Domingo, 29 de Noviembre de 2020

Mucho más allá del ring

PerúEl Comercio, Perú 29 de noviembre de 2020

A propósito de la llegada de la saga de Sylvester Stallone a Netflix, revisamos este hito del cine que en ocho entregas sintetiza los éxitos y fracasos en la vida de un deportista.

Por ricardo hinojosa



?¿Quieres un buen consejo? Retírate del boxeo?, le dice su preparador al oído antes de volver al combate. Es parte de una pelea monótona, espesa, sobre un ring improvisado en una iglesia cristiana ?el llamado Resurrection Athletic Club? frente a un público decadente y borracho. Aunque parece que caerá vencido, sobrepasado por su rival, al sentirse provocado reacciona con golpes inesperados y letales. Suena la campana. Ha vencido. Vuelve al camerino. Al triste y sucio camerino. Se coloca una bata rosada que dice en la espalda ?The Italian Stallion?. Su nombre es Robert Balboa y pronto será conocido ?lo será, aunque ahora mismo no lo parezca? como ?Rocky?, en honor a su ídolo Rocky Marciano. Esta historia comienza en Filadelfia, el 25 de noviembre de 1975.





Sin embargo, la historia se había iniciado, realmente, la noche del lunes 24 de marzo de ese mismo año, en el Richfield Coliseum, cerca de Cleveland, Ohio, cuando Chuck Wepner y Muhammad Ali se enfrentaron en un combate insospechado frente a 15 mil espectadores. A pesar de que Ali, quien defendía su título, había golpeado con contundencia, Wepner no caía. Llegó a tumbarlo en el noveno asalto, ante la sorpresa y los aplausos del público, ofreciendo una prueba de resistencia y tenacidad admirables. Y pensar que Ali había prometido noquearlo en el tercer round. En el decimoquinto asalto y a 19 segundos de terminar la pelea, Wepner, finalmente, perdió por KO técnico. Tuvieron que ponerle 32 puntos de sutura en el rostro, pero su carrera, antes en aparente declive, se vio revitalizada. Hoy, es el único de los cuatro boxeadores que lograron tumbar a Ali que sigue vivo.





Frente a una pantalla de televisión en Los Ángeles, un joven de 29 años que había tenido pequeños papeles en el cine y que, incluso, había llegado a hacer ?soft porn? cinco años antes, contemplaba la escena frente a un televisor, emocionado: ya tenía la idea para el guion que quería escribir y con el que soñaba alcanzar el éxito. ?Soy yo, me siento así?, pensó tras ver la pelea. Sería la historia de un humilde boxeador que enfrenta la gran oportunidad profesional de su vida, luchando contra un campeón, pero también contra los prejuicios y las dudas. Ali inspiraría la figura soberbia de Apollo Creed y Wepner al vehemente Rocky, que interpretaría aquel mismo joven de 29 años, llamado Michael Sylvester Gardenzio Stallone. Sly, para los amigos.





?En la lona?





Hoy, 45 años después de escrito el guion de la primera película, Netflix estrena la saga completa de la historia de un boxeador que puede ser también la historia del ascenso-caída-ascenso-caída-etcétera de un hombre como cualquier otro. ?Rocky? (1976), ?Rocky II? (1979), ?Rocky III? (1982), ?Rocky IV? (1985), ?Rocky V? (1990) y ?Rocky Balboa? (2006), además de los ?spin-off? ?Creed? (2015) y ?Creed II? (2018), suman, entre todas, unos US$1.600 millones en taquilla.





Es, sin duda, una de las sagas más exitosas de la historia del cine. Nada mal para un boxeador que surgió en los suburbios de Filadelfia. Nada mal para un actor ítalo-estadounidense que creció en el Hell?s Kitchen neoyorquino. Ambos lugares donde a veces debes ganarte la vida a puño limpio. Porque esta no es una saga sobre el deporte o la competencia, sino sobre la vida misma. Y esa es la gran razón de su éxito. ??Rocky? no es una película sobre box, sino sobre un triunfo personal, sobre la superación ?ha confesado Stallone?. Siempre he creído que todos, en el fondo de su corazón, saben que al menos merecen una oportunidad para ser derrotados en sus propios términos. Una oportunidad para pelear por su dignidad. Siempre he seguido de cerca la redención, y esta película va sobre redención. Al final, es cómo pierdas lo que importa?.





Cuenta la leyenda que cuando Stallone escribió este guion tenía poco más de US$100 en el bolsillo, vivía con su esposa Sasha y tenía a Butkus, su mejor amigo y compañero de cuatro patas. Desempleado y desesperado, tuvo que venderlo para poder comer. Cuando terminó el guion de ?Rocky?, en solo tres días, su mayor apuro era conseguir dinero para poder recuperarlo. Después de varias vueltas, el guion llegó a las manos de los productores Irwin Winkler y Robert Chartoff. Y Butkus Stallone volvió a casa. De hecho, es el perro de Rocky en los dos primeros filmes. Según contó el mismo Stallone en su cuenta de Instagram, lo vendió por US$40, pero le pidieron US$15.000 para recuperarlo.





Sin embargo, en el trabajo no fue todo tan sencillo. Stallone quería protagonizar la película, era su condición ?sine qua non? para hacerla, pero para un actor casi desconocido como era él entonces, resultaba muy difícil ser la primera opción en ese papel. Nombres como Robert Redford, Ryan O?Neill, James Caan o Burt Reynolds sonaban más atractivos para los productores. Pero Stallone demostró la misma tenacidad que su personaje, y logró el papel. La película se rodaría en solo 20 días entre Filadelfia y Los Ángeles y costaría algo más de US$900.000. La entregada actuación de Stallone convirtió su guion en un éxito absoluto. Rocky recaudó US$225 millones y fue nominada a 10 premios Óscar.





?Rocky vive?





?Stallone robó mi vida?, llegó a decir Chuck Wepner alguna vez, resentido porque el creador de ?Rocky?, incluso, le había agradecido por inspirarlo y le prometió algunos beneficios. Como no cumplió, Wepner lo llevó a juicio después de varios años. Sin embargo, arreglaron todo amistosamente, con unos millones de dólares de compensación, según se dijo. Una vez más, Chuck le plantaba cara a un grande.





?Soy el verdadero Apollo Creed. ¡Robaste mi guion! ¡Robaste mi guion!?, le dijo un hombre a Stallone mientras este presentaba el Óscar a Mejor Actriz Secundaria en la ceremonia de 1977. ?¡Vi la película! ¡Robaste mi guion! ¡Todo es sobre mí! ¡Yo soy Apollo Creed!?, le dice el recién llegado, que parece agarrarlo por sorpresa. Gritan un poco, amagan con pegarse, se ríen mucho y terminan abrazados y presentando el premio. Era Muhammad Ali y tenía razón: él era Apollo Creed.





Curiosidades de la saga





En ?Rocky II? (1979) Stallone le ofreció a Chuck Wepner un papel, pero hizo tan mal la prueba, tras dos días de juerga, que tuvieron que eliminar al personaje del guion.





?Eye of the Tiger?, el clásico tema de Survivor, marca el recuerdo de ?Rocky III?. Stallone quería ?Another One Bites the Dust?, de Queen, pero le fue imposible comprar los derechos