Domingo, 07 de Marzo de 2021

Empresas forestales destinan US$ 86 millones a combatir incendios y ven "escenario de alto riesgo"

ChileEl Mercurio, Chile 18 de enero de 2021

La extrema sequía, las altas temperaturas y la acción humana son los principales factores que inquietan a la industria. Ocho compañías, entre ellas Arauco y CMPC, son las que aportan los fondos a invertir.

"Vemos un escenario de alto riesgo, superior al de los años anteriores y tristemente equivalente a lo de 2017". Así resume el presidente de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), Juan José Ugarte, las inquietantes proyecciones del sector forestal para esta temporada de incendios 2020-2021, recordando además los megaincendios que golpearon al país hace cuatro años, cuando se quemaron en total cerca de 570 mil hectáreas, de las cuales 281 mil ha correspondieron a plantaciones.
Según datos de la Corma al 14 de enero, durante la actual temporada -que partió en julio de 2020 y termina en junio de este año- se han registrado 2.671 incendios en la macrozona forestal, que se extiende entre las regiones del Maule y Los Lagos. Esa cifra es 5% superior al período anterior, que ya era uno de los más altos en ocurrencia de siniestros, afirma Ugarte. Pese a la mayor cantidad de casos, el daño en hectáreas se ha reducido a la mitad en esos casos, precisa.
Considerando este escenario, las empresas forestales invertirán US$ 86 millones en el combate de siniestros esta temporada, monto levemente superior al del ciclo pasado 2019-2020, pero que casi duplica a lo que desembolsaba esta industria hasta 2017 en esta materia.
Las empresas que aportan estos recursos son Arauco, CMPC, Bosques Cautín, Comaco, Volterra, Hancock y Cambium, con inversiones de acuerdo a su tamaño forestal.
Ugarte destaca que las empresas del sector combaten los incendios más allá de sus propiedades, señalando como ejemplo que más de la mitad de los siniestros ocurren en zonas que están afuera del patrimonio forestal de las compañías. "La priorización en cuanto al destino de los recursos parte por las personas, luego las viviendas e infraestructura y tercero el bosque y la biodiversidad", afirma. Agrega que en esto trabajan de la mano con organizaciones estatales, comunales, policiales y bomberos.
Consultado por las razones que explican sus proyecciones pesimistas para esta temporada en materia de incendios, Ugarte explica que "esto es por el actual escenario de sequía extrema, la sequedad de los terrenos, los niveles de temperatura, las condiciones de humedad y el viento, que anticipan un escenario sumamente complejo". A lo anterior "se suma el factor humano: el 99,8% de los incendios en Chile son por causa humana", sostiene.
La Corma señala que las zonas más preocupantes en cantidad de incendios son las regiones de Biobío y Ñuble, donde las alzas son de 30% y 70%, respectivamente.
Juan José Ugarte comenta que el aumento de las inversiones en los últimos años ha permitido al rubro aumentar las capacidades técnicas y humanas para enfrentar los incendios. En ese sentido, destaca la incorporación de brigadas nocturnas, nueva tecnología como el uso de drones y cámaras térmicas, entre otros, que se suman a labores de prevención.
Equipos
Las empresas forestales cuentan con 4.553 personas dedicadas a la prevención, detección y control de incendios. De ellas, 395 especializadas en detección de fuego -torres y manejo de cámaras- y 3.951 brigadistas, entre los que se cuentan 136 integrantes de 23 cuadrillas nocturnas. Todos ellos trabajan con un protocolo especial de prevención del covid-19.
En materia de recursos técnicos, esta temporada disponen de 59 aeronaves. De ellas 35 son helicópteros, que se dividen en cuatro unidades pesadas (Chinook), considerados los más eficientes y grandes del mundo en su tipo; 11 aeronaves medianas y 20 livianas.
Luego están 20 aviones cisterna, otros cuatro de coordinación y vigilancia, 29 pistas de carguío de aviones cisterna, 60 cámaras robot 360° y 158 torres de vigilancia.
"Vemos un escenario de alto riesgo, superior al de los años anteriores y tristemente equivalente a lo de 2017". Así resume el presidente de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), Juan José Ugarte, las inquietantes proyecciones del sector forestal para esta temporada de incendios 2020-2021, recordando además los megaincendios que golpearon al país hace cuatro años, cuando se quemaron en total cerca de 570 mil hectáreas, de las cuales 281 mil ha correspondieron a plantaciones.
Según datos de la Corma al 14 de enero, durante la actual temporada -que partió en julio de 2020 y termina en junio de este año- se han registrado 2.671 incendios en la macrozona forestal, que se extiende entre las regiones del Maule y Los Lagos. Esa cifra es 5% superior al período anterior, que ya era uno de los más altos en ocurrencia de siniestros, afirma Ugarte. Pese a la mayor cantidad de casos, el daño en hectáreas se ha reducido a la mitad en esos casos, precisa.
Considerando este escenario, las empresas forestales invertirán US$ 86 millones en el combate de siniestros esta temporada, monto levemente superior al del ciclo pasado 2019-2020, pero que casi duplica a lo que desembolsaba esta industria hasta 2017 en esta materia.
Las empresas que aportan estos recursos son Arauco, CMPC, Bosques Cautín, Comaco, Volterra, Hancock y Cambium, con inversiones de acuerdo a su tamaño forestal.
Ugarte destaca que las empresas del sector combaten los incendios más allá de sus propiedades, señalando como ejemplo que más de la mitad de los siniestros ocurren en zonas que están afuera del patrimonio forestal de las compañías. "La priorización en cuanto al destino de los recursos parte por las personas, luego las viviendas e infraestructura y tercero el bosque y la biodiversidad", afirma. Agrega que en esto trabajan de la mano con organizaciones estatales, comunales, policiales y bomberos.
Consultado por las razones que explican sus proyecciones pesimistas para esta temporada en materia de incendios, Ugarte explica que "esto es por el actual escenario de sequía extrema, la sequedad de los terrenos, los niveles de temperatura, las condiciones de humedad y el viento, que anticipan un escenario sumamente complejo". A lo anterior "se suma el factor humano: el 99,8% de los incendios en Chile son por causa humana", sostiene.
La Corma señala que las zonas más preocupantes en cantidad de incendios son las regiones de Biobío y Ñuble, donde las alzas son de 30% y 70%, respectivamente.
Juan José Ugarte comenta que el aumento de las inversiones en los últimos años ha permitido al rubro aumentar las capacidades técnicas y humanas para enfrentar los incendios. En ese sentido, destaca la incorporación de brigadas nocturnas, nueva tecnología como el uso de drones y cámaras térmicas, entre otros, que se suman a labores de prevención.
Equipos
Las empresas forestales cuentan con 4.553 personas dedicadas a la prevención, detección y control de incendios. De ellas, 395 especializadas en detección de fuego -torres y manejo de cámaras- y 3.951 brigadistas, entre los que se cuentan 136 integrantes de 23 cuadrillas nocturnas. Todos ellos trabajan con un protocolo especial de prevención del covid-19.
En materia de recursos técnicos, esta temporada disponen de 59 aeronaves. De ellas 35 son helicópteros, que se dividen en cuatro unidades pesadas (Chinook), considerados los más eficientes y grandes del mundo en su tipo; 11 aeronaves medianas y 20 livianas.
Luego están 20 aviones cisterna, otros cuatro de coordinación y vigilancia, 29 pistas de carguío de aviones cisterna, 60 cámaras robot 360° y 158 torres de vigilancia.