Viernes, 23 de Octubre de 2020

Fútbol y TV: a qué juegan los cinco grandes en el nuevo mapa de las transmisiones

ArgentinaLa Nación, Argentina 23 de octubre de 2020

Si fuera un partido de fútbol entre los cinco grandes, el marcador estaría 3 a 2

Si fuera un partido de fútbol entre los cinco grandes, el marcador estaría 3 a 2. Los equipos más importantes del país libran su propia batalla política en medio de la decisión de romper el contrato con Fox Sports y negociar, desde la próxima semana, con la otra empresa dueña de los derechos de televisación, TNT Sports .Racing, Independiente y San Lorenzo, cada uno con sus particularidades, apoyan la moción que se compartió en Ezeiza el viernes. Boca y River, en sintonía, se oponen y hasta publicaron un comunicado conjunto.
Certeza: no es cierto que Boca y River no hayan sido avisados de la reunión en Ezeiza previa al sorteo de la Copa de la Liga Profesional. No sólo sabían de todas las negociaciones previas que derivaron en esa decisión, sino que además tanto Rodolfo D’Onofrio como Jorge Ameal estaban incluidos como destinatarios en el mensaje de correo electrónico de la convocatoria. Decidieron no ir y asentar una postura opositora. En el fondo, entienden que debieron ser invitados mucho antes, cuando Marcelo Tinelli -por la Liga Profesional- y Claudio Tapia y Pablo Toviggino -por la AFA- se reunían y charlaban con los ejecutivos de las empresas propietarias de los derechos de TV sobre el futuro de la televisación del fútbol de primera A.
El problema de Boca y River es el margen de maniobra. ¿Qué les queda por hacer? "Nosotros ya movimos una pieza. Hicimos el comunicado conjunto. Ahora tenemos queesperar a ver cómo se acomoda todo", razonaron ayer en uno de los dos clubes más populares del país. "Que todos tengan algo en claro: Boca y River están juntos en esto y van a seguir estándolo", agregaron. Tener participación en las decisiones, en rigor, es la punta de un iceberg de reclamos que ambos clubes alzan desde hace meses: un campeonato de 20 equipos en lugar de los 26 o 28 proyectados, y promedios ya a partir del torneo de 2021 son dos de ellos. Quisieron, además, una licitación abierta para la venta de los derechos internacionales y la AFA acordó hacer una compulsa de precios. Se la hizo y quedó desierta. Las charlas con Tapia y Tinelli, algunas en duros términos, dejaron sus consecuencias. El precio fue quedar al margen de "la rosca" por el contrato de la TV local.
¿Y qué pasaría si Boca y River eligieran disputar la Copa Liga Profesional con equipos B y privilegiar a los titulares para loscompromisos internacionales, sobre todo si ambos progresan en la Libertadores? Eso tendría un impacto brutal en el interés de un torneo ya devaluado por el formato laberíntico. Nadie se atrevió a sugerirlo hasta ahora, pero la respuesta, si eso ocurriere, sería sencilla: la competencia local perdería interés. Y eso equivale a menos suscripciones, algo más negativo aun en tiempos de recesión económica. Además, Boca y River son los dos compradores más importantes de futbolistas en el mercado interno. ¿A quiénes les venderían el talento que no pueden colocar en el exterior los clubes medianos y los chicos? Con River y Boca acuartelados, termina perdiendo la industria del fútbol.
En cuanto River y Boca sentaron su posición contraria a la mayoría, los clubes de la clases media y media baja de la primera A asociaron la reacción de los dos más grandes con el dinero que quieren cobrar. Y creen que, para ellos, se acabó la "socialización de los ingresos", consagrada por la extinguida Superliga. La brecha actual entre el club que más dinero recibe y el que menos es de 2,2 veces. En las ligas europeas, ese indicador es mayor. El grande de Europa recibe mucho más que el chico. Por eso en la Argentina la mayoría de los clubes quiere sostener la diferencia actual.
Ningún dirigente de la A piensa que Boca y River vayan a "ir a fondo" y promover la salida de la AFA o la Liga Profesional para comercializar por su cuenta los derechos de televisación, algo que en algún momento dejaron entrever cuando se negociaba el fútbol argentino al extranjero. No lo hicieron antes y el resto duda de que vayan hacerlo ahora. El antecedente más cercano data de 2011, cuando un grupo de cinco clubes (Boca, Independiente, Racing, San Lorenzo y Vélez), autoproclamado "G5", estaba en desacuerdo con las nuevas escalas de reparto del dinero y amenazaba con no dejar entrar a las cámaras de Fútbol Para Todos. Incluso llegó a pensar en una liga paralela con Peñarol y Nacional, de Montevideo.
San Lorenzo, por medio de Marcelo Tinelli, fue uno de los impulsores de la ruptura. Si bien se hablaba desde hacía días de que lo del viernes podía concretarse, algunas decisiones estratégicas de Fox-ESPN aceleraron los tiempos. Más allá de la reunión, en parte presencial y en parte por video, las cartas quedaron sobre la mesa cuando se eligió a Pablo Giralt, periodista de TNT, como uno de los conductores del sorteo. Luli Fernández fue co-conductora. Nadie de Fox Sports Premium. Cuando en laúltima charla del jueves Disney (propietaria de ESPN y de Fox Sports Premium) escuchó a Tinelli hablar de "cuestiones artísticas" para definirse por la dupla Giralt-Fernández, supo que estaba fuera de todo.
Aunque todavía no lo dijo a viva voz, Víctor Blanco, el presidente de Racing, tampoco coincide con la postura de River y Boca de cortarse solos, y apoya la gestión de la dupla Tinelli-Tapia para cortar el contrato con Fox. Si bien el máximo dirigente de la Academia no estuvo en la reunión del viernes (sí el vicepresidente Alfredo Chiodini), el empresario hotelero estaba al tanto de todo lo que se había "cocinado" en las semanas previas.
¿E Independiente? "Hugo Moyano está de acuerdo con todo lo que se hizo y apoya las gestiones realizadas por la AFA y la Liga Profesional", fue el mensaje de Héctor "Yoyo" Maldonado, mano derecha de los Moyano en el club. El líder gremialista tenía el viernes cuestiones más urgentes que una definición futbolera: el acto por el Día de la Lealtad Peronista, que se realizó este sábado. Así, cuando el lunes la AFA comience a contar los votos en favor de la rescisión encontrará a tres grandes junto a la mayoría de los otros clubes. Y a Boca y River los verá junto a Talleres, de Córdoba, y Estudiantes de La Plata. Y si se quisiera incluso abrir la discusión al comité ejecutivo, la idea de la ruptura ganaría por un margen aun mayor: Tapia monopoliza los votos de las categorías inferiores. Ascenso Unido.