Fedesarrollo, pues pasó de -32,7% en julio a -25,4% en dicho mes. De acuerdo con analistas consultados, si bien eso representa una mejora en las expectativas, no significa que en el segundo semestre ese indicador salga del terreno negativo al cierre de este año. Ayer Fedesarrollo publicó el más reciente Índice de Confianza del Consumidor (ICC), en el que señala que el aumento de 7,3 puntos porcentuales con respecto a julio, tuvo que ver con un aumento del Índice de Expectativas de los Consumidores, de 11,7 puntos porcentuales comparado con julio, y un alza del Índice de las Condiciones Económicas. "La confianza de los consumidores aumentó en todos los niveles socioeconómicos, así como en cuatro de las cinco ciudades analizadas frente a julio de 2020. A su vez, la disposición a comprar vivienda aumentó en tres de las cinco ciudades analizadas y la disposición a comprar bienes muebles y electrodomésticos aumentó en dos de las cinco ciudades relativo al mes pasado", dice Fedesarrollo. Cabe recordar que el Índice de Confianza del Consumidor revisa cinco aspectos para calcular los resultados. Los primeros tres hacen referencia a las expectativas de los hogares dentro de un año, mientras que los dos restantes están relacionados con la percepción de los consumidores sobre la situación económica actual. Para Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, pese a que hubo una mejora de las expectativas, se ve que las condiciones económicas de los encuestados siguieron en niveles similares a los del mes pasado. De hecho, al comparar los resultados de lo corrido del tercer trimestre de 2020 con los resultados del segundo trimestre de 2020, la valoración de los consumidores sobre la situación de sus hogares aumentó 6,9 puntos porcentuales y la percepción de los consultados sobre el país presentó una reducción de 2,4 pps. En cuanto a la compra de bienes durables, también hubo un aumento de 8,4 puntos porcentuales con respecto al segundo trimestre del año, pese a que el indicador se ubicó en -61,8%. En ese punto, llama la atención que hubo un aumento en la intención de comprar vivienda, pues pasó de -31,8% en julio a -21% en agosto, un alza de 10,8 pps, lo que podría ser una buena señal para los programas de vivienda que está impulsando el Gobierno para reactivar ese sector. Por ciudades se ve que en la que hubo una mejora superior en el ICC fue en Cali, con un alza de 18,8 pps, seguida de Barranquilla (13,2 pps), Bucaramanga (11,5 pps) y Bogotá (7,1 pps), mientras que se vio una caída en de Medellín (3,9 pps). En cuanto a los resultados de la capital vallecaucana, Maribel Castillo, directora de la carrera de economía de la Universidad Javeriana de Cali, explica que si bien se vio una mejora de la confianza, sigue preocupando la situación laboral de la ciudad. "Un contraste interesante es que la tasa de desempleo mensual de julio de 2020, registrada por el Dane, fue de 27,47%, muy por encima del promedio nacional. Adicionalmente, el Indicador mensual de actividad económica (Imae) construido por la Pontificia Universidad Javeriana Cali y la Secretaría de Desarrollo Económico de la Alcaldía de Cali, la contracción de la economía para julio de 2020 fue de 12,3% muy por debajo de la nacional que fue de 15,7%", detalla. Para Castillo, ese resultado del Imae en la economía caleña se explica por el peso que tiene el sistema financiero, la diversificación de la industria y la adaptación al teletrabajo de actividades de servicio. Las perspectivas Ante los resultados, analistas de Fedesarrollo señalan que no hay muchas esperanzas de que la confianza retorne a terrenos positivos en este año porque, entre otras cosas, el aumento del ICC se dio por las expectativas de los consumidores y no por los otros aspectos. Para Mejía, lo que se espera para el resto del año es que "haya un aumento gradual de la confianza del consumidor, no seguramente para retornar a valores positivos, pero sí con cifras superiores a las observadas a los mínimos históricos de abril de este año", agregó. Para Juana Téllez, economista jefe de BBVA en Colombia, "la reactivación de la economía colombiana ya está en camino. Los indicadores adelantados de consumo de BBVA nos permiten ver que el proceso de apertura gradual de la economía se refleja en decisiones de aumento del consumo". Aún así, siguen preocupaciones por el desempeño del mercado laboral, que es uno de los indicadores que más se ha visto golpeado por cuenta de la pandemia del coronavirus. Para Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, la encuesta muestra que los consumidores esperan que va a haber una mejora en la economía, pero no necesariamente en los hogares, pues el empleo sigue siendo una amenaza para los compradores. De hecho, Téllez recalca que si bien se ve un mejor panorama para el segundo semestre, comparado con el primero, como se ha visto en la encuesta de Fedesarrollo, serán claves las medidas que tome el Gobierno con respecto a la reactivación económica. "Para el proceso de recuperación se han anunciado ya políticas activas para el sector de la construcción y esperamos que se estructuren más políticas en las próximas semanas que permitan una recuperación rápida del empleo y el tejido empresarial. Esto es clave para poder tener un buen crecimiento en 2021 y más allá", concluyó Téllez.