Lunes, 26 de Octubre de 2020

Ojo a las políticas de uso de redes sociales en el trabajo

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 26 de octubre de 2020

Durante la pandemia de COVID-19, muchas personas han utilizado las redes sociales para denunciar a quienes no toman las medidas necesarias para evitar el contagio, incluyendo a sus propios lugares de trabajo

Durante la pandemia de COVID-19, muchas personas han utilizado las redes sociales para denunciar a quienes no toman las medidas necesarias para evitar el contagio, incluyendo a sus propios lugares de trabajo. Aunque esto pudiera molestar al patrono, se trata de una expresión protegida por la legislación laboral vigente.
"Te sorprendería la cantidad de patronos que violan esto a menudo y se molestan, sobre todo ahora con el COVID-19, que los empleados se ponen a escribir: ‘Mi empleador no tiene medidas de seguridad contra el virus y nos vamos a contagiar’. Eso está protegido porque se trata de términos y condiciones de empleo, como la seguridad", expuso el abogado Juan Felipe Santos, socio administrador del bufete Jackson Lewis.
Abundó que "los empleados tienen derecho a usar las redes sociales para hablar de temas relacionados a los términos y condiciones de empleo, incluyendo salarios, beneficios, seguridad y productos. Eso incluye criticar al patrono. Son expresiones que están protegidas por la Ley federal de Relaciones del Trabajo".
El abogado informó que, en su Sección 7, la ley federal protege el derecho a que dos o más empleados hablen de términos y condiciones de empleo sin temor a acciones disciplinarias.
Indicó que la ley federal protege la expresión del trabajador siempre que haya más de un empleado participando de la conversación. En las redes sociales, esa participación de los compañeros de trabajo puede darse al comentar la publicación, compartirla, darle "Me gusta" o incluso reaccionar con un Emoji.
Pero si el empleado hizo su expresión en redes sociales por sí solo y ningún otro colega participó de la conversación, Santos aclaró que no estaría protegido por la ley porque no se puede demostrar que se hizo con el propósito de que dos o más empleados hablaran de términos y condiciones de empleo.
Las expresiones de los empleados podrían perder la protección de la ley si se salen de temas relacionados a las condiciones de trabajo. "No es lo mismo decir que el jefe es un negrero a que es un narcotraficante", dijo a modo de ejemplo.
Recientemente, trascendió que los talentos de Mega TV y de las estaciones de radio de la empresa matriz de la emisora, Spanish Broadcasting System (SBS) recibieron instrucciones de no hacer comentarios -incluyendo en las redes sociales- sobre la controversia relacionada a la sexualización de la fotografía de una menor de edad en el programa La Comay. Aunque habría que ver en detalle cuán extensa es la prohibición, de acuerdo con el abogado, "bajo la ley federal, creo que técnicamente sí lo podrían hacer porque no les están pidiendo que no se expresen sobre términos y condiciones de empleo, sino que solo ordena no hablar de un tema en particular".
Santos indicó que cuando una empresa elabora una política de redes sociales, debe establecer, en un lenguaje claro, lo que está permitido y prohibido postear.
Agregó que hay que tener cuidado al amonestar a un trabajador por expresiones en las redes sociales, pues a veces es difícil probar que fue el empleado quien lo posteó. Por eso, para abordar este tipo de situaciones, aconsejó al patrono a reunirse con los empleados que participaron de la expresión para entender la preocupación, ver cómo la pueden atender y preguntar por qué llevaron su queja a las redes sociales en lugar de hacerlo internamente. "Es un buen momento para investigar sus preocupaciones, recordarles los mecanismos existentes para presentar quejas, exhortarlos a que lo hagan internamente, solicitar que retiren comentario de las redes, aunque no los pueden obligar, y atender el asunto", elaboró.
En caso de que la expresión vaya en contra de las políticas establecidas y no esté relacionada con las condiciones de trabajo, las acciones disciplinarias dependerán del tipo de expresión del empleado, de acuerdo con Santos. Puede ser desde una amonestación verbal hasta el despido.
Por otro lado, indicó que si el empleado enfrenta represalias de parte de su patrono por expresiones en redes sociales que están protegidas por la ley, puede presentar una querella ante la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo de Estados Unidos.